Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Javier LINARES Román TORAN J. L. MARTIN DESCALZO Botín de guerra El Departamento de Estado norteamericano ha rechazado una petición de la Smithsonian Institution para adquirir el depósito permanente de un valioso conjunto de sellos clásicos actualmente en poder del Servicio de Aduanas de los Estados Unidos. La decisión oficial, en apariencia intrascendente, oculta, sin embargo, la solución a un misterio que se remonta a la Segunda Guerra Mundial: una de esas historias a las que tan aficionados son los filatelistas. Los sellos en cuestión, en poder del Servicio de Aduanas desde hace diez años, proceden del antiguo museo postal del Berlín de la preguerra y desaparecieron de su emplazamiento en las jornadas dramáticas que precedieron a la caída de la antigua capital alemana. Cuando Berlín era pasto de las llamas y de los bombardeos, funcionarios alemanes retiraron el marco que contenía los valiosísimos sellos y lo ocultaron en una mina abandonada para protegerlos. Cuando las tropas norteamericanas liberaron la zona, alguien denunció la existencia de ese valioso tesoro filatélico, pero los sellos habían desapa- recido. No reaparecerían hasta fines de 1976, en Estados Unidos, en poder de un ex oficial del Ejército norteamericano y conservados en el mismo marco de plomo y cristal originales. Su propietario declaró que el precioso trofeo de guerra se lo había regalado un matrimonio alemán, historia a la que no dio crédito el Servicio de Aduanas, que confiscó los sellos, considerándolos propiedad ilegítimamente adquirida e importada en el país. ¿Qué sellos son los que protagonizan esta historia y la batalla legal suscitada por su propiedad? Nada menos que algunos de los ejemplares más valiosos de la filatelia mundial, con un valor actual en catálogo que sobrepasa el millón de dólares. Se trata de auténticas gemas de la filatelia, sellos primitivos de Hawai, Guayana Británica y la isla de Mauricio, dos de ellos adheridos todavía a los sobres originales, lo que multiplica su valor filatélico. Los sellos duermen desde 1976 en una caja fuerte de la Aduana, pese a las reiteradas solicitudes de restitución formuladas por los Gobiernos de Alemania Occidental y Oriental, ya que ambos se consideran legítimos propietarios de estos bienes del antiguo Reich. También han solicitado su devolución algunos ciudadanos alemanes, alegando derechos de propiedad, aunque ha podido demostrarse que se hallaban en poder del museo postal berlinés desde principios de este siglo. Incluso, la Sociedad Filatélica de Hawai ha solicitado que si la contienda legal entre las dos Alemanias no llega a resolverse, le sean adjudicados cuatro de los sellos- -pertenecientes a las emisiones popularmente conocidas como misioneros de Hawai para su custodia en el museo postal de las islas. Ataque combinativo La verdad es sinfónica La partida que comento esta seEspero que ustedes me permitan mana fue disputada en el Torneo Internacional que anualmente organiza decir que una de las cosas que más el diario Politiken de Copenhague, me divierten- -uno es un poco sádique este año ha sido ganado por el maestro co, qué le vamos a hacer- -es preBrink- Klausen. senciar una discusión cuando en ella no tengo Blancas: Hoi. Negras: Lanc. ni arte ni parte. Me apasiona ver a los contendientes aguzando la inteligencia, tratando a toda costa de imponer sus puntos de vista. Lo primero que observo es que ninguno de los contendientes escucha a su adversario. Si no le interrumpe y le deja hablar no es porque esté escuchándole; es porque, mientras el otro habla, lo que realmente está haciendo es preparar su siguiente respuesta, sin hacer, en cambio, el menor esfuerzo por oír las razones que el otro expone. Lo segundo que veo es que los dos radicalizan en sus posturas, van, incluso, mucho