Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 5- 8- 87- SOCIEDAD -ABC, póg. 47 1 negocio de la pornografía en España resulta cada vez menos excitante El 75 por 100 de los sex- shop ha cerrado en los últimos años Barcelona. J. Clemente En los primeros años de la transición política española se produjo en nuestro país una eclosión del consumo de productos pornográficos, especialmente de revistas, vídeos y consoladores, que causaron verdadero furor entre los que pretendían una falsa liberación sexual. Atrás quedaba el popular viaje- excusa a Perpignan para ver El último tango en París y por todas partes proliferaban las películas clasificadas y los sex- shop Surgieron, en aquel entonces, las tiendas dedicadas a la venta de productos pornográficos y se desarrolló una industria alrededor del comercio de ilusiones reprimidas. Sin embargo, lo que en un principio pareció un negocio sin límites se ha convertido, con el paso de los años y la madurez de sus primeros consumidores, en algo sociológicamente controlado, lejos de la novedad y de la moda del momento. Después de diez años, el floreciente negocio de la pornografía, que ha llegado a mover cifras superiores a los veinticinco mil millones de pesetas anuales, está conociendo su peor crisis. La competencia desleal de los video- clubs, la venta de revistas en otros puntos que no son precisamente las tiendas autorizadas, una confusa legislación que tolera a cualquiera dedicarse a estas ventas sin que nadie le moleste y el creciente desinterés del mercado por el consumo de estos productos, se apuntan como las causas principales del crack del sector. ductos que vendemos, mientras que los quioscos y chiringuitos donde venden pipas y caramelos, las ganancias en productos pornográficos ascienden hasta el ochenta y cinco por ciento. Salvador Egea Feliu se queja de esta competencia desleal. Por un lado, algunos quioscos, que, pese a tenerlo absolutamente prohibido, exhiben notoriamente material por- nográfico con absoluta impunidad y a plena luz del día sin que las autoridades intervengan para nada. Por otro, determinados video- clubs, que también lo tienen prohibido, según la orden del 14 de enero de 1984 del Ministerio de Cultura, disposición de la que no hacen el mas mínimo caso. La aparición del teléfono erótico, sin embargo, no ha supuesto competencia alguna para los sex- shops ya que los phone- sex -según Salvador Egea- se anuncian en las revistas que nosotros vendemos en la tienda, publicaciones en las que ganamos una trescientas pesetas por ejemplar La primera legislación que reguló la venta de publicaciones pornográficas en España hizo especial hincapié en la protección de los niños y adolescentes de determinadas manifestaciones agresivas del mundo de los adultos. El artículo I del real decreto del 6 de octubre de 1977 dice textualmente que queda prohibida la exhibición en quioscos, escaparates, interior o exterior de establecimientos abiertos al público, y, en general, en lugares de la vía pública, de todo tipo de publicaciones que en su portada contengan desnudos humanos o imágenes, escenas o expresiones inconvenientes o peligrosas para los menores El real decreto del 4 de junio de 1982 es mucho más preciso a la hora de regular este tipo de actividades. Su artículo 3 deja claro que aquellas publicaciones que tengan relación con el sexo y sean contrarias a la moral o las buenas costumbres, únicamente podrán Los comerciantes se quejan de la competencia desleal y de la persimividad de las autoridades venderse en establecimientos que reúnan los requisitos que preceptúa. Estos requisitos son: a) Sólo podrán estar dedicados a la venta de dichas publicaciones y objetos; b) No deberán disponer de escaparates visibles desde el exterior, ni reclamo publicitario alguno sobre los productos de todo tipo que expenden; c) El rótulo del local no incorporará ni simulará expresiones o representaciones gráficas de contenido sexual; d) La entrada al local estará prohibida a menores de 1 años, 8 lo que se indicará mediante cartel colocado en forma claramente visible desde su puerta de acceso; f) En sitio visible desde la entrada, en el interior de los locales