Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 12- 8- 87- OPINION -iABC, póg. i QUIVOCfl I en la nueva votación para la Presidencia del Gobierno Foral de Navarra el CDS se a b s t i e n e y no apoya con sus votos al candidato de UPN, éste no alcanzará la investidura aunque reciba el respaldo de los votos de UDF y de AP. Y con el fracaso del candidato de UPN, Juan Cruz Alli, quedaría planteada una grave situación que afecta directamente a la gobernabilidad de Navarra. Aunque el CDS insista en su teoría de las listas más votadas y eluda su responsabilidad con la invitación a socialistas y regionalistas para que formen un Gobierno de coalición- -o que rel queriría un consenso inviable entre ambos- la realidad es que su abstención impedirá la investidura del candidato de UPN: el CDS puede resultar responsable primero y principal de favorecer las posibilidades de maniobra política de Herri Batasuna en Navarra, donde el brazo político de los terroristas realiza un gran esfuerzo de subversión. Este es el gran peligro y ésa la enorme responsabilidad que la actitud del CDS puede echar sobre las espaldas de Adolfo Suárez y el conjunto de su partido. Porque si es aceptable en el normal juego político que partidos de representación minoritaria, como el propio CDS, puedan decidir a quién corresponderá gobernar inclinando a su favor la balanza del poder, no es igualmente aceptable que absteniéndose de hacerlo se abran oportunidades de influencia a otras minorías, como Herri Batasuna, cuyas finalidades políticas no tienen limpio encaje eh el sistema democrático, cuya legalidad es discutible y está cuestionada. En tales circunstancias, el CDS no puede decir con verdadero fundamento que la responsabilidad de la gobernabilidad de Navarra recae en socialistas y regionalistas, y que es cosa que corresponde resolver al PSOE y a UPN. Ciertamente, no es así. Lograr la estabilidad de un Gobierno Foral navarro, exento de cualquier tipo de presión o de condicionamientos separatistas, es asunto que atañe a todos los partidos verdaderamente democráticos y defensores de la unidad de España. Y, por tanto, al CDS. Su absten- S NO ES UN CUENTO DE VERNE OS Gobiernos europeos trabajan a toda máquina en este mes de agosto. Con el señor Mitterrand en el Elíseo y el canciller Kohl sentado en su despacho, la señora Thatcher da la voz de alarma a sus aliados. El Times londinense lo acaba de recoger. La Unión Soviética está a punto de poner en marcha una nueva fase de su programa espacial con el desarrollo de una estación de energía solar suspendida sobre la biosfera, y con capacidad para enviar cientos de megavatios a la Tierra por medio de un sistema láser. Un proyecto paralelo instalaría en el espacio exterior sistemas ópticos a partir de espejos con anchura superior a los mil metros, capaces de iluminar por la noche ciudades enteras y facilitar el desarrollo de cosechas. No estamos ante nuevas novelas de Julio Verne, sino ante un gran proyecto ción, en este caso tan delicado y complejo, no podrá ser equivalente nunca a la neutralidad, ni podrá justificarse como corolario de una teoría adoptada con horizontes de generalidad. La abstención del CDS, por impedir a UPN formar gobierno, resultará ser una actitud cuasi- beligerante de la que se van a beneficiar inevitablemente quienes son un peligro político en Navarra y en otras regiones españolas. Porque no de otra forma están planteadas las cosas. Es posible que todavía se prolonguen durante no pocos días las negociaciones y aún queda la esperanza de un cambio de actitud del CDS. Si este se produce, el partido de Adolfo Suárez demostrará, entre otras cosas, su capacidad de anteponer los intereses nacionales a las conveniencias, simpatías o repulsas que particularmente mantenga. L hilh POLÍTICA EXTERIOR N una etapa de creciente internacionalización de la política y la economía se ha producido un interesante fenómeno en torno a las monarquías europeas. Estas instituciones, cuyo origen se pierde en la noche medieval, han resultado ser instrumentos muy útiles para la política exterior de las naciones occidentales. Otro tanto cabría decir de antiguos pueblos asiáticos, desde Jordania y Malasia hasta Tailandia y Japón. ¿Qué hubiera sucedido en España si al aislamiento del régimen anterior hubiera sucedido una república más o menos autoritaria? La monarquía ha actuado como garante del tránsito hacia las libertades democráticas: pero ha sido también el elemento instrumental para abrir, desde el invierno de 1976, la nueva sociedad española hacia el mundo exterior. El heredero de la Corona británica en Mallorca no es sólo una exclusiva para los semanarios en cuatricromía. Es también un ejemplo de la diplomacia permanente que la monarquía lleva adelante, por el mero hecho de estar ahí. E al que los rusos aplican ahora mismo miles de millones de rublos. Un sabio en materias espaciales, el británico Alan Bond, resume así la competición entre los grandes: Los americanos no creen aún en todo esto. Piensan que nada importante puede ocurrir fuera de los Estados Unidos, pero el programa soviético avanza con gran coherencia. El programa de defensa espacial, guerra de las estrellas procede en parte de un malentendido de. Washington, preocupado por los avances rusos en rayos láser. Han creído que el propósito soviético era básicamente militar, cuando se trata de un gran programa industrial para producir energía y riqueza. La nave espacial Energía (35.000 millones de dólares de inversión) fue lanzada el 15 de mayo desde la base soviética de Tyuratam. Con sus casi setenta metros dé altura, el enorme ingenio (nueve veces mayor que la nave norteamericana Columbia puede colocar en órbita una carga de 270 toneladas. Sus ocho propulsores (170 millones de caballos de fuerza) funcionaron a plena satisfacción en el primer recorrido a 40.000 kilómetros de la Tierra. El problema de la industrialización del espacio se cruza así con el proyecto defensivo que trata de asegurar una coraza espacial capaz de defender electrónicamente a continentes enteros de los misiles del adversario. Son proyectos que en parte se ensamblan y en parte se repelen. También Norteamérica avanza en la búsqueda de la energía solar, mientras Gran Bretaña y Japón conciertan sus esfuerzos en el proyecto Hotol E n v i a r a la T i e r r a grandes volúmenes de energía solar plantearía cambios económicos, militares y energéticos capaces de situar nuestras modestas centrales nucleares en la Edad Media y la ingeniería del petróleo en la era de las cavernas. No estamos ante una elucubración: el Shuttle Columbia fue lanzado al espacio con éxito en abril de 1981. Siete años después despega el Energía Europa y Japón trabajan a ritmo acelerado, mientras Fernando Eguillor pregona las fiestas de Bilbao, Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darío Valcárcet, Joaquín Vila, José Javaloyes. Manuel Adrio, Joaquín Amado Jetes de Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) B. Berasátegui (ABC literario) A. Fernández (Economía) J. 1. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R Gutiérrez (Continuidad) L U Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L I Parada (Suptemertos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Casteto (Colaboraeboes) Secciones: J, Rubio (Arte) J M, Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badía (Educación) E. R Marchante (Espectáculos) J. Pato (Grálica) M. A. Flores (Huecograbado) F, Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J, A, Sentís (Nacional) M A, Martin (Sanidad) D. Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Z a b a l a (Toros) E. Y e b r a (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. -JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S, Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 16 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.