Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Se cumple hoy el vigésimo quinto aniversario de la muerte de Ramón Pérez de Ayala, un escritor de raza, criatura rara y elegante en palabras de César González- Ruano. Un novelista que unía a su inteligencia una culta ironía y un estilo terso, eficaz y brillante. Colaborador habitual de ABC, Pérez de Ayala es un c Wffli Wik ejemplo de espíritu liberal, de autor independiente, de crítico certero que no admitía mediatización alguna. Con motivo del aniversario, abrimos estas páginas dedicadas a su memoria con el artículo que Luis Calvo escribió, hace ahora veinticinco años, para despedir a un amigo y a un maestro, a un escritor irrepetible. Ramón, dual ADIE sabría decir, y nadie me lo ha dicho, ni yo lo he podido averiguar en cuarenta años de íntima y fiel relación con Pérez de Ayala, si era el hombre- poeta y novelista- -o el crítico- frío humanista, entregado a la hermenéutica- quien predominaba en su genialidad literaria. Sólo sé que padre, esposo y amigo no lo hubo más tierno y humano que él. Y, como maestro en letras, los que hemos tenido, aquí y fuera de aquí, muchos maestros en letras, no conocemos otro que le aventajara en profundidad de conocimientos ni en viveza de ingenio. Es un dolor que hombres así se extingan antes que nosotros, que quedamos huérfanos de su señorío intelectual. Ramón Pérez de Ayala, con su incisivo escalpelo, hubiera desentrañado el alma humana, en lo que ello es humanamente posible a u n poeta, que es quien todo lo puede, si no hubiese sido él tan humano. Considerando a los hombres, llegaba a un punto en que, o se enternecía, o se burlaba. La ternura le hacía religioso- que lo era como pocos lo han sido- y desviándose del juicio directo de los ejemplares humanos que tenía a la vista se sumía en el universo, y aparecía entonces como un místico, con sus lentos, largos y espesos párpados cayéndole sobre la nobleza de su mirada de poeta. N ¿Y la burla? Era implacable. Cáustico e implacable frente a la 1 pomposidad, frente a la vacuidad, frente a la ignorancia altiva, frente a la falsedad, frente a la codicia, frente a la hipocresía, de las obras ajenas ni más entrañable y piadoso con el perpe- trador de esas obras vulgares. ¿Quién se sobreponía a quién en esa dualidad de la persona de Ayala? Su cultura le hacía intransigente. Pero como hombre- poeta- nada del hombre le era ajeno, y todo lo comprendía y no es que lo disculpara, es que se insertaba él mismo en todo lo humano. Como San Agustín, que era muy suyo San Agustín fue siempre lo suyo Le hemos enterrado. Un manantial muy hondo de poesía, de sabiduría, de humanidad, se ha cegado en esta tierra de España, que él- gran astur y de Tierra de Campos- más humildemente que nadie, olía a tomillo y romero, y luego besaba sensualmente. Tengo que decirlo porque he vivido junto a él cuarenta años de amistad y de aprendizaje, y es un deber que me sojuzga. Es una oración. Porque algo, que es superior a mí, algo, Ramón, que ya te tutela, el Dios que tú buscabas, el Dios en que siempre descansabas, me pide, Ramón, que, por ti rezando, salga hoy en los papeles Oración por un poeta, que sólo, aquí abajo, refrente a la ramplonería. No he cababa la sencilla gloria que debemos a los poetas verdaderos, conocido otro crítico literario, que y que, allende, aspiraba nada mordaz, que zumbón, pero siemmenos que a la definitiva gloria pre justo y agudo; no ha habido de Dios. en el mundo de las letras crítico Luis CALVO más virulento con la vulgaridad Bibliografía- Poesía La paz del sendero (1903) con prólogo de Rubén Darío (1904) El sendero innumerable (1916) El sendero andante (1921) Novela Tinieblas en las cumbres (1907) Sonreía (1909) A. M. D. G. (1910) La pata de la raposa (1912) Troteras y danzaderas (1913) La araña (1913) novela corta publicada en 1959 junto a otras dos- Pandorga y Justicia -y la obra de teatro La revolución sentimental Tres novelas poemáticas de la vida espa- ñola Prometeo Luz de domingo y La caída de los limones (1916) Belarmino y Apolonio (1921) Pandorga (1922) publicada en 1959 Luna de miel, luna de hiél (1923) Los trabajos de Urbano y Simona (1923) El ombligo del mundo cuentos (1924) Bajo el signo de Artemisa narraciones juveniles (1924) Tigre Juan (1926) El curandero de su honra (1926) Justicia (1928) publicada en 1959 El raposín novela postuma acompañada de cuentos inéditos (1963) Hermann encadenado (1917) Política y toros ensayos críticos (1918) Divagaciones literarias (1960) Principios y finales de la novela (1959) El país del futuro (1959) Más divagaciones literarias (1960) Amistades y recuerdos (1961) Fábulas y ciudades (1961) Las Terceras de ABC recopilación de artículos, postumo (1977) Teatro La revolución sentimental (1909) pieza corta publicada en 1959 junto a tres novelas breves. Ensayo Las máscaras ensayos de crítica teatral (1917- 19)