Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
g, áKiáMIÍl ÍM mmEMÍM Por Alvaro SANTAMARINA LFONSO Canas- v a y a c s i o por d e l a n t e- no cílá en contra de la ncjeíset Como ¿J dice, el fenómeno cí tá ahí y C Í O es todo- T i e n e otros problemas más imporlanies a los que hacer freníe. Veinitcuairo concejal cuatro mil irescienlos millanes de presupuesto, setenta mil ciudadanos de derecho y doscícnlos cincuenta miJ de hecho. Todo bajo el cuidado de f: sTi: aicüide. j ¡eneuse, que lleva veniiscii años siendo testiyo de uno de los fenómenos socioUtpicos más imporiunies- -Marbcí l a- que ha debido conocer el siglo x 3 í. Uno se pregunta SÍ tsc mis de cuarto aiglo. no le crea problemas de excesiva presión: -Nü iiadd de eso. Yo tengo las ideas muy claras, A la hora de contraer un compromiso político, un compromiso como alcalde, me olvido de mi vida privada. No hay condición ¡imtentos. Yo lamás me he planteado la posibilidad del amiguismo. 6 A Hablamos decidido no d a r mis vueltas al a- sunlo. V un i a a respetar las realas del j u o Sólo rararemcH el tema le emeo (ePero ID d e r l o es qtie este alcalde está de moda. Ha golpeado con su vara de corregidor eo la cresta de la jel- wl marbelli. Todo hubiese podtdo reducirse a pura a n t o t a aun con Li adhcsiún episcopal. Pero se levantó una loarejada en el Puerto Kaniís y los yates esluviefiHi a punto de golpeairse uih s con otros. Saharoa enfurecidas las copas de Mencbu Jas colchonetas del Beacfa Club se volvieron rojas de i n d i c a c i ó n ÍM cierto lafnbJen es que este alcalde ni se propuso ni mucho meiH s intu o. que unas frases su as provocaran el mLsmo alboroto que p r o i o c a n a Jestis íiil haciéndoM; madridista. Por pontr sólo un ejemplo. (Y sobre la mesa una solicitud para la a p e n o r a de un n u e v o t binpo- (Jn; i solicitud rodeada inéditablememe de presiones, -T o d o lo íiue usted q u i e r a pero ese bingo no Se abre, mientras rm se cumplan lodos v cada uno de los requisitos legales, Yates, Rolls- Royces. fiestas fastuosas, fiestas privadas, aviones particulaiCb. ¿Ct mo se siente un soei ilista ante algo tan poco a fui de mes, Luego tenco que admitti que toda esa parafemalia crea riqueza y que pane de ella llega a la ecnte que necesita lu imprescindiNe... -S u p o n g o que usted tendrá que frecuentar esos ambienten que usted califica como poco soa a listas... -Supone mal. -N o va a usted al M; iTbdla Club, a MencKu. a Puente Roma no. -N i los eonoíco. Mire usted, a Menchu fui hace urvos días porque no puede negarme a una ensDcialista. ¡il menos desde deicr- trevista, Pero lo que a mi me gustj es tomar unas copys con mis minadas ópticas... 7- E s cierto todo e o... Marhe- amigOí en el b ¿ir de la esquina. Ib no respira socialismo, precisa- P e r o su cargo le obligara a m e n t e pero es aleo que está cicfios aetos sociales. a h i Y tijy que aumiiirlo. Pjrji- E n i o n c t s claro, trngn ÍJOÍ ir, mi, lodo e it no es positivo ni ne- pero no porque me pusie. gativo... -M e pregunto si en u n o de e os acto cualquier fjgiira de la Hace una pausa: -Aboiü btCLi, como sociJti Ta frjet le invitase a bailar. Gunilla voy Ai Puerto ñanus v al ver un- von Bismarck por e j e m p l o to yate lujoso, pienso que son un ¿Cu; i.l seriu su reacción? -P u e s bailaría, naturalmente. insulto para la gente que no llega Reportaje José Luis Alvarez