más allá de lo que piensan, porque lo que piensan se ve ahora reforzado por la necesidad de que el otro lo piense también. Pero lo que observo con más frecuencia es que, normalmente, los dos que discuten tienen su parte de razón, de modo que, si uniesen sus razones en lugar de contraponerlas, tendrían juntos mucha más verdad que separados. Cuando observo estas cosas siempre sonrío por dentro, pero me río no sólo de los contendientes, sino también de mí mismo, porque descubro que eso mismo me ocurrirá, sin duda, a mí, cuando discuto. Es cierto: todos defendemos nuestra verdad como si la verdad pudiera ser propiedad privada. Y creemos estar defendiendo la verdad cuando lo que realmente defendemos son los ojos con los que nosotros la vemos. Por fortuna la verdad no es de nadie, porque comúnmente la verdad es de todos y todos tienen su parte de verdad que nos ayudaría, si fuésemos inteligentes, a completar la nuestra. Urs von Balthasar. lo ha dicho perfectamente en el título de uno de sus libros: La verdad es sinfónica Es cierto: son muchas voces distintas las que componen una sinfonía. Son muchas verdades unidas las que caminan juntas hacia la única gran verdad definitiva. Machado también lo decía en unos versos inolvidables: ¿Tu verdad? No, la Verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela. Efectivamente: siempre me interesarán más dos amigos buscando juntos la verdad común, que dos enemigos discutiendo como perros por un hueso por imponer la propia. Aquéllos siempre me llenarán de admiración. Estos otros, cuando discuten, me divierten como un espectáculo de feria. Y no puedo menos de verlos con una punta de ironía. 31 1. P 4 D, C 3 AR; 2. C 3 AD, P 4 D; 3. A 5 C, (la apertura Trompovsky, incisiva línea poco practicada últimamente, pues las preferencias se inclinan por 2. P 4 AD) 3... CD 2 D; 4. C 3 A, P 3 A; 5. P 3 R, D 3 C; 6. T 1 CD, P 3 CR (más elástico que 6... P 3 R. intentando la reacción central con P 4 R, pero como las blancas la impedirán, quizá hubiese sido mejor 6... P 3 R) 7. A 3I Í, A 2 C; 8. 0- 0, 0- 0; 9. D 2 R, T 1 R; 10. P 4 R! (adelantándose a los planes de las negras de reaccionar en el centro, ya que si añora 10... P 4 R, seguiría 11. AxC! 10... P x P 11. C x P CTxC; 12. DxC, C 3 A; 13. D 4 T, (así la dama blanca ha pasado al ataque sobre el enroque, asegurando a este bando una fuerte iniciativa) 13... A 3 R; 14. TD 1 R! DxPC (si 14... AxP? 15. P 3 CD. encerraría al alfil, con la amenaza T 1 T. La captura realizada por las negras, sin embargo, permite iniciar un fuerte juego combinativo a las blancas) Ver diagrama 15. TxA! (sacrificio de la calidad, que deja muv vulnerable el enroque negro) 15... PxA; 16. A 4 AD, C 4 D (claro está que si 16... R 2 A; 17. C 5 R v 18. AxP, con neta ventaja) Í 7. D 3 T, DxPA (si 17... R 2 A; 18. T 1 R) 18. DxPR R 1 T (a 18... RÍA seguiría, igualmente, 19. C 5 R, AxC; 20. DxA, con ataque ganador) 19. C 5 R, T 1 AR (a 19... D 4 A, vendría 20. C 7 A RÍC; 21. C 6 T doble, sanando la dama, mientras que si 19... AxC; 20. DxA- K RÍC: 21. A 6 T, R 2 A: 22. T 1 R, o bien 20... C 3 A; 21. AxC +o 21. DxC conduce al mate) 20. A 3 D, D 6 A; 21. CxP (nuevo sacrificio, que conduce a un rápido desenlace) 21... PxC; 22. DxPC, RÍC (ante D 7 T mate. Esta es, prácticamente, la única defensa) 23. Q 7 T R 2 A; 24. A 5 A! (la clave de la maniobra, al cortar la vía de escape al rev negro por 2 D) 24... R 1 R (ante 2 D 6 C RfC; 26. A 6 R- K R l t 27. D 5 T al no servir 24... C 3 A, por 25. AxC y la misma maniobra) 25. D 6 C L T 2 A (la alternativa era 25... R 1 D; 26. D 6 D R 1 R; 27. A 7 D R 2 A; 28. D 6 R mate, o bien 27... R 1 D; 28. A 6 R- K R 1 R; 29. D 7 D mate) 26. A 6 C v las negras abandonaron, ya que si 26... DxPD; 27. DxT R 2 D: 28. A 5 A R 2 A; 29. AxP, CxA; 30. DxC R 3 C; 31. T 1 C decidiría.