Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sara, con César Manrique, Pedro Pablo Marrero, Juan Guaita y Pepe Dámaso. Abajo, Pedro Serra, presidente de Ultima hora con su hija Paula y Tita Lorenz. A la derecha, Sara y Pepe Tous se marcan la cumparsita Y Sara Montiel fue devorada en su homenaje H A sido una de las fiestas más anunciadas y divertidas del verano mallorquín. El pintor y marchante Juan Guaita envió unas tarjetas soberbias, con media carta de tarot y todo, invitando a la fiesta- happening comestible en honor de su amiga Sara Montiel y en su casa de Esporlas. La casa está situada en una montaña y desciende entre marjales o jardines aéreos, mediante estrechas escaleras de piedra, hasta uno de los últimos números de la calle Mayor. Era de noche, la luna estaba en menguante y el pueblo andaba encandilado. Junto a la casa, la Banda Municipal del pueblo, toda de blanco, interpretaba pasodobles. En la puerta, Juan Guaita y el pintor canario César Manrique recibían a los invitados. La entrada al pueblo era una procesión de automóviles guiados por el chun- chún de los platillos verbeneros. Allí estaban muchos pintores, desde Aligi Sassu a Pepe Dámaso, desde Rafa Forteza a Juan Bennasar, desde Damián Jaume a Ben Jakkober. El alcalde de Palma, Ramón Aguiló, que es un socialista que adora a la jet estrenó look (qué bien le quedan estas palabras) llevaba barba de tres d as, a lo Miguel Bosé, y el pelo LUNES 17- 8- 87 engomínado. Un sol. Vimos a los señores de Conrado de Villalonga y Reimundo Ciar, el notario presidente del Círculo Mallorquín, y Montserrat y Pedro Pablo Marrero y Diana de Ibáñez Serrador y la encantadora Nicole Blancheríe con su marido, Pedro Otzoup, y Ana Alfageme y Marilí Coll de ReiraMarsá y la pintora ríaíf Carmen Ramírez de Lucas y su marido, An- tonio Ramírez, y el poeta Guillermo Soler con su mujer, María Antonia, y Margarita Barceló, presidenta de las mujeres empresarias, y Sebastiana Andréu y Antonio María Llinás y Amelia y Vicente Rotger. Pedro Serra llegó acompañado de su hija Paula, guapísima, a quien acompañaba una amiga de Facultad; Tita Lorenz y Luis Moragues y el pintor Hanner van Es y los Molí Sara inaugura la tarta con su efigie. Junto a ella su marido Pepe su hija Thais, el anfitrión Juan Guaita y los creadores de la tarta, Magdalena Ikonowicz y Juan Gomila (Salvador y Juan) y Juana María Roque y Andrés Manresa y María Antonia y Sebastián Verd y Willy Soler- Summers con su mujer. No faltaba nadie. La banda de música seguía arrancándose con pasodobles de la torería y aún llegaban invitados: Tomeu Enseñat y Ferrán Cano y Tomeu Béltrán y María José Coromínes. De pronto se oyeron aplausos y las notas de El relicario Sara había llegado. Y con Sara y con Pepín Tous y con la pequeña Thais se descubrió el pastel. La cena sería un inmenso retrato de sara hecho de emparedados en su base y que con uvas, espaguetis, jamón de york, queso, huevos duros, caviar habían conseguido la efigie de la artista. Sara fue la primera en partir la obra de arte lograda por Juan Gomila y Magdalena Ikonowicz. Luego, todos, mientras sonaba La violetera fuimos devorando nariz, ojos, pelo, busto de la estrella. La luna estaba en lo alto. Y Sara se marcó con Pepe Tous un tango arrastrado. Suponía la culminación de la noche. Alguien dio un grito de locura. Era un pintor joven y mariquita que no podía con tantas emociones juntas. Santiago CASTELO A B C 73