Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ABC OPINIÓN Panorama es QUE ios? oiSxicos ove ¿LOE NO S LUNES 24- 8- 87 MINIMIZANDO, QUE ES GERUNDIO OCURRA NADA. L A verdad es que a mí se me ha agotado la capacidad de asombro con respecto a lo que viene sucediendo en el País Vasco y sobre todo con relación a algunas cosas que increíblemente se vierten en letra impresa de gran difusión. He llegado a leer en un editorial de lujo (no es difícil imaginarse de qué diario nacional) que los responsables de aquel rosario de barbaridades y despropósitos no son tanto los provocadores rutinarios (HB y sus corifeos) con su imposición insistente de que en fiestas ondee en solitario la ikurriña, como los que muerden el anzuelo de la provocación oponiéndose, con claro riesgo de sus vidas y con natural ira, a semejante ilegalidad, inconstttucionalidad e indignidad. Se llega a cantar el prudente pragmatismo de quien o quienes proponen, para evitar incidentes, que en tales fechas festivas no ondee ninguna bandera: ni la ikurriña en solitario, como pretenden los rebeldes, ni todas las. banderas a la vez, como lógicamente decidió impeMep; la autoridad gubernativa en San Sebastián. Y, naturalmente, de ese editorial increíble se desprende, entre líneas, una despectiva crítica para los que todos los años por estas fechas propician la escenificación de una nueva edición de la guerra de las banderas El desprecio iba implícito- por no decir claramente explícito- en el mismo título del editorial: Por el color de una. bandera Como si el hecho de que la enseña nacional sea odiada, ultrajada y destrozada constituyera hecho irrelevante, no merecedor, desde luego, de que por su causa se perturbe el normal desarrollo de los festejos con olor, color y. sabor cada año más rebelde, antiespañol y, separatista. Ya saben: todo el que se oponga a esta furia secesionista, en cumplimiento de. su obligación como autoridad o simplemente como español, o está falto de sagacidad política o es un cavernícola Y mientras tanto, ellos celebrando a sus héroes Héroes que vuelan por los aires por manipular mal los brutales explosivos, en calidad y cantidad, con los que se disponían quizá a dinamitar el Ayuntamiento, por el terrible delito de haber izado en él, a forciori la bandera española. Este ambiente de disculpa y minimización de la rebelión vasca suena a mis oídos como irresponsabilidad grave o connivencia. Nadie está mordiendo el anzuelo ni regalando a ETA las banderas que anhela para su cruzada contra las instituciones democráticas Sucede que somos muchos los que no podemos ni queremos contener la justa cólera por la cada vez más impune cruzada etarra contra la unidad de España. El trágala la pasividad y la indiferencia antipatriótica no conducen a la pacificación, sino a la catástrofe, guste o no guste la palabra. Manuel MONZÓN Contraventana LUEGO DICEN QUE EL PESCADO ES CARO A entre las bañistas se incrustó mojaLdebarcaza yse abrió pasoen la arenafilas de da la playa, allí donde terminan por rendirHace calor. El guardia, que ya ha notado la humedad en sus calcetines, anda insistiendo en que es obligada la comparecencia en el se las olas. Un olor a pescado que todavía cuartelillo. El aludido más cercano el otro no ha abandonado el mar atrajo varias doceno muestra señal alguna de darse por enteranas, de curiosos. La gente se vuelve loca en do, este tío en el póquer tendría un porvenircuanto regalan. camisetas o venden pescado vende cinco ó seis puñados más de su mera puñados, veinte duros el pelotazo. Vienen cancía ante de negarse en rotundo. En saltando de brillo y de resistencia al desemcuanto acabe con esto me voy Una orden barco. Una pareja. municipal cruza las dunas por señas pone en marcha, como un resorte, calientes, sorteando toallas y cremas bronla estretagia- dos: Aquí agente Juanita, corceadoras. La venta sin intermediarios lleva un to El aparato transmisor, extraído de una ritmo enloquecido. Las señoras gordas siemfunda, produce algún ruido extraño. No quiepre dicen que echen más pescado en la bol- ren venirse con nosotros y al agente Antonio sa de plástico y se resisten a soltar las cien no le hacen caso. Corto Todavía parece pesetas antes de ser complacidas por. el que la venta, a medida que la pesca se rebapescador- tendero más rápido que se haya ña y empieza a escasear el producto, se relavisto nunca. Este tío en el. Oeste habría heja y se recrea. Venga! a veinte duros tres cho carrera. puñados, que son los últimos Hace tres minutos que Juanita, corto y cambio ha dado Sin dejar que la actividad comercial decailatitud y longitud exacta de la situación, justo ga, los dos ocupantes de la barca con franja enfrente del chiringuito tal Antonio sabe que roja dialogan con la autoridad. No se puede se esperan refuerzos y mantiene su posición vender pescado, eso ya lo sabe todo el munsin retroceder a pesar de que el agua salada do, pero tenemos que comer, ahora nos va- le acaricia ya las espinillas. mos, no estamos haciendo daño a nadie Los veraneantes siguen estrechando el corro Ha dado la una y media y la playa continúa de la demanda, y la señora que no consigue en todo su apogeo. Los dos pescadores se pasar de la quinta fila explica a la pareja unibajan de la barca, empujan al tiempo y se liformada que no hay derecho, están las c. riaberan de la arena. Cada uno con un remo y turitas bañándose y un mastodonte de estos la motora haciéndose sonar, componen una puede golpearlos, cualquier día vamos a tedespedida un tanto natural y otro tanto preciner una desgracia Entonces es cuando el pitada. El guardia Antonio hacer sonar un silagente saca las esposas y se adelanta hasta bato, como si se tratara de ordenar la circulala misma madera sin pararse a pensar que los restos de espuma blanca y batida del mar ción. La guardia Juanita hace un gesto de contrariedad Apenas tiene tiempo de retocarle cubre los dos zapatos. Su compañera se la cola de caballo, mientras se retira, sor- porque ahora los municipales van chico y teando top- less morenos. La cola del peschica, ella rubia y con cola de caballo- anda más tímida, en arena seca y caliente, con su cado se difumina, mejor dicho, se desplaza hacia otro tumulto, junto al agua, donde viegorra ladeada y su sonrisa blanca y azul, nen a desembarcar nuevos saltarines plateacomo el uniforme y los adornos complemendos. tarios. Parece que va de gala y pregunta con la mirada a su compañero antes de tomar iniciativa alguna. Luis PRADOS DE LA PLAZA