Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 17- 8- 87- OPINION -ABC, pág. 1 TRABAS A LA CONSTRUCCIÓN L A construcción ha sufrido últimamente tres duros embates. El sector privado disminuyó su demanda porque los movimientos de población empezaron a ser menos volumin o s o s que en e t a p a s anteriores; y al tiempo la amortiguación de la actividad industrial precisaba de menos fábricas, almacenes, oficinas. De ahí que la reactivación de 1986, que parece continuar en 1987, aliviase al sector de modo indirecto. Por lo que se refiere a la aportación de capitales extranjeros para inversiones inmobiliarias y a la construcción para establecimientos turísticos, también se ha registrado alguna etapa de crisis. En el sector público, el tercero de los que hicieron crisis, los problemas del g a s t o frenaban los t r e s grandes motivos de desembolsos del mismo. Por una parte, cesó la construcción de grandes instalaciones sanitarias, a causa de la crisis de la Seguridad Social. La Administración c e n t r a l prestó menor atención a las obras públicas, carcomida por todo tipo de crecientes gastos corrientes. que aparecen en el valle del Guadalquivir y en Extremadura, tienen su última raíz en la falta de emigración hacia la construcción por parte de sectores de poblaciones más amplios de lo que puede parecer. En tercer término, la construcción tira de todo un conjunto muy amplio de sectores, desde el de los materiales para la misma, del cemento a los ladrillos, hasta otros que, como la madera a través de los muebles, parecen en principio algo más alejados. Este amplio haz de reacciones convoca al sector público de todas partes, en ayuda de la construcción, si es que pretende éste mantener normalmente la actividad general del país. Puede decirse que el sector de la construcción se emplea en España como una especie de muelle que se aprieta pa, ra reducir el gasto público. Si ello fuese verdad, sería un error considerable. EL DICTADOR PARAGUAYO A dictadura paraguaya mantiene sus fórmulas de gobierno protegido por el histórico aislamiento del país y por la incapacidad total del general Stroessner para abrir una vía de evolución democrática, siguiendo los ejemplos vecinos de la Argentina y del Uruguay. Treinta y tres años después de haberse instalado en el poder, Stroessner parece empeñado en revivir la figura de Gaspar Rodríguez de Francia, el dictador vitalicio que ocupó el poder durante veintiséis años. Stroessner ya ha superado en siete el periodo de su predecesor. Es evidente que el obstáculo supremo para que Paraguay viva bajo una forma de gobierno moderna y justa se encuentra en la propia existencia del dictador Alfredo Stroessner, incapaz de admitir la menor evolución política que pueda poner en peligro un sistema de go- L E PARQUES ACUÁTICOS La gravedad creada con esta crisis del sector público, motivó lo que podrimos llamar la rectificación de 1986. Desde la Administración comenzó a tirarse con denuedo de la inversión pública. En pesetas constantes, la construcción creció en 1986 en un 6 por 100 sobre 1985. De pronto, a comienzos de 1987, se observó una fuerte perturbación de la oferta monetaria que repercutió en la construcción. Y en estos momentos, según datos de Seopán, el sector público debe a la construcción del orden de 300.OOO millones de pesetas. Pero sobre todo interesa el dato de que ha aumentado esta deuda en un 40 por 100. Ayudar a la construcción no es, realmente, ayudar sólo a ese sector aisladamente. Por un lado, se alivia instantáneamente el paro. Hasta tal punto, que toda crisis en él repercute rapidísimamente en las cifras de desempleados. Además, sirve para aliviar la presión de los parados en la agricultura, y con ello disminuye la conflictividad social en el campo. Las ocupaciones de fincas, las algaradas periódicas N los últimos años se han instalado en España un gran número de parques acuáticos, siguiendo la moda que comenzó en Estados Unidos hace dos décadas. Lugares de diversión preferentemente familiar, sus atracciones hacen la delicia de grandes y pequeños durante los meses veraniegos. Toboganes gigantes de varios tipos, piscinas con olas artificiales, trampolines y pistas deslizantes proporcionan diversión deportiva y refrescante a los miles de personas que los visitan diariamente. Sin embargo, recientemente se están produciendo frecuentes accidentes de diversa gravedad. Tanto si son debidos a imprudencias de los usuarios como si fueran imputables a defectos de las instalaciones, conviene que las empresas que los explotan extremen las medidas de seguridad, incluso en los consejos para el adecuado comportamiento del público que aeude a ellos. Los parques acuáticos son lugares de diversión, de esparcimiento, con una afluencia infantil muy elevada. Y no deben convertirse en noticia lamentable por la irresponsabilidad de unos y otros. ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- AlemáY) Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Valcárcel. Joaquín Vila. José Javaloyes. Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundt n Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) B. Berasálegui (ABC literario) A Fernandez (Economía J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L Martin Descalzo (Sociedad) J. Orno (Edición) L I. Parada ¡Suptementos Económicos) L Prados de ia Plaza (Continuidad) C. Prat (Dcmnical) SantiagoCastélo (Colaboracbnes) Secciones: J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badia (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J Palo (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. bierno cuya única finalidad es la duración por la duración y el beneficio de la cuadrilla de amigos que le rodea. El cinismo autoritario de Stroessner le libera de hipocresías ideológicas y cierra toda perspectiva de cambio mientras siga reinando en Asunción. La oposición paraguaya resulta, sin embargo, víctima de ese auténtico azote histórico que es la emigración, con sus fatales consecuencias despobladoras, y la gran esperanza renace ahora en la resuelta actitud de la Iglesia, que desde 1969 ha considerado que su deber pastoral era la proclamación de los Derechos del Hombre y el establecimiento de una mayor justicia social. Pero la tarea de la jerarquía eclesiástica padece, por su propia naturaleza espiritual, una capacidad de acción forzosamente lenta. La oposición política sufre también, como es natural, la erosión del tiempo, puesto que Paraguay no ha vivido un período auténtico de vida democrática desde la guerra del Chaco, que, con su enorme impacto emocional, trastornó los fundamentos de la convivencia nacida gracias a las reformas de Eligió Ayala, que permitieron al país gozar de régimen estable durante siete años felices. Cuando se mide la distancia que s e p a r a 1930 de 1987, y se sabe que durante este medio siglo Paraguay ha vivido siempre bajo sistemas anómalos y antidemocráticos, se comprenden mejor las dificultades que los miembros de la oposición democrática, tanto del interior o del exterior, tienen que sufrir para alcanzar sus propósitos de restablecer la libertad y la democracia en un país cuyo aislamiento geográfico y enclavado ha sido como el cimiento ultraprofundo para vivir también su solitaria y particular vida política. Los ejemplos de Argentina y Uruguay pueden debilitar al dictador, sin duda alguna, pero conviene tener presente que la historia paraguaya sólo se entiende part i e n d o del orgulloso nacionalismo que alienta en el fondo del alma popular guaraní, y que sólo será posible la caída del dictador por los esfuerzos en favor de la libertad de los propios paraguayos.