Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 58 TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 23- 8- 8 T vida ajena singular (no L A vida es como un juego caieidoscópico, multicolor, en donde a la larga todo se reduce a luces y sombras: luchar por sacar adelante los proyectos y ver la realidad personal (lo que soy hoy y ahora) Cada vida humana consiste en una trayectoria dinámica, viva, amplia, plural. Podemos decir que la vida humana es como un problema que hay que ir resolviendo sucesivamente, al ritmo de su desarrollo. Y como todo problema, lo importante es plantearlo bien. Esto es decisivo. Será el mejor modo de que las soluciones y el enfoque sean las más adecuadas posibles: éstas siempre serán de dos tipos: teóricas y prácticas; unas se imbrican en las otras. Tener la vida bien planteada es clave. Aunque no podemos perder de vista el azar y tantos posibles imprevistos como pueden aparecer. Pero es esencial el punto de partida. Y éste es siempre teórico, argumental. Para que esto pueda iniciarse adecuadamente han de estar cubiertas las necesidades básicas: si no, hay que cubrirlas, y eso exige ya ciertos planeamientos demasiado prácticos: hay que ir a lo inmediato. Creo que es en la familia donde se aprende, de entrada, a plantear adecuadamente la vida. Hay familias en las que se tiene una especial habilidad para esto: todo se traza con buena cabeza, con orden, con realismo, pero también con buenas dosis de exigencia personal. Por el contrario, hay otras en las que todo va a la deriva, sin orden ni concierto, buscando salidas a los problemas que se van presentando, pero sin que exista realmente un programa de futuro. Los psiquiatras sabemos la enorme importancia que tiene el troquelado familiar en la formación de la personalidad. Para llegar a uno mismo hay que partir de posiciones realistas, pero envueltas en optimismo y afán de superación. En algunas ocasiones el planteamiento que se hace es incorrecto, porque los juicios sobre las posibilidades y valores de uno mismo se han hecho defectuosamente. El desconocimiento propio y la exageración de los aspectos negativos es un buen exponente de ello. Conocer nuestras aptitudes y limitaciones es saber nuestra geografía y fronteras. LA VIDA NO SE IMPROVISA Existe un mecanismo de defensa bastante frecuente en el ser humano: echar una mirada en derredor y decir: ¡Qué mal está todo! y zambullimos en el mar de lo negativo, bajando entonces el nivel de nuestras exigencias y proyectos. En esa actitud hay mucha lamentación y poco esfuerzo: se volatizan las ilusiones, la voluntad se vuelve vaporosa y se fomenta el desaliento y la mediocridad. Ahí operan los argumentos de cantidad Una tarea decisiva es la de intentar apresar la riqueza y complejidad de lo que significa vivir, atravesando ese sinfín de cosas, hechos y acontecimientos que cruzan la vida a diestro y a siniestro. Y para llevar a cabo esta importante tarea es necesario estar avisado de un fenómeno muy característico de nuestros días. Estamos cada vez mejor informados. Pero esa minuciosa y milimétrica información no es formativa: no se acompaña de unas notas positivas, que ayuden al hombre a enriquecerse interiormente, a ser más completo, más sólido en una palabra, más humano, con más crite- masificada) es siempre interesante e invita a contrastarla con la propia. Pienso que hoy viPor Enrique ROJAS vimos una cierta vuelta rio, mejor. El resultado es la conciencia de al Romanticismo del siglo XIX: nada interesa encontrarse perdido, sin saber a qué atener- tanto como la vida de las personas públicas, se, sin tener respuesta para tantos interro- y, de modo especial, su dimensión sentimengantes como van planteándose. El estado tal. anímico inmediato es la perplejidad: falla la De lo que se trata es de buscar el sentido teoría, la base sobre la que el hombre debe de la vida, el hilo conductor que, a pesar de sustentarse y entonces va hacia los cambios, permanece. Descuabajo, perdiendo pie y apoyo: brir su razón de ser. Así nos vahundiéndose. mos abriendo camino en medio de tantos acontecimientos y cirEn esos momentos es más cunstancias. La vida es tan rica necesario que nunca no perder y compleja que hay que espigar de vista que la vida no se improel trigo de la paja: distinguir lo visa, sino que se programa. Esto accesorio de lo fundamental. Así comporta, pues, un planteamiennos quedaremos con la llave del to previo, una filosofía de vida. problema, que