Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Rocío Jurado Heno, convenció Fiestas nocturnas para aliviar e hizo vibrar a los marbellíes los fuertes calores mallorquines Marbella. Elvira Yebra Entre luces, sombras y niebla artificial, la temperamental Rocío Jurado arroyó como una ola de fuego en el escenario del hotel Don Pepe. Al igual que cada año, la Jurado llenó, convenció y emocionó. El público, fiel a su diva, se significó con sus canciones: Vale la pena conocerte porque contigo vibro. Este mes de agosto la cantante de Chipiona sale a gala por día. A pesar del agotamiento que ello pueda suponer, en cada actuación deja la piel en el escenario. Con el público de Marbella se lo pasó muy bien. Su actuación duró más de dos horas y media; cantó flamenco, ese arte en el que popularmente no es muy conocida, pero en el que para los expertos es la mejor cantaora de España. Cuando el volcán de la Jurado entra en ebullición, el público hace lo propio. Comienza a lanzarle piropos domésticos y corea con oles sus canciones, integrándose plenamente en el espectáculo. Manuel Linares y su simpática esposa, junto con un grupo de amigos, entre los que se encontraba Marita Sánchez, disfrutaron a tope con la Jurado. También asistieron a la gala José y Pureza Meliá; Manolo Santana, Pilar Banús, que es una auténtica forofa de la cantante; Ramón Areces, Fina de Calderón, quien tampoco en vacaciones deja de pensar en sus famosos miércoles de la poesía; Pedro Masó, los duques de Alcudia, los marqueses de Alborán. Albano y Romina Power no quisieron tampoco perderse la actuación de la Jurado. Al final, el cantante italiano subió al escenario y a dúo hicieron una demostración de lo que dan de sí dos buenas voces. Antes de finalizar, un cotilleo de última hora: Soraya Kashogui, que también asistió al espectáculo, está embarazada de cinco meses. Según un comentario suyo, no tiene ni idea de quién es el papá, con razónnos hemos pasado el verano diciendo que estaba particularmente gorda. Y hablando de amores, la pintora Dina Cosson informó a la Prensa del casamiento de su magnífico cadillac Brougham Palma de Mallorca. Santiago Castelo Ya sabemos que no es noticia, pero el calor nos sigue atenazando. Durante el día el sol y el cielo llegan a ponerse blancos de puro bochorno y en las madrugadas, lejos de refrescar la brisa marina, una neblina densa y caliente humedece los cuerpos imposibilitándolos para el sueño. Es el calor quien manda. Jorge Dezcallar, a la salida de la misa de San Telmo, nos contaba un refrán mallorquín que habla de las calores entre las festividades de Santa Margarita y San Bartolomé. Inés Antich y su hija Marta han optado por comer en la bodega de su casa, que es el sitio más fresco, aunque tengan que hacerlo con velas, y Dolores y Vicente Noguera prefieren la casona de campo, con sus muros anchos, antiguos e inteligentes, que combaten los fríos en invierno y las calores en el estío. Por su parte, Paco Luna, el inolvidable alcalde de Zafra, acostumbrado a los sofo- eos del verano de Extremadura, no se queja de la calima ni abomina de la humedad. Pero el calor hace todo el que se quiera y más... Sólo que hay quienes no se arredran y prefieren luchar contra él con dosis de buen humor. Así, las fiestas siguen llenando las noches mallorquínas. Con motivo del santo de Blanca Bejumea, los marqueses de Luca de Tena han ofrecido una cena en su casa de la Costa de los Pinos. Se llama la casa La pionera pues fue la primera que se construyó en esta zona, una de las más bellas de Mallorca. El académico y periodista Torcuata Luca de Tena fue un poco el descubridor de esta Costa de los Pinos donde ahora, al cabo de los años, pasa sus veranos. En este de 1987 corrige galeradas de su novela El futuro fue ayer que verá la luz en noviembre. Con los marqueses de Luca de Tena y sus hijos Torcuata y Juan Ignacio se hallaban Giuliana y Joaquín Calvo- Sotelo con sus hijos; la viuda de Castiella, Sol Quijano; Maritín Censido de March; la condesa viuda de Elda; Aurelio Torrente; Ana María y Bartolomé de Sagrera; los marqueses de Villadarias; Alejandro Forgas; José Luis Alonso; José Manuel Gómez- Trenor; Alfonso Padilla; Carlos Pujol; Francisco Muñoz, todos ellos con sus esposas; lady Chiquita Astor; el marqués de Paul; Ignacio Alonso: el duque de Ahumada; Ana y Mercedes Méndez Azcárate, nietas del general mexicano de la revolución Azcárate; el marqués de la Laguna; la empresaria teatral mexicana Cecilia Pezet; el italiano Pierro Gallo con su mujer y sus hijos, Batista Stuart y un largo etcétera... Hubo cena bajo los pinos del jardín, al borde mismo del mar. Reinó la conversación literaria y teatral y el calor de la noche se hizo así más llevadero. Rocío Jurado con la juvenil, Seat Marbella, que completará los servicios de la suitS Royal más grande del mundo. Los habituales de Puerto Banús alucinaron cuando ambos coches se pasearon de luna de miel por sus estrechas calles. Con este espectacular amor entre motores se confirma que en esto del love no está todo escrito y, sobre todo, que en Marbella, todo es posible. Hernández Mancha, homenajeado por el pueblo que le oyó cantar Madrid. Los pueblos nunca olvidan a sus ilustres vecinos y cuentan con ellos cuando de homenajes y fiestas se trata. Así ha ocurrido en estos días de verano con Antonio Hernández Mancha y Leopoldo Calvo Sotelo; el primero, homenajeado; el segundo, pregonero. El presidente de Alianza Popular veranea en Baños de Montemayor, Cáceres, desde que era un niño. Allí hizo sus primeros pinitos musicales en el grupo The Infames que era contratado para amenizar las fiestas de los pueblos de la zona. Ahora, lejos ya su etapa musical, el Ayuntamiento de esta localidad cacereña ha ofrecido un homenaje a su ilustre veraneante. A la cena asistieron, además de Hernández Mancha y su familia, el alcalde aliancista Felipe Camisón, diputados provinciales, regionales y simpatizantes y afiliados de AP de la provincia. Y en el norte de España, concretamente en Ribadeo, Lugo, el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo ha pronunciado el pregón de las fiestas patronales con el fondo musical de las habaneras, interpretadas por la rondalla local. El ex presidente es hijo adoptivo de Ribadeo, lo que no le impide sentirse un vecino más según dijo en el pregón. Parece ser que Calvo Sotelo es ya parte integrante de la población de esta localidad de Lugo y no descarta la posibilidad de fijar algún día allí su residencia y de ser su edil efectivo, aunque ya lo sea honorario, como el último servicio a las cosas públicas de España La mitad de los turistas piensan repetir viaje Madrid Más del 50 por 100 de los turistas que han llegado a nuestro país han manifestado su deseo de repetir vacaciones en España. Un estudio sobre el grado de satisfacción de estos visitantes reveló que más del 34 por 100 estaban encantados con el trato recibido.