Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
volver o inicrprclar una- Lolrta- conlempurá nea. s rla una ninf. i quizá mus sofistkada que jqucllú de Suc Lyon. y latí pcrvc a, parque hay algo en las niñas que no ciecen y ya Mben lo que Suben. En Madnd. junio al polémicD. escandaloso y a vecn genbl direcluí Aihlrc Zula vsky ¡iiulor de- L o i m p o i l a n i e es unAt -La mujer publieav y- Ui poscsidn l. asislti durante algunos diaí ul Festival de t me imaginario V líe Ciencia Fttciónr Allin entre proyección y proyección, se deja sorprender, Pe. se a su j u v e n l u d Sophie Mareeau ya ha comparLido un lugar estelar en las carteleras junto a los artistas m s taquilkrüs del cine actual: Catherine Dcneuve. G e r a r d D c p a r d í c u J e a n Paul Bclmondo y PhilTp c Noifct, or ejemplo. Sin embargo, sus inicios mus bien parecen un cuento de hadas: ODRÍA P La relación con los directores es m u y difícil. A veces son unos criminales. A veces amigos padres, h e r m a n o s o unos santos coincidir, lo que me hubiera encatiiado, -C o m o actnz. ¿ha estudiado en alguna escuela, sig; ue alguna técnica o se dc) a llevar por la intuición? -Soy m miiva nunca he estudiado interpretación en ninguna academia. La vida, la vida del personaje, el mmo del la mirada del acinr coti el que comparío una escena, ésa son las inRuennas que marcan mi trabajo Lo que ocuirc- d i c e suavemente, después de pensar un inilanie la coniinuación de su rcv puesta- es que, como actriz, no busco la gloria ni el dmero, me busco a mi misma. Por eso no quiero encasillarme en ningún Upo delerminado de personaje; me guiían el drama y la comedia, me gusta- -concluye ilusionada- -hacer cine. La sinceridad es quizás el rasgo que disiíngue a Sophie Marceau. La sinceridad, cicrlo aire soñador, la uerIe y la íoriuna. el icsrtn. -Soy Ecicorpfo. pero no creo demasiado en la aslroJogla. ¿Y en Dios? -E e e un s e c r e t o í n t i m o algo de lo que no me gusta hablar en una enlre lSla, algo muy impoílatilc. que sólo me pertenece a mí- ¿O u 6 virtudes busca en el hombre? -L a inieligenda. Sobre lodo la inteligencia, Pero, claio sólo me enamoraría de un hombre que se preocupe de mi, que comparla mis esperanias y mis Uuíiiones, mis aspiraciones, en la vida y en el trabajo. No me importa la belleza física, ¿Cómo ve el mundo de nuestros días? -Vivimos una época difícil, sobre lodo los jóvenes. Pertenecemos a una generación puenie- Durante los años sesenta, la juventud tenía valores, se luchaba- a h í esta, por ejemplo, el sesenta y ocho- por una causa, por unos ideales; la gente sabía, o creía saber, lo que quería. Hoy me parece que no ocurre lo mismo. Lo digo pensando en muchas cosas. En el desconcierto, en el consumismo contemporáneos, en la falla de grandes obras y de gandes artistas- Arles, por ejemp l o c u a n d o G o d a r d o Fellint iban a csirenar una película, había una gran expectación. Una eT pectacion que muchas vcceif se vtfia fialiííccha. Los espectadores salían de la sala y decían: E s una obra maesira, Hoy en día, veas lo que veas, hagas lo que hagas, todo esiú vacio, los jóvenes estamos hastiados, no tenemos valores y no sabemos qué hacer. -L l e g a b a n lat vacaciones- -dict con una media sonrisa- y no sabia qué hacer durante el verano. Mi íamilia es una familia humilde, obrera, y) o queda irabajar, conseguir algún d i n e r o para divertirme. Tenía trece anos y medio. Fui a un supermercado pero no consegui nada porque era d e m a s i a d o j o v e n -U n a niña me dijeron, y podía iraer problemas. A i que miré en los periódicos y allí había un anuncio. ¿U n anuncio? -S í Buscaban nifias muy o venciías para trabajar en una película. Había que hacer una prueba y esas cosas- Asi íuc como empezó lodo. Así fue como empezó una carrera (ulguranic. Un euenio de hadas, una experiencia di vertida y el nacimicnlo de una estrella del cine de nuestros días, tfa Irabajado con Maurice Pialai en FoJjce; con Kran oí Giroud- d i reclor de aquella escandalosa pclicida de los años selenia. El nró iittemal- en DesccíKO si intiemo y con Zulawsky en Eí amor ¡oco. -L a relación con los dizeaores- -afirma- es muy difícil. A veces son unos criminales, A veces, amigos, padres, hermanos o unos s a n t o s A n d r e j por c i e m p l o siempre ha logrado leer mis pcnsamieoios y quizás con él ha sido con el que mejor me he üevado- ¿Y con los actores? -C a d a película es un mundo. He Lenidu la oponunídad de trabajar dos veces con Gcrard Depardicu, y nuestra relación fue distinta cada ve 7. Pienso que et ambiente del rodaje, el lema de la pclicuja. el talante del director influyen en tas relaciones personales que establecen los adores. En la primera película me llevé muy bien con ücrard; en la segunda, nuesUd lelación fue muy disiante. Es curioio- ¿verdad? -Trabajar con una gran actriz como Caihctinc Deneuvc debiíV ser loda una experienciar ¿Que piensa de ella? Se ríe abieriamcnie. -N o se lo creerán, pero nunca uve la oportunidad de encontrarme con la Dcneuve en todo la fil macion de Fort Sa nne. Muchas veces los adores no coincidimos. El rodaje de una película no es lineal. V se estructura según las coincidencias de escenarios y actores. Como no teníamos secuencias comunes, tampoco podíamos 5 a