Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 A B C ESPAÑA EN VACACIONES LUNES i 7- 8- 87 Noches en la ciudad Costa Cantábrica Manya en el tentadero Madrid. Jorge Berlanga El pueblo madrileño es fiel a sus tradiciones y, aunque los azucarillos y el aguardiente se hayan convertido en garrafón de toda la vida, todavía hay quien tiene los arrestos chulescos suficientes para ir a ver dónde se mete la chica del diecisiete, que. como todo el mundo sabe, viene a ser más o menos por la calle del Tribulete, o para ser más exactos, en la mismísima Corrala, convertida por Barranco en escenario teatral para representar La verbena de la Paloma, dirigida por José Osuna. El invento es digno de los más calenturientos desvarios estivales. ¿Para qué ir a las terrazas de la Castellana a que te pisotee una recua de turistas japoneses en busca de la movida, pudíendo sufrir a gusto el gazpacho conceptual de la zarzuela? Por el precio de una cena en el Ritz, uno puede comprar su entrada de reventa en el espectáculo estrella de Los Veranos de la Villa, donde después de hacer turismo por las calles del viejo Madrid siguiendo una kilométrica cola, puede aposentarse en una mesa en la castiza placita para solazarse con la ola de calor en compañía de agobiados veraneantes urbanos y gozar del condumio que en forma de menú municipal, compuesto por tortilla de patatas, fiambre y chuletas fritas del día anterior, se suministra en una bolsita de plástico junto a una jarra de sangría en la mejor tradición de mixtura para el cebollón inmediato. Bela Lugosi, de. tanto interpretar el mismo papel, acabó creyendo ser el propio Conde Drácula. Algo parecido le debe de ocurrir a Alfonso del Real, que, después de hacer toda la vida lo mismo, firma ya los contratos con el nombre de Don Hilarión. Eso sí, se abanica con un garbo que ni una foiclórica en noche de postín, para no desentonar con el flop- flop multitudinario del público sacudiendo a golpes de muñeca él aire del desierto. Quien suda, no mea dice, antes de ponerse a cantar aquello de la morena y la rubia, y todo el mundo le hace caso y se pone a sudar a chorros, sin atreverse a descargar la sangría acumulada en las vejigas. Los vecinos de la Corrala no se quejan del ruido, como ios de la Castellana; y contemplan la luna reflejada en las calvas del conceja! Enrique del Moral y sus acólitos, aguardando a que salga al tentadero la gran atracción de la noche, la incomparable Marujita Díaz, echando la sal de la tonadilla andaluza al caldo verbenero. Para los que creen que sólo sabe mover los ojitos, mueve con salero todo el cuerpo, bien embutido en un ceñido traje rojo, y hasta se atreve a bailar un chotis. Pero lo más divertido es el intermedio, en el que los artistas bajan a refrescarse el gaznate y a alternar con el respetable. La Casta confiesa que lo suyo no es precisamente la castidad, hay chulaponas que por el día son intrépidas reporteras de Radio Callao, y el tenor Sergio de Salas se atraganta con barquillos desafiando el peligro de soltar luego un gado a destiempo. Al final, sudados y contentos, todos los participantes en esta tórrida ceremonia, que viene a ser como el canto del gallo del alcaide, se echan a la calle a beber licor de Madroño. Los años sesenta inundan el Sardinero, convertido en plato por unos días Santander. Javier Badía El Sardinero se ha convertido en un gran plato. La acción transcurre en los años sesenta. Un equipo de cincuenta personas, entre actores y técnicos, dirigidos por Carlos Romero, rodarán durante seis semanas la adaptación al cine de la novela de Manuel Arce Oficio de muchachos La plaza de Italia, el Casino y las playas son el escenario urbano y natural, en el que participan todos los veraneantes con sus aplausos tras las tomas. Naturalmente, hay que ambientar la época. Bañistas, ellos y ellas, más tapados en estas playas, que