Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 23- 8- 87- ESPECTACULOS ABC, póg. 59 La semana Madonna comenzó su gira europea. Ochenta mil fans dieron saltos y se tiraron de los pelos en el primer concierto de Madonna en Gran Bretaña. Nunca una cantane vino más a tiro hecho, con trescientas cincuenta mil entradas vendidas y el viejo imperio rendido a sus pies. Festival de Habaneras. Las corales Ensidesa, de Gijón, y Kantorei, del Patronato Municipal de Cultura de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, se alzaron con los premios primero y segundo del XXXI Festival de Habaneras y Polifonía celebrado en Torrevieja. La Antología de la Zarzuela creada por José Tamayo, termina su larga andadura de cinco años de gira mundial con su presentación en dos ciudades de Alemania del Este, Berlín y Gera, con motivo de celebrarse el DCCL aniversario de la capital alemana. Cooperación entre RTVE y RTM. Radio Televisión Española y Radio Televisión Marroquí tendrán, a partir de ahora, una política de coproducción por la que se comprometen a facilitarse la emisión de programas deportivos, especialmente partidos de fútbol, informativos, reportajes y programas culturales. Séneca un estreno de Gala. Uno de los acontecimientos teatrales de la Semana Grande bilbaína ha sido el estreno de Séneca o el beneficio de la duda la última obra de Antonio Gala, que ha escogido la figura del filósofo cordobés para ofrecer una honda reflexión sobre el poder. Falleció Clarence Brown, el director que hizo divina a Greta Garbo. Murió de insuficiencia renal en Santa Mónica, California. Con Garbo rodó cinco de sus mejores filmes y contribuyó decisivamente en la carrera de actores como Clark Gabie y Elizabeth Taylor. La Porticada vibró con Menta. Después de veintitrés años desde que se presentara en la Plaza Porticada, el director Zubin Mehta reapareció en Santander con un programa que significó un brillante reencuentro con este público. Alberto Closas anuncia su retirada. El gran actor ha anunciado que abandona los escenarios y que a partir de ahora se dedicará a tareas de dirección y producción de espectáculos dramáticos. Me aterra la degradación cultural que vive el mundo Dramatismo de Vittorío Gassman en Buenos Aires Buenos Aires. J. A. Vara El hombre de estos tiempos atraviesa una de sus peores crisis, lo que se traduce en un momento histórico degradado, una especie de crepúsculo del humanismo. Quien tan dramáticamente se expresa es Vittorio Gassman, recién llegado a la Argentina para presentar en escena un espectáculo titulado Poesía de la vida Alto, enjuto, bronceado, con barba entrecana y la mirada muy viva, Gassman presenta unos sesenta y cinco años bastante gloriosos. Ello se debe, quizá, a su particular filosofía de la vida: En estos momentos de degradación general, y a mi edad, sólo elijo hacer lo que me gusta. Del cine, por ejemplo, estoy muy alejado. Ya solo se hacen películas para adolescentes. En los últimos años me han ofrecido en mi país guiones muy malos. Por eso mis trabajos más recientes han sido con realizadores extranjeros, como Zanussi o Resnais, pero como mucho, una película al año. Vuelve al instante a su principal preocupación: Lo que más me aterra ahora mismo es la degradación de tipo cultural, espiritual que vive el mundo. Las responsabilidades son varias. Una gran parte de culpa la tiene la televisión, que se ha convertido en una escuela de imbecilidad, que dura diez, doce horas por día, y no puede más que provocar daños graves... Lo dice muy serio, y hasta se le posa en el rostro un rictus de profeta apocalíptico. La televisión trata de agradar a millones de personas, y por eso no puede evitar ser una gigantesca estupidez. Las jóvenes generaciones no leen, no estudian, no se instruyen, creen aprenderlo todo en la pantalla. La televisión parece que ha sustituido a la realidad. Es una gran mentira, un espejismo peligroso, una auténtica máquina di merda Se exaspera y