Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AL LORO HUMOR Historias del más acá EL SILENCIO IMPOSIBLE C U C O T A N quo un famow Ofi miía N luvo que C volver de sus soIcdaiJi: idomlc hahÍ 3 ido para cnconiidr el silencio íísico y ospinluJjL por culpji áe in olenit; o ininlcnuinpída airrof gu con que ol Señor castigú su ijrgullo, A m i íarnhién el S t n o i me casiiga pof mis huidas de esíc mundo- Cuanto más deseo y huseo cE sitencio mayoría pruehas mí. envía paia eomprobiir nij lonaleza. No h iy un mslun (c, no hay un lugar donde no suene el o tiucmió o e rumor de los ruidos y las músicas desaforadas de hi culiura moderna. Llegué 3 quedarme sordo volunTariamcnie pero lodavía fue peor porque oía IO: Í latidos de mt ci ruzón que implacablemente me ciMiduccn a la muerte, Y tenía miedo. M e di cucnVd eniooccs que los bestias que prOliucen salwrean el n i i d u (teñen mieilo al silendu porque nos pone fn- nic a nosotros mismos. Y esa soledad úc v i v i r consigo mismo muy fHJCos lu aguantan. A h o r a todos quieren el a l b o r o t o ensordecedor del fiKrk V similares porque a í no hablan ni se miran. El estrcpuo de la llamada cultura moderna nos idiotiza. A h o r a en M a d r i d triste costal de contuminación, soledad v m i d o se han puesto de moda una lerr iza donde a la vuJ; aridad se suma la msoicnna. Nadie puede dormir tranquilo en sus alrededores- Y las auloridades se complacen de e w bullicio e heoero y presumen de ser la e n v i d a de E u r o p a ¿Oué se puede espetar de unos municipcs que tienen el proyecto de mst iUr mú iica ambiental en los üui buies municipales. Só que mi pasión por el siíencio es palglÓ 0 Íc: i- pero no uedo c ilarlo, U n día qut: haia huido iil nHinie para omi de la paz de los rumores de la Ndiuraleza. alguien se acerco y d i j o alegremente: ¡O u é descansada Vida la d e l que huye del mundanal mido y sigue la senda escondida de los pocos sabios que en el mundo han s i d o! Y y o i r r i t a d o p o r su abuso- le chisté enfurecido, t i comprendió m i irritación, me pidió perdón, yo se lo concedí e f Tratado de las Buenas Maneras L e c c i ó n 16 k nos hicimos amigos en aque! tas soledades. Nunca, naturalmente, mientras csiuvimos iunios en el amado páramo de la quierud, nos dirigimos la palabra. Y o sé que él también- como y o pensaba que uno de ios dos sobraba, CHUMY CHUMEZ COSAS BIEN 1 r COSAS MAL (2) Bien Lavaplatos Nevera SutvTela Pí (o. piíilín Jamón de York El pecho (femeninoj Uainar por teléfono Cuarto M I mujer Borra de labios Coche Calzoncillos Reló Despensa Tener un hijo HspeíaT David Ni ven L a soda IZI agua con gas La gala Me he hecho daño Zarauz Brillan Le jTc cogí! Süi, ¿quién c 7- (respondiendo al teléfono) iersey Oiaqueta de punto Mal Lavavajillas Frigorífico Sujetador Genero Pem. Jamón Y o r t L s pechos, los senos Teletonear Habitación M i señora, mí esposa Carau n Automóvil SIcep Reloj Alacena Alumbrar, dar a luz Apuardaí Lome Grecn E l sifón La gaseosa La minma J Me he dañado Deva Pavonado ¡Te pillé ¿Dígame? Üie 44 Ji, 18 Suéter, pullovcr La rebeca L a minina, además, puede producir confusión. Como dice el i j i m o w c rama. Una gata encantadora tengo, van a verla ahoraes una cosa divina. Pepe, iaca la mmina que la vea esta señora. A l f o n s o USSIA