Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 12- 8- 87 REPORTAJE LTU ABC 41 le la Torre dePisa anillo de cemento en i 240 tubos de acero i hasta 50 metros de ididad así mientras que los otros sostenían que se trató de un percance debido a la fragilidad del terreno en un punto de la base. Lo realmente curioso es que en esos archivos se han encontrado centenares de noticias referentes a la vida de la torre, desde los detalles más insignificantes- -la adquisición de una nueva cerradura o una partida de clavos... hasta las anotaciones más complejas acerca de las obras de mantenimiento- arreglo de cornisas y. capiteles, sustitución de columnas y de vigas, jornal de un obrero, fusión de una nueva campana, juramento de operarios, etcétera- sin que figure nunca ninguna referencia a preocupaciones relacionadas con su inclinación o a medidas que se hayan tomado o aconsejado para evitar su hundimiento. En un solo documento de. 1298, redactado ante notario durante la interrupción- l a segundaque duró 88 años, se describe por fin una inspección de las obras utilizando una plomada, sin que en el texto se hable de anormalidades referentes al equilibrio estático de la construcción. Bien es verdad que en Pisa hay muchos edificios que están más o menos inclinados y es posible que los antiguos constructores no atribuyeran la menor importancia a un hecho semejante. Sin embargo, como observa un informe del Ministerio de Obras Públicas- febrero de 1979- es realmente sorprendente que no hayan sentido jamás la necesidad, tan siquiera ocasionalmente, marginalmente, alusivamente, de expresar su preocupación por la inclinación de la torre, pidiendo medidas oportunas encaminadas a evitar sus consecuencias O esos magister lapidum eran unos tranquilos o tenían motivos para pensar que no iba a suceder nada, por lo menos en muchos siglos. Y así ha sido en efecto. Pero ahora ya no se considera que el margen de seguridad sea tan amplio como para seguir esperando. Desequilibrio equilibrado Sin pruebas documentales acerca del momento en que empezó a ceder el terreno, el estudio técnico detallado a que ha sido sometida la torre en todos sus puntos ha permitido descubrir, ya en la pprnera galería- Bonanno di Pisa- ligeras rectificaciones en la que debía ha- Grabado que reproduce un fresco de Antonio Veneziano pintado hacia 1380 con el que se muestra ya la inclinación de la torre cia a inclinarse elegantemente, ju gando con las leyes del equilibrio, hizo que se aplicara el predicado de Pisa a un simpático personaje de la diplomacia italiana, que se llamaba Giovanni Capasso- Torre. Había sido vicegorbenador de las Islas del mar Egeo, embajador en Dinamarca y ministro plenipotenciario en Munich durante los famosos acuerdos de 1938. Altísimo, andaba siempre distinguidamente escorado, como si se tratara de la mismísima torre en movimiento. Para los amipartir de la tercera galería- Giovangos fue siempre, confidencialmente, n ¡di Simone- y en la parte más alta de la torre- Tommaso dÁndrea Giovanni Capasso- Torre... di Pisa. Pisano. En los años cincuenta, la preocuHay que tener en cuenta que las pación por el posible hundimiento largas interrupciones se debían de esa obra de arte animó a un grutambién a la necesidad de comprar po de trasnochadores turistas frany trabajar el mármol- s e observa ceses a resolver el problema del una ligera variación en la calidad de modo más consecuente con la hila piedra, que es más ligera a partir perbólica mona que llevaban encide la tercera galería- La torre se ma. Los sorprendió a las tres de la montó, pieza a pieza, como un me- madrugada una patrulla de la Policano, preparando meses y años an- cía intrigada por los resoplidos entes todo el material. sordecedores del motor de un coSímbolo de la inestabilidad esta- che, sometido a repetidas y prolonble del desequilibrio equilibrado gadas aceleraciones, que en el gran y del máximo riesgo calculado la silencio nocturno retumbaban como Torre de Pisa podría ser también el las de un tanque. Los improvisados símbolo de la vida política y social ingenieros habían pasado una maitaliana, siempre al borde del non roma en torno a la base de la torre plus ultra o del no va más y tras sujetarla al coche tiraban de siempre increíblemente de pie con- ella como energúmenos. ¡Hay que tra toda lógica convencional y de- enderezarla- chapurrearon balbucente, siempre en contradicción cientes, en un italiano macarrónico, consigo misma: todo y lo contrario a los estupefactos agentes- porque de todo. si se cae y se rompe sería una lásLa Torre de Pisa dio motivo, en tima! todas las épocas, a episodios y anécdotas muy curiosos. La tenden? Alejandro PISTOLESI Los investigadores se preguntan todavía si se construyó así o si se hundió debido a la fragilidad del terreno El monumento se montó pieza a pieza, como un mecano, preparando meses y años antes todo el material ber sido la perpendicularidad de la obra. Este hecho puede confirmar que los cimientos empezaron a moverse en seguida, desde las primeras semanas. Las geniales rectificaciones resultan más evidentes a de historia del santo, patrono de la ciudad, aparece a lo lejos la torre, ya terminada e inclinada. 1589- 1591: Galileo Gaiüei realiza desde la torre sus famosos experimentos sobre la caída de los graves y descubre el isocronismo de las oscilaciones pendulares observando en la catedral una gran lámpara de bronce, que tras haber sido encendida por un monaguillo sigue moviéndose rítmicamente. Galileó concibe así la idea del heliocentrismo (la Tierra gira en torno al Sol) 1908- 1911: Primer estudio científico, muy detallado, del problema del incremento gradual de la inclinación de la torre, para cuya medida sistemática y constante se montan nuevos aparatos. 1933- 1935: Primeras grandes obras de impermeabilización y consolidación del terreno. 1965- 1972: Se crea una comisión especial, sobre la base de cuyo informe se convoca un concurso internacional. Ninguno de los veintidós proyectos presentados indica una solución adecuada. 1987 (enero a marzo) La comisión opta por una solución provisional que impida, momentáneamente, el aumento de la inclinación, en espera de la solución definitiva. Una primera cantidad equivalente a 1.500 millones de pesetas figura ya en el presupuesto del Estado para las obras. A. P. 4