Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 5- 8- 87 SUCESOS A B C 39 La resucitada de Camas pasó su primer día en casa rodeada de fotógrafos La madre no cree conveniente que vuelva a ver a la otra familia Camas (Sevilla) María Jesús Pereira María del Amor Maceda, la joven que retornó a su hogar la noche del lunes tras haber sido dada por muerta y enterrada el pasado mes de junio, no tuvo un instante de tranquilidad en el día de ayer: fotógrafos y periodistas de la Prensa nacional e internacional no cesaron de visitar su domicilio, situado en la sevillana localidad de Camas. Amor, algo aturdida y confusa, dejó que las cámaras disparasen contra ella sin pausa. La joven, que vivió durante dos meses en el seno de otra familia, con una identidad que no era la suya, desconoce por el momento que se celebrase un entierro en su memoria, aunque el ataúd contenía en realidad el cadáver de María de las Nieves Trijueque. Aseguran que Amor ha recuperado la memoria en un ochenta por ciento. Ayer la joven ya efectuó diversas llamadas telefónicas a familiares y amigos, entre ellos a su novio, a quien dijo que se pusiera guapo porque iban a salir por televisión. La tristeza que asolaba el hogar de los Maceda desde que María del Amor, hija de éstos, fuera dada por muerta y enterrada el día 7 de junio- festividad de la Virgen del Rocío- se ha visto transformada en una inmensa alegría, la de vivir, lo que casi consideran un auténtico milagro. El domicilio de Amor, situado en el número 16 de la calle Curro Romero del pueblo de Camas, rebosaba ayer de periodistas de toda España e incluso del extranjero. La resonancia de este suceso, calificado de especialmente macabro y rocambolesco, ha traspasado las fronteras de nuestro país. En particular la Prensa alemana se ha mostrado muy interesada por el asunto. El alcalde de Camas, Francisco Pinto, y la prima hermana de Amor, Antonia Reina, visitaron ayer a la protagonista de esta historia, en la que ambos, además del fisioterapeuta Boyer, tuvieron un decisivo papel: Menos mal que me reconociste comenta Amor a Francisco Pinto. La joven habla con una voz casi difuminada y es necesario esforzarse para poder oírla. Ella, algo confusa, se esmera por ser entendida. Los ejercicios de rehabilitación realizados hasta el momento le permiten caminar, aunque aún con cierta dificultad. No se separa un segundo de su madre, a quien besa continuamente, al tiempo que le dice: ¡Qué guapa eres... cuánto te quiero! Amor sabe que sufrió un accidente hace dos meses porque así se lo han contado, pero no recuerda absolutamente nada acerca de él. Achaca el hecho de que tantas personas quieran hacerle fotos a que se ha recuperado después de haber estado gravemente enferma, de lo que, a sus ojos, todos se alegran enormemente. No tiene, por lo tanto, conciencia de la enrevesada situación en Ja que se ha visto inmersa. Pasó la mañana de su primer día en casa posando para ¡os fotógrafos, ante el asombro de éstos por la paciencia que la joven demostraba. Ahora ponte de frente ahora besa a tu madre ahora vamos a tu habitación donde absolutamente nada se había modificado desde el supuesto entierro de Amor. Cuenta la madre de Amor, Matilde Mateos, que lo primero que hizo su hija cuando regresó a casa fue pedir una tortilla de aquellas que le hacía la abuela. Entre flash y flash Amor tomó un tentempié: una buena tostada con mantequilla. La benjamina de la familia Maceda, Marisol, encontró asombroso que Amor respondiese rápidamente cuando se le preguntó dónde había conocido a su novio: La primera vez que nos vimos- dijo Amor- fue en la discoteca Holiday. Al preguntarle qué habló en el primer encuentro con Manuel, después de resucitada Amor enrojeció a gran velocidad. Los familiares aseguran que el carácter tímido no le ha cambiado. Mientras tanto, el novio de Amor se muestra bastante reacio a realizar ningún tipo de declaración sobre la conversación que mantuvieron ambos en la clínica Sagrado Corazón de Jesús, donde permaneció la enferma antes de volver a casa. No obstante, dijo que al principio