Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ABC INTERNACIONAL MIÉRCOLES 12- 8- 87 París sigue con atención los acontecimientos del Chad París. Interino La situación en el norte del Chad, donde ias tropas del presidente Hissen Habré penetraban el sábado pasado en la zona del territorio de Aoúzou, ocupada por Libia desde 1973 y reivindicada por Trípoli como parte integrante de su territorio, seguía ayer acaparando la atención en París a causa de la ayuda militar que presta Francia al Chad, precisamente para defender a este país del expansionismo del coronel Gadafi. Ei presidente Hissen Habré ha pedido a Francia el mantenimiento del dispositivo de ayuda militar apervier que comprende actualmente entre 1.200 y 1.400 hombres, sin reiterar su extensión al norte del país, donde la aviación libia ha seguido bombardeando las zonas ocupadas por las tropas de Hissen Habré, tanto en la zona de Aouzou como en Faya Largeau, solo doscientos kilómetros al norte de la iínea de demarcación fijada en torno al paralelo 16. Las autoridades del Chad ponen de relieve ia persistencia de los ataques libios, aunque París considere que éstos, efectuados a gran altitud, sólo tienen un valor simbólico. Todo parece indicar que las tropas de Hissen Habré se han instalado en la localidad de Aouzou, donde los combates habrían causado el sábado 437 muertos y 61 heridos libios, contra sólo 17 muertos y 57 heridos en las filas chadianas. De un lado, el presidente del Chad ha recibido el apoyo de los Estados Unidos, favorar bles siempre a reducir el poder del coronel Gadafi; del otro, todas las capitales africanas de países moderados se congratulan de forma más o menos llamativa de la nueva derrota libia en el Chad. El ministro de Asuntos Exteriores del Chad, Gouara Lassou, ha visitado al prestigioso presidente de Costa de Marfil, Félix Houphouet Boigny, que aprobaría la acción del presidente Hissen Habré; mientras tanto, el presidente gabonés, Ornar Bongo, hasta hace poco responsable de resolver el conflicto de la franja de Aouzou en la Organización para la Unidad Africana, lanzaba ayer un llamamiento a los beligerantes para reunidos en torno de una mesa. Ornar Bongo, interrogado por una emisora francesa sobre si creía en la buena fe del coronel Gadafi, no podía reprimir una carcajada. Es evidente que Libia ha rechazado toda negociación sobre Aouzou, sin admitir ni siquiera el principio. Estos argumentos eran repetidos ayer por el embajador de Libia en París ante la Prensa. Hamed el Houderi precisaba que su país contraatacaría sin la menor duda ante la agresión premeditada de Habré El pueblo libio- afirmaba el Houaderi- está dispuesto a morir por su libertad y por la defensa de la integridad del territorio nacional. En estas condiciones Hissen Habré podrá argüir que no es él e! que cierra la puerta a la solución negociada preconizada por Francois Mitterrand. Los países más próximos de Libia, como Burkina Fasso (el antiguo Alto Volta) o Argelia, desearían jugar el papel de mediadores; no parece probable, sin embargo, que Libia acepte un diálogo que sabe, por otra parte, que le será difícilmente favorable. Respaldo unánime del sindicato de trabajadores a la Melga en Suráfrica Siete mineros heridos, según diversas fuentes Ciudad del Cabo. Gregorio Viliacastín La Unión Nacional de Mineros (NUM) ha manifestado que un total de doscientos ochenta mil trabajadores pertenecientes a las minas de oro y carbón de ias regiones del Transvaal y del Estado libre de Orange se encuentran en huelga. El inicio de esta huelga minera fue debido a las discrepancias salariales existentes entre las compañías propietarias y uno de los sindicatos de los trabajadores. Unos siete mineros han sido heridos. Según las mismas informaciones- algo confusas- varios mineros habrían resultado detenidos. Un portavoz del grupo Anglo- american ha declarado que las- -primeras noticias sobre esta acción laboral eran que había habido una intensa jornada de huelga en las minas de oro del grupo y que las acciones en ios yacimientos hulleros habían sido significativas particularmente en el área de Witbank. La Unión Nacional de Mineros ha indicado que jen la acción que Pieter Botha comenzó én la noche del domingo, al menos cien mil trabajadores no acudieron a sus puestos de