es capaz de expliSon nuestros proyectos, sustencarnos su contenido, sus giros, tados por nuestras ideas y sus cambios. creencias. Será la mejor manera para ir tras aquel precepto de Ortega hablaba de la razón viPindaro: Llega a ser el que tal. Esta explica, comprende y da eres Sacar lo mejor de uno sentido a la vida. Y lo hace conmismo. Esta es la mejor fórmula virtiéndose en razón histórica algebraica para hacer funcionar personal. Sólo se comprende una Enrique Rojas la vida, resolviéndola, en medio vida, sólo se la puede analizar y Catedrático de los vaivenes. captar en profundidad, estudiande Psiquiatría do su secuencia histórica: qué ha Los proyectos son la articulación que enlaza las distintas etapas de la his- pasado con ella, qué le ha sucedido por dentoria personal. Cada biografía es como un tro, qué móviles la han puesto en marcha, gran río a donde van a parar pequeños cuáles han sido sus éxitos y sus fracasos y afluentes que le dan hondura a su cauce. Así cómo se han vivido, qué huella han dejado las se perfila la vida, anticipándonos a ella: ade- alegrías y las tristezas, qué roturas y qué lantándonos, para organizaría y evitar que arreglos se han ido produciendo... y así un largo etcétera. nos arrolle con su vorágine. La vida tiene dos ópticas: desde dentro Ahora bien, las cosas no son tan simples. Cada historia humana está transitada por mil (ésta es la intrahistoria en el sentido de Unaazares imprevisibles. Lo importante es que muno) y desde fuera; la primera es profunda ninguno sea tan fuerte, tan duro, que sea ca- y la segunda superficial. Una es privada y paz de torcer o cambiar radicalmente la otra pública. La distancia entre ambas es la trayectoria emprendida. En ese caso el revés misma que se establece entre lo que es veres traumático, terrible, definitivo. Y puede dadero y lo que es falso. Ahí entra la labor de interpretación: reconstruirla, pero andándola obligar- a cambiar el rumbo personal. Por esto, el análisis biográfico, el estudio por sus pasadizos internos. Será la mejor minucioso de una historia humana concreta manera de dar con el teorema geomético fino se puede realizar sólo desde la cima; es nal que la resume y sintetiza. necesario sumergirse y ver qué hay dentro. Cuántas veces erramos al contemplar la Me refiero a tos motivos: aquello que mueve, vida de los que nos rodean. Esto lo sabemos que arrastra, que tira de nosotros hacia de- muy bien los psiquiatras, que, por razón de lante con fuerza. Nos hospedamos en el pre- nuestra profesión, nos asomamos al interior sente, pero con tal fugacidad, que toda trave- de muchas de ellas. El estudio riguroso de sía personal no es otra cosa que una ecua- una biografía se apoya en cuatro dimensioción entre pasado y futuro. Esa es la nes básicas: biológica, psicológica, social y dialéctica de cada recorrido biográfico: nos cultural. Entre unas y otras se establece una apoyamos en el pasado, habiéndolo asumido tupida red de influencias recíprocas, que hay aceptado, con todo lo que ello comporta; cen de ella una estructura. pero vivimos empapados de porvenir, llenos De aquí llegamos a la tarea final: el debe y de proyectos concretos, precisos, realistas, el haber. Ahí ya no valen las apariencias: en bien dibujados y no exentos de ilusión y entu- nuestro fuero interno emerge la realidad que siasmo. somos. Ahora bien, cualquier contabilidad soPorque para programar la vida hacen falta bre la propia vida es siempre deficitaria y doesos dos componentes: ilusión y entusiasmo. lorosa. Lo es porque ésta es siempre incomUno y otro destilan alegría de vivir, afán de pleta, llena de lagunas y cuestiones pendiensuperación permanente, capacidad para re- tes, con muchas cosas por hacer. Planear la vida, diseñarla, ponerle frontemontar los reveses, deseos de llegar a ser ras, acotarla, dibujar sus contornos. Luego: uno mismo. Detenernos en la historia de una persona andarla. Este debe ser el objetivo para llegar es meternos en sus entresijos. Se trata de a uno mismo, para ser individuo, persona, suuna tarea de explorador. Eso es lo que hace jeto con una identidad clara, hombre no masitantas veces el psiquiatra. Con la vida ajena ficado. La otra cara de moneda es la del podemos hacer esto: colarnos en ella y ver lo hombre que va tirando, que vive improvisanque pasa y lo que hay en su interior, o bien, do, traído y llevado por el banboleo de tanta pasar de largo y seguir nuestro camino. La circunstancia inesperada.