Amor estaba algo cortada, pero cuando nos dejaron solos me abrazó, me dijo que me había echado de menos y que me quería mucho El cansancio de tantas emociones experimentadas por los Maceda en un plazo de tiempo tan breve se veía recompensado con la presencia de Amor, que se sabía la reina de la casa rio con quien creía muerta La otra cara de la moneda la encontramos en Huelva, donde la familia Trijueque acogió a María del Amor Maceda durante dos meses por error en la identificación del cadáver de su verdadera hija, fallecida en el mismo accidente en el que Amor perdió la memoria. Respecto al deseo de ver a Amor por parte de la familia Trijueque, Matilde Mateos ha declarado que comprendo que ellos han actuado de buena fe, pero por ahora creo que no es conveniente que vuelva a verlos Marisol, una de las hermanas que compartía habitación con Amor antes del trágico accidente, no ha logrado dormir con ella desde quekel pasado lunes regresara a casa. Todas las noches aparece en mi habitación- manifiesta la madre- y es lógico, porque le da miedo despertar y encontrar a su lado a quien había creído muerta para siempre. La única persona que Amor recuerda de su estancia en Huelva es Enrique Boyer, el médico fisioterapeuta que dio crédito a las afirmaciones de la enferma. Lo que otros doctores denominaron tabulaciones de una amn é s i c a Enrique Boyer lo c a l i f i c ó de sorprendente por las muchas coincidencias de sus declaraciones: la joven afirmaba llamarse María del Amor Maceda, ser la tercera de cuatro hermanos, hija de Manuel Maceda y Matilde Mateos, y vivir en la calle Curro Romero, de Camas... Ayer María del Amor volvió a vestir la bata que utilizara tiempo atrás en la peluquería de Sevilla donde trabajaba. Los padres, atentos a su reacción, observaron felizmente que Amor la aceptaba como algo familiar. Un episodio más de la vida de su hija había sido recordado por ella. El fisioterapeuta Boyer desveló en Huelva la verdadera historia de Amor Huelva. Antonio Castro La decidida actitud del fisioterapeuta Enrique Boyer ha sido determinante en el feliz desenlace de la historia de María del Amor Maceda, cuya indentidad fue confundida con la de otra joven después del accidente de tráfico sufrido por los vehículos que ocupaban ambas. Tras la investigación realizada por el doctor, Amor ha podido regresar a su hogar. Según ha manifestado el señor Boyer, María del Amor Maceda ya pronunciaba su verdadero nombre cuando estaba internada en el centro sanitario de Sevilla, a donde fue trasladada después de sufrir el accidente. Ya en el hospital La Casa del Mar de Huelva, donde se realizó la rehabilitación, los facultativos pensaron que la actitud de María del Amor y sus constantes alusiones a este nombre se debían a un cambio de personalidad. Sin embargo, ante la extrañeza que observaba en su proceso de recuperación Enrique Boyer siguió investigando en el caso. Ahora, María de) Amor tan sólo recuerda de su estancia en HueJva la figura de este especialista n rehabilitación, que era la única persona que Ja llamaba por su auténtico nombre. Según Boyer, la familia de Huelva que se había hecho cargo de Amor ya comentaba hacía días las diferencias que se apreciaban entre la actitud de la muchacha de Camas, a quien creían su hija, y la personalidad de Nieves antes del accidente. A pesar de todo, la acompañaron diariamente a las sesiones de rehabilitación. Ni un solo día dejaron de asisitir a las sesiones afirma el fisioterapeuta de La Casa del Mar. Las investigaciones de Enrique Boyer culminaron el pasado sábado, cuando el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Huelva llamó al fisioterapeuta para que prestara declaración... Esa misma mañana, la familia de Camas había presentado una reclamación oficial de su hija, y se pudo comprobar que aquel día, en el Juzgado onubense se contaba ya con un completo reportaje fotográfico de María de ¡Amor. Se realizaron además las oportunas diligencias que, según fuentes del Juzgado, consistieron en un análisis del cabello y las huellas dactilares de la joven de Camas.