trabajo en las minas de oro del Estado libre de Orange. Igualmente, siguió diciendo, fueron secundados por treinta y cuatro mil mineros en Carletonville, veinticinco mil en Westonaria, nueve mil en el Witwatersrand, treinta y un mil en Secunda, setenta mil en Klerksdorp y veinte mil en el área de Witbank. Así mismo, entre los incidentes que alega este sindicato minero, acaecidos durante los primeros momentos de la huelga, se encuentran: La distribución de panfletos- e n los que se pedía la desconvocatoria de la huelgaen el área de Klerksdorp, intentando hacer creer que los mismos habían sido editados por la Unión; el arresto de ocho trabajadores en las minas del Transvaal; asaltos a ias oficinas de la Unión en Westonaria y Klerksdorp, y el disparo efectuado contra un minero en la mina de Anglovaal Lórraine, en el Estando libre de Orange. Sobre este último supuesto incidente, un portavoz de dicha mina ha manifestado que el trabajador herido fue alcanzado en las piernas cuando el personal de seguridad de ia mencionada mina utilizó bolas de goma para dispersar a una multitud alborotadora. La situación en la mina de Lórraine, así como en otras cuatro de Anglovaal, era de absoluta tranquilidad, habiéndose realizado e! turno de noche con entera normalidad. Sin embargo, el ayudante del secretario general de NUM, Marcel Golding, informó que Tos trabajadores del turno de noche fueron obligados a bajar a uno de los pozos de la mina de Vaal Reefs a punta de pistola. Entre las minas en las que los mineros se negaron a bajar a los pozos se encuentran las de Western Deep, Deelkraa! y Elandsran, del grupo Anglo- american y las de WinkelHaak, Kinross y Bracken, del grupo Gencor De acuerdo con lo manifestado por un representante de la compañía Angloamerican en varias de sus minas se habían producido algunos incidentes, protagoniz a d o s por g r u p o s de p i q u e t e s que obstaculizaban a los trabajadores que deseaban integrarse al trabajo. Seis mineros habían resultado heridos, dos de ellos de gravedad. Un informador de la compañía Gencor ha indicado que la asistencia a sus yacimientos de Evander fue bástanle baja, pero que la mayoría de los trabajadores de las otras minas de su grupo habían acudido a sus puestos con normalidad. La compañía Gold Fieíds informó la noche pasada que sus mineros habían bajado a los pozos de una manera ordenada y sin problema alguno, pero que todavía era pronto para dar una indicación precisa del índice de abstención. Fuentes políticas consultadas explicaron que el ministro de Trabajo, Pietie Du Plessis, se ha manifestado en el sentido de que tanto él como su departamento no se interferirían para nada en la huelga. Igualmente, siguió diciendo, y dado que se trata de una huelga legal, era solamente una cuestión a tratar entre la Unión de Trabajadores y ia Cámara de Minas. El señor Du Ptessis, continuó, confiaba en que tal huelga se desarrolle de una manera ordenada y sin disturbios. Nadie debe menospreciar la importancia de lo que está ocurriendo en las minas. Son el muelle de la economía nacional. Una seria dislocación en este sector- que, según parece, es lo que pretende la Unión Nacional de Minas- tendría repercusiones más allá del ámbito de la industria. Anteriores manifestaciones de la gran subvencionada huelga del NUM reflejan un alto grado de motivaciones políticas. Esto es un elemento con el cuai los grupos propietarios de las minas se han acostumbrado a vivir. A pesar de todo esfo, parece ser que ahora tiene más fuerza que nunca. En muchos casos, esta huelga será una indicación de quién lleva las riendas de! país, así como de las condiciones laborales de las minas. Se debe mantener ¡a esperanza de que ambos lados mantengan su friaidád en los próximos días. El incontrolable uso de la fuerza, debido a la situación política actual, crearía héroes revoiucionarios Es de esperar que esta crisis siga su curso sin hacer volar muchas cabezas y que ambas partes, los empresarios y los trabajadores, se den cuenta al final de cada jornada da que ambos se necesitan. Por otra parte, según información de agencias, los heridos podrían ascender a quince, y, los detenidos, a dieciséis. Así mismo, el Parlamento surafricano derogó ayer una ley que discriminaba a los trabajadores de color en las minas.