Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
111 I 1 Fátima de la Cierva- -vcinfisietc sinos, inlérprete y ceramis- sonalmente como son y cómo viven sus ahij tdos, a los que ta- -y Urko Gabilondo- dieciséis años, esludiantc de BÜP- -conocían por medio de unas folos y una pequeña htsloría decidieron un buen día marchara a la India a conocer per- que les había proporcionado la Asociaci m Ayuda en Acción, N A N T A P U R es una pequi ría ciudad al iir de La I n d i a en el Estado diA n d h r i P r a d i- s í i A l l i ¿stá el pTtíVCtto de trabajo y desarrollo de Ayuda en A TM ó n Muy cerca, en una aldea peoueña. con casitas de barre y adoDc, v i v e n Savithanima y Obulapaihi. Son los niños aue apndnnamos a través de Ayuua en Aceirtn. Ambos pertenecen a la oa ia de los inltjcablcs- -o- h a r i j a n i l i í j o s de D i o s cfimo les llamó G a n d h i- A u n que el sistema de casras hayü sido abolid en e lo pueblos aún se mantiene la separación de hecho. Para llegar a su poblado, tuvimos que sortear búfalos, vacas, bicicletas, cairelas, -tickshaws (canilús de transporte lirados por un hombre pie o en bicicLela) por caminos lie arena, i r a p n d o polvo bajo un sol de íuslicia. A l llegar a la aldea comprobamos que todos los niños est n apadrinados: se distinguen porquí llevan el uniforme del cülc io, un poco sucio, pues sólo tienon óa y, al no disponer de otra lOpa. se io pt nen todos los días. En los pueblüíi donde no reciben nigún tipo de ayuda, los niños tienen la cara trisre están desnudos- fiacus, y no se les ve porque irahajan desde muy pequeños en el campo con sus padros. NiJs recibieron sorprendidos y maravilljdp Era la isrimera vez que veían a personas como nosotros, tan blancos y a l i í Sonreían y se reían sin parar, nos locaban é inspeccionaban sin ningún pud o r Fuimos con ellos de fa mano a v i l l a r ta escuela. Es pequeña, blanco y muy cuidada llena de dibujos. Nos ía enseñaron como su mayor orgullo y tesoro. Les dibujamos un mapa y les explicamos que en España tambiún hay escuelas, cacahuetes y mucho sol. En seguida nos lucimoi, amigos. Nos resalaron flores, bailaron con cascabeles, cantaron, saltando de risa y asombro a nuestro alrededor. Como ello hablan telegu y nosotros no, sonreíamos pora que vieran asE nuestra amist a d P i o b a b l c m e n t c no cpan quienes somos, pero sí saben que les queremos. Ro kados de niños fuimos a visitar b casa de Saviihamma, la ahijada de Fálima. Es morena, bajita, limida y con unos dientes muy blancos. Su casa es de juncí A Fátima de la Cierva y Urko Gabilondo rodeados de los cariñosos y entusiastas niños del poblado Obedientes, disciplinados y respetuosos los niños indios aprenden en las escuelas a leer y escribir dienU apolítica v aconftsluftjl. Considera quv la miseria y et sub rfcsarrolhi se putílc- n comhJíir erradicar para rilo pune en maf hd priivtcíús d di sarrollo ledu -avíiVn, sanidad, a p i c u l t u r a clcvícra) cu o objetivo es ciiuseauír el nivel de vírfa de las rrsonas eon las que r a b a I j aumsufícLcnda de Jus comunidün a la que i) trda. Todo cslo sc lü se puede ci n tt; uir con b p. irticipactón acliva v cnlu- siasia de las comunidades, que en dL: riniliva Inihajan en su Jri plo benefid El t m b j n de Avud; i t- n Acción se financia fundamentalmente a Iravés del sistema ñe apadrinamienlii. Medíanle una cuota de 1,800 pesetas al mes, los- p j d r í n o i- sabe ÍI dislino d t su dinero, reciben carias y foL 4 s de los niños, y parficipan. -muque sea i n d i r i a men (e. del desarrolla del niño, su familia y la comunidad dimde vive. AYUDA EN A C C I Ó N Caracas i l Madrid. T d í f o n o 410 07 59. QUEen ES vs una asociación prívodu, de idvarin indcpenAYUDA EN ACCIÓN Ayuda Acción S y adobe de unos i umee mciros, sin ventana porque hace mucho calor. Turnen un baiillo de rops. un fuego y una tinaja con agua. Duermen sobre una manta en el suelo y con una vaca que les proteje y alimenta- No tienen nada más. Su madre es fomalera y trabaja en el campo, gana cincuenta rupids al mes. que son unas quinientas peseíaSr Nos ofreció cariñ o s a m e n t e agua p a r a b e b e r mientras nosotros pensdbjmos las cien amebas que lendn: i l ara ellos un día normal es asi: o niños se van muy temprano a la escuela f- harijan del poblado, c u a n d o aún hace f r e s c o A l l í aprenden a comunieaise con los demás, preparan los deberes para la escuela estatal, dibujan, canian y juegan. Luej; o les dan d t comer para que lleí; UL n con fuerzas a la escuela estatal, porque lier en que ir andando y suele estar lejo A l gunos no pueden ir porque se tienen que quedar a cuidar a sus hermjnos pequeños o porque se casan cuando Todavía son niños, A l acabar la enseñín a primaria, asisten a centros de formación organizados i or Ayuda en Acai n- donde aprenden un oficio, como tfl de sastre, carpmlCíO o m e c á n i í ü o t r a b a a í i en el campo arando, sembrando y recogiendo productos de la tierra lamhien plantan arboles de morera que alimcnihin a los gusanos para sacar la seda. A s i cuando aprenden una forma de labor podran inst, ilarse en su poblado a Irjbjf ir mejorar su calidad de vidu. I- a m o r t a l i d a d i n í a n l i l es muy p. rande por falla de higiene. No hicrsen el agua de los escasos pozos uue hav. V los niños están llenos lie ronchas, padecen enfermedades de los oídos y de los ojos por la carencia de vitaminas, A y u d j en AL- ciOn tiene un propriuna de sanitaria eníoeüdo a los nmo y cambien ii us familiiiSr Hay una trabajadora social en ciidii pueblo de os irescieniüs apadrinados. Es toialmcnE analfabcia, pero sabe que las e p; i. stillas grandes rojas son parj IH malana y las pequeiias amarillas contra el cólera. Sí alguL n de la familtsi se pone enfermo va a su hospitat fresquiTO y limpio, donde liav cinco camas, un, i farmjcia y un minúsculo quirófano, Todo estamos muv orgullosos del hos 47