deberán figurar letreros con la leyenda (Advertencia: Cualquier persona que entre en esie local puede encontrar imágenes u objetos que pueden ofender su sensibilidad) h) Deberán contar con las autorizaciones y licencias que sean legalmente legibles Actuaciones y denuncias José Antonio Roseíl, portavoz del Gobierno Civil de Barcelona, ha declarado recientemente que se han incoado algunos expedientes a quioscos y video- clubs, aunque para estos últimos la legislación es más confusa. No obstante, estamos actuando enaquellos lugares que detectamos y de los que recibimos denuncias Hace dos años, el Gobierno Civil de Barcelona envió una circular al gremio de quiosqueros advirtiéndoles que los servicios de inspección habían detectado algunos de estos establecimientos vendiendo revistas pornográficas únicamente autorizadas para locales que reúnan los requisitos que exige la ley En dicha circular del 13 de noviembre de I985, el gobernador civil recuerda a los agremiados que se atengan a lo prescrito en el real decreto II89 82, y que en el supuesto de no hacerlo, se ordenarán las sanciones correspondientes a los infractores Los propietarios de sex- shops dudan de que se vaya a cortar el comercio ilegal que se lleva a cabo a la vista de todo el mundo. En su opinión, existen muchísimas irregularidades alrededor de la producción y del consumo de este tipo de artiiugios. Hay video- clubs que están importando elementos de látex del extranjero, los venden en sus locales, plagian revistas internacionales de porno duro donde anuncian las películas que posteriormente venden al público, exhiben sus videos en los locales donde también van los menores con sus padres, sin ningún tipo de problemas, y nadie dice nada. Ellos son los que nos están hundiendo, los que han hecho que el sector de la pornografía esté en crisis, y no se esconden para hacerlo, burlan la ley y nadie se alarma. Los comerciantes de sex- shops tenemos que pagar el doce por ciento de IVA, además de unos impuestos municiples semejantes a los que pagan las discotecas, los bingos o tos casinos, mientras que los que infring nj X i J 0 obtienen Los impuestos comen En los momentos de mayor auge de la industria de las fantasías sexuales se llegaron a montar en España alrededor de doscientas sex- shops amén de los miles de quioscos y tiendas de fotografía donde, sin autorización y casi de manera clandestina, se vendían revistas y artiiugios para curiosos, aficionados y adictos. Ahora, de los doscientos sex- shops que inicialmente llegaron a funcionar, sólo quedan abiertos unos sesenta, y, de éstas, apenas cuarenta están asociadas y debidamente legalizadas. La mayor parte de las tiendas del morbo han cerrado sus puertas porque no vendíamos casi nada, y los impuestos nos comían como, reconocen algunos propietarios de estos establecimientos. Otros, sin embargo, se han visto obligados a cerrar por orden gubernativa, ya que carecían de la correspondiente licencia de apertura. De los sesenta locales que todavía permanecen abiertos, el setenta por ciento están en Cataluña y la mayoría atraviesan una profunda crisis, por lo que sus propietarios no descartan que en poco tiempo algunos de los locales que aún resisten tengan que cerrar sus puertas ante la imposibilidad de mantener el negocio a flote El presidente de la Asociación Española de Comerciantes de Artículos de Sex- Shop, Importadores, Exportadores, Mayoristas, Distribuidores y Similares, Salvador Ege Feliu, es mucho más contundente. Este es un negocio rentable- d i c e- que deja muchísimo dinero, especialmente para los que no pagan impuestos como propietrios de tiendas del sexo. Los comerciantes. de los sex- shops p cincuenta- por ciento en los pro- La Reina de Holanda, ingresada por síntomas de meningitis La Haya. Efe La Reina Beatriz, que se encontraba de vacaciones en Francia, regresó ayer a Holanda ante la aparición de síntomas de meningitis, informaron fuentes oficiales de la Casa Real holandesa. La Reina Beatriz fue hospitalizada con urgencia en la ciudad meridional francesa de ÍS, enJaCosta Azul. Según tos médicos i j l l i l grado de la enfermedad no es más beneficios, sino queiáSÜ fegan menos al fisco