Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 A B C CAMPEÓN LUNES 17- 8- 87 Ni entro ni salgo en los insultos personales que se han producido últimamente. No creo que lo que se dice tenga que ver demasiado con el fútbol, pero sí que ha llegado un momento en que se debe tener una estimación y un respeto por este deporte: No sé si este desbarajuste que se está produciendo se hace para decir cosas o para ocultarlas. Estos calificativos peyorativos, por no llamarles injuriosos, de unos y de otros me parece que son denigrantes para el fútbol. La labor realizada por el Consejo Superior de Deportes, con Javier Gómez- Navarro al frente, también fue abordada por Antonio Baró: Yo diría que el Consejo Superior de Deportes tiene una verdadera vocación para que el fútbol funcione sin que por ello medie un intervencionismo. Estoy muy cerca del secretario de Estado por ser presidente de la Liga y sé que no hay ninguna vocación de intervenir en el mundo del fútbol. Quieren qué funcione solo. Lo que sucede es que entre la Federación y la Liga es difícil que las cosas funcionen solas. A pesar de que se suscribió el convenio con la AFE, y parece que tenemos- paz por dos años, y con la Federación Española, delante del secretario de Estado se firmaron unos acuerdos mediante los que se ceden a la Liga unas competencias de forma específica, y creo que con ellas, y con un poco de buena voluntad por parte de todos, podría funcionar bien Respecto a la polémica aplicación del artículo 59, el presidente de la Liga Profesional comentó: Me quedé maravillado y perplejo cuando al de Londres, el presidente de la Federación Española dijo: ¡Ahí, no sé nada... También he leído que la Federación se opondría a esta alineación indiscriminada de extranjeros. Si la norma o la interpretación ha s u r g i d o de la Federación, la expresión se opondría no sé qué quiere decir. En todo caso, la Federación lo va a reconsiderar. Si uno interpreta una norma, después no puede oponerse a lo que interpreta. Esto es la ceremonia de la confusión A la afirmación de que en la Asamblea de la Federación se aprueba esta alineación indiscriminada, Antonio Baró respondió: No, no, esto es un error. Se El Campeonato de Liga de fútbol ya ha empezado a jugarse antes de su comienzo. Problemas de fichajes, enfrentamiéntos verbales, acusaciones, calificativos duros, polémicas... Antonio Baró, presidente de la Liga Profesional, analiza en esta entrevista asuntos como la relación Federación- Liga, el CSD, el polémico artículo 59, el nuevo presidente del Atlético de Madrid, el Plan de Saneamiento del fútbol español y la nueva temporada aprueba el artículo 59 que viene a determinar que los jugadores que integren los cupos excepcionales tendrán los mismos derechos y obligaciones que los españoles Pero ¿quiénes son estos jugadores? Los que integran el cupo excepcional. Dos extranjeros y. dos oriundos. Esta es la norma, digamos, adjetiva, y la sustantiva, en este caso, sería permitir contratar y alinear a dos jugadores extranjeros, no cambiarlos continuamente. mos que cuando se dio de baja a Schuster, se dijo que este jugador no estaba emocionalmente bien para jugar al fútbol. Yo entiendo qué si un club tiene dos jugadores extranjeros y uno, lamentablemente, sufre una lesión o enfermedad de larga duración, es justo darle de baja porque es como si no lo tuviera. Pero tener cuatro o Cinco corriendo por el campo en plena forma y alinear al que quieras es completamente distinto Esta idea fue del presidente azulgrana, José Luis Núñez. Antonio Baró explica: En esto no entro ni salgo. No atribuyo las ideas a nadie; tengo que atribuir la interpretación de la norma a la Forma y fondo El artículo 59 da unas condiciones objetivas y personales a los jugadores, no indica que el club podrá cambiar los extranje- Entre la Federación y la Liga es difícil que las cosas funcionen solas. La comunicación entre estas no debe ser a través de los periódicos, sino directamente El art. 59 da unas condiciones subjetivas y personales a los jugadores; no indica que el club podrá cambiar a los extranjeros, sino que los jugadores, de una forma subjetiva, tendrán estos derechos ros, sino que los jugadores, de forma subjetiva, tendrán estos derechos. Cuando se publicó la interpretación de la norma por parte de la Federación, y el señor Agustín Domínguez lo dijo por Televisión Española, mandamos un télex a la Federación para que nos lo explicara. La comunicación entre la Liga y la Federación no debe ser a través de los medios informativos, sino directamente. Si tenían que hacer una interpretación que afecta mucho al fútbol profesional se hubiera tenido que contar con la Liga, plantearlo y hablarlo. Sobre la posibilidad de cambiar los extranjeros a mitad de temporada, tal y como hizo el Barcelona la pasada campaña, el representante de los clubes profesionales afirmó: No soy contrario de forma exhaustiva a que se puedan cambiar los extranjeros, pero todos recordareFederación Española, que es quien salió en la Prensa diciéndolo a pesar de que cuando regresó el presidente del partido conmemorativo del centenario de la Liga inglesa dijo que no sabía nada y que ya preguntaría. Me dejó frío paña y deberá cumplirlo, por ser comunitario en el año 1992, y entonces la Administración creyó que tener a once jugadores comunitarios era muy duro. ¿Qué pensaron? Pues incorporarlos poco a poco: Aprovechando la Eurocopa, en 1988 pondremos tres; con el Mundial de 1990 pondremos seis, y en 1992, que será el año de los Juegos Olímpicos, entraremos en la libertad La reacción contraria de las Federaciones italiana, francesa y española de alinear a tres jugadores en enero de 1988 hizo época. Se rompieron las negociaciones y se levantaron de la mesa. Por tanto, es una paradoja terrible que ahora la propia Federación Española permita la contratación de más de dos jugadores extranjeros y que jueguen dos. Es el sofisma del no permitimos que jueguen más de dos, pero contratados sí Estamos en el juego de los equívocos. En 1992 se planteará el asunto de si el jugador comunitario es o no extranjero, de si aparte de los comunitarios se podrán tener brasileños, soviéticos, mexicanos... Preguntado por la influencia que esta cuestión tendría sobre la selección española de fútbol, el presidente de la Liga Profesional responde: Muchos dicen que la danesa tiene los jugadores repartidos por el mundo y aún así, una gran selección. Es la excepción. Tendremos que ser serios. La Federación tendrá algo que decir, la Liga Profesional mucho. Si en 1992 nos llenamos de jugadores comunitarios, nuestra seleción no podrá funcionar. En fútbol se aprende y se mejora jugando, no con libros en la mano, y el equipo nacional podría verse sensiblemente disminuido. No olvidemos que en Italia, donde ya es de aplicación absoluta el Tratado de Roma, sólo hay dos extranjeros porque los clubes de la Liga se han puesto de acuerdo para que así fuera. Es la defensa del propio fútbol y de la propia selección Antonio Baró quiere la unión en el deporte rey: Ya hace tiempo que digo que el fútbol se ha de unir en los principios básicos. Hace veinte años que estoy en este deporte y siempre oigo, el fútbol está unido pero siempre lo he visto desunido. Lo que sucede es que cuando se reúnen se dice ya estamos unidos Ya lo dije yo en la primera Es una paradoja Prescindo de si las cosas hacen o no ilusión. En este momento tenemos unas normas y nos tenernos que regir por ellas, porque también es una paradoja extraordinaria que en junio se reunieran varias Federaciones nacionales en la sede de la Comunidad Europea junto a Manuel Marín, delegado del Gobierno para asuntos sociales, con la intención de incorporar progresivamente a los extranjeros en el fútbol español, porque el Tratado de Roma afectará de lleno a Es-