agita las manos con furor casi napolitano. Y sigue: Esa degradación espiritual de la que hablamos se viene arrastrando desde hace años. La cultura debe asegurar al hombre en su existencia. Si pierde el desafío, el hombre se convertirá en algo minúsculo, frágil. Desde la guerra se han venido destruyendo las verdaderas creeencias en los valores culturales. Poco a poco nos vamos quedando sin raíces... Comenta luego que, aunque no es practicante se siente religioso. Mire, yo no creo que Ricardo Iznaola recuerda aVillalobos en Santander Santander. Leopoldo Hontañón Me gustaría dejar las cosas- en sus justos términos. Una serie de necesidades de ajuste por razones de espacio, han hecho desaparecer de alguna crónica anterior alusiones a los muy positivos logros y a v a n c e s de la actual dirección del Festival Internacional de Santander, quedando subrayado en cambio el dato de que siempre desfilaron por él, desde su creación, directores de orquesta de primerísima fila. Pero lo cierto es que ha habido, además de descentralización, y entre otras innovaciones de interés, creciente atención a la música de nuestro tiempo, con nueva política de encargos y estrenos; acercamientos personales, en forma de encuentros con los artistas punteros que pasan por aquí; configuración de un entorno artístico- cultural completo; o atenta planificación de recuerdos en los aniversarios destacados. Precisamente un conciertos de estas últimas características es el que acaba de tener lugar, tras el boom de Mehta en la Porticada, en el escenario más familiar y menos espectacular, aunque tan cargado ya de historia como aquél, del claustro de la catedral. De manera tan oportuna como bien ideada, por la especial significación que el instrumento tiene en el catálogo del compositor, el excelente guitarrista cubano- venezolano Ricardo Iznaola ha rendido homenaje al gran Heitor Villalobos (18871959) en el primer centenario de su nacimiento. Ante una audiencia muy nutrida, Iznaola triunfó en el empeño de ofrecer, entre el programa propiamente dicho y los tres bises que hubo de conceder, un panorama completo de la producción para guitarra de Villalobos: la Suite popular brasileira los Preludios los Doce estudios y el Chorus 1 Con máxima pulcritud de dicción, atención también máxima a la fabricación y al pulimento del sonido y especial capacidad para el difícil legato guitarrístico, se produjo en todo momento con línea musical y libre de toda ganga afectistas. Un punto de excesiva retención del fraseo en la gavotte de la suite o en el tercer preludio en nada disminuye la gran calidad de su trabajo. Vittorio Gassman todo termine aquí. Y es más, creo que una generación completamente atea es algo muy débil, porque carece del espíritu de la duda, que es fundamental. Así las cosas, el paso inmediato es el tema de! a muerte. Últimamente hablo y pienso mucho en la muerte. Será que cuanto más hablas de elia parece que se aleja. No, no tengo ganas de morirme. Quisiera una prórroga, al menos por el mismo tiempo que viví. ¿Cree que lo lograré? ¿No habrá forma de ponerle una zancadilla a la muerte? Un poema dice: Esta bien morir, pero déjame elegir la manera, anuncíate desde lejos, como a un amigo Monicelli siempre dice que sólo se mueren los imbéciles. El problema es que todos tenemos algún minuto de imbecilidad en la vida. Me gusta recordar aquello que dijo Petrolini, el gran cómico italiano, en su techo de muerte: Ahora muero, que vergüenza Finalmente, una breve referencia al teatro. Es lo que me hace hervir la sangre. Yo lo que pretendo es crear en el espacio algo nuevo. Admiro por ejemplo a Peter Brook, hizo cosas maravillosas. Inventó espacios y colores, creó mundos dentro del mundo. En el cine es distinto. Cuando filmas hay que obedecer a un director. En la escena lo principal es el intérprete. El cine, ademas, padece problemas económicos. El teatro, en cambio se hace con imaginación. Es su único y preciado instrumento.