siempre han sido familiares. El intenso tráfico actual desaparece para dar paso a otra más espacioso y sosegado. Los bares y cafeterías que no conservan su fisonomía se transforman cuando se puede. Y grises y guardias urbanos por aquí y por allá. Para dar cuerpo a la película, en el principal pape! -E l v i r a- está personajes, se ha quitado veinte años de encima, que se dice pronto. Está encantado con el guión, adaptación fiel de su obra, y piensa que la película popularizará más Santander. Y vamos a otras cuestiones. Entre la playa, el tenis y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo reparte su tiempo desde primeros de agosto Guillermo de la Dehesa, secretario de Estado de Economía y Hacienda. Aprovecha sus vacaciones en Santader y ha asistido a los cursos de José Viñals y Rodrigo Uría, quien, por cierto, hizo una curiosa alusión en la clausura de su seminario a lo propicia que es para el amor esta Universidad en su sede del palacio de la Magdalena. De la Dehesa anda escurriéndose de ¡os periodistas, que le acosan sobre la posible alza del IPC durante el mes de agosto E! próximo martes contestaré dice él. Y para hoy, lañes, Joaquín Sabina, en la plaza de toros de Santander. El cantautor cubano, algo pasado, Silvio Rodríguez, justificó a última hora su ausencia ante los organizadores del Festival Internacional de Santander por enfermedad depresiva. José Luis Ocejo, director de FIS, afirma que todo el mundo esté encantado con el cambio. Y para la reseña cultural, imprescindible, la presentación, mañana, de una colección de aguafuertes de Picasso en la Galería Sur, que acaba de cumplir treinta y cinco años. Mercedes Alonso; Enma Suárez, Eva Cobo y Beatriz Santa- Enma Suárez na entre la muchachada femenina, porque de una pandilla en tiempo de verano se trata. José Martín, Luis Reina, Iñaki Riramón, Toni Cantó, Femando Guillen y Juan José Artero dan vida a otros tantos personajes de entonces. Según Manuel Arce, la película, para la que hay un presupuesto de casi noventa millones de pesetas, es muy coral La iniciativa de llevar al cine esta novela de 1963, censurada en su tiempo, es del productor Joaquín Domínguez. Manuel Arce, reviviendo la época y sus Huesca Costa Blanca Ahora la gente va a Calatayud Por Benidorm, el turismo diesel por El aire de un crimen corre mucho y gasta poco Huesca. Juan Ramón Mor La localidad aragonesa de Calatayud ha vivido durante algunos días a golpe de claqueta durante el rodaje de la película El aire de un crimen de Isasi Isasmendi. que ahora está filmándose en Madrid. El rodaje de esta película, que teóricamente transcurre en una región imaginaria, ha atraído a numerosos vecinos de la ciudad, El aire de un crimen cuenta en su reparto con actores ya consagrados como Rabal, Rey, Montllor y Verdú, que de esta forma continúa su carrera ascendente, iniciada en Veintisiete horas y El año de las luces junto a actores no tan conocidos: Arnau Vtlardebó, que es uno de los fundadores del grupo catalán Els Joglars: Chema Mazo, María José Moreno, Gabriel Latorre y Maribel Chueca. El ingenio popular lo ha bautizado como turismo diesel a éste que, cada vez con más condicionantes económicos, viene por Benidorm en verano. Dicen que corre mucho y gasta poco. Pero quien de verdad conoce las características del turismo que nos visita, es el sociólogo José Miguel Iribas, que acaba de dar a conocer una encuesta interesantísima aquí en Benidorm. Su primera conclusión es que el proletariado europeo plantea mejor las vacaciones que la clase media y lo deduce del empleo del dinero, a la vez que el de otras zonas aparentemente más prestigiosas es de los que más gasta. Razón: que llegan con todo pagado y pueden consumir sin miedo lo que traen. Otra conclusión de Iribas es que el elemento en que más se puede incidir para mejorar la eficiencia económica es la tasa de estancia