Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 A B C IBEROAMÉRICA Tras la visita a Cuba de José dos Santos, jefe del Estado angoleño, Fidel Castro podría estar intentando modificar su estrategia respecto del país africano MIÉRCOLES 5- 8- 87 Fidel Castro podría intentar un cambio en su política con el Estado de Angola Rápida degeneración de la situación político- social en Haití Miami. Roberto Laurenti Bajo una fuerte lluvia de especulaciones e interpretaciones para todos los gustos ha sido seguida la visita y encuentro de el jefe del Gobierno de Angola, José Eduardo dos Santos, con el gobernante Fidel Castro en La Habana. La diplomacia cubana sólo dio un lacónico y formal comunicado tras la primera reunión con un clima de fraternal y plena identidad en una visita fraternal y amistosa Dos Santos visitaba Cuba por cuarta vez. Ciertas informaciones hicieron aparecer a den interno y externo sobre el país. Pero dos Santos como solicitante de la entrevista también se sabe que el castrismo quiere con Castro, pero La Habana dejó bien claro plantear una revisión de la situación general que la visita del presidente angoleño fue pro- de Angola, Namibia y Suráfrica, para aminorar las tensiones, haciendo cumplir la resolupuesta por Castro. Esta visita ha hecho suponer que, tras las ción 435 de las Naciones Unidas que tenía recientes informaciones en relación con una que haber sido puesta en ejecución en 1979. Mientras tanto, los acontecimientos en Haití revisión de la política africana de Castro, podría plantearse una nueva estrategia en An- se desarrollan en un clima antinorteamericano con una bipolarización política que desesgola. tabiliza al país. Al llegar a Puerto Príncipe, Nuevas posturas uno encuentra un estado tan lamentable Por otra parte, está el encuentro entre fun- como en los peores tiempos de la dinastía cionarios de Luanda y Washington, que obliDuvalier. El deterioro está por todas partes y ga a aclaraciones diplomáticas a nivel de jefe la escasez de productos es total. Pero lo que de Estado, y aunque el departamento de Es- más perturba es el Estado sensitivo de la potado norteamericano dejó claro que las reu- blación, el pueblo dice: no se puede hablar niones fueron de carácter técnico y explorato- de grandes cambios y sí de incapacidad y rio, y por tanto sin consecuencias de cambios desastre, el espíritu de dictadura siempre políticos, presentaban una nueva cara en las está presente posturas de ambos Gobiernos. Caminando por el mercado de hierro duLa Habana está presente en Angola desde rante el pasado sábado, pobres comerciantes noviembre de 1975 con tropas regulares que venden malas verduras y humildes artesanías Luanda pagaba en los primeros tiempos a ra- para turistas, de los pocos que aún quedan. zón de cien dólares y manutención por solda- La multidud empezó a manifestarse y tos soldo. Esta fue la primera base cubana en el dados aparecieron rápidamente. Sin más, continente negro y significaba el tener que empezaron a disparar. La muchedumbre, cuidar la frontera sur con Namibia y sostener destrozando puestos y mercancías, escapacombates con las tropas surafricanas, que ba, se veían caer heridos que eran pisados efectúan ataques desde sus bases en Nami- por las gentes en la huida. bia, país controlado por Pretoria. Igual que con Duvalier La retirada de las tropas cubanas siempre ha estado condicionada a la independencia Vea usted decían personas del pueblo, de Namibia y su entrega al movimiento gue- este es el ejemplo del momento que vivirrillero y revolucionario del SWAPO. Por su mos, tan brutal como con los Duvalier. El parte, Angola se ve enfrentada a la presencia Ejército dispara sin piedad ni responsabilide la guerrilla de UNITA, liderada por Jonás dad La calle es literalmente opositora, antigobierno, con la misma virulencia que es antiSawimbi, asistido por Estados Unidos. duvalierista. La pobreza nos golpea en la Guardias de corps cara sin piedad. La violencia se acrecienta, y Sin embargo, y dentro de este complicado el pueblo se prepara para desatar el caos. tablero, las tropas de Castro, casi desde el Hemos sido engañados es la frase, uno principio, hicieron las funciones de guardias siente los mismos momentos que en las sede corps de las explotaciones petrolíferas manas anteriores a la caída de Jean Claude americanas en los ricos pozos de Cabinda, al Duvalier. norte del país. Washington no ha hecho deLas Fuerzas Armadas han declarado que masiadas reclamaciones sobre el hecho, pero se está produciendo infiltración cubana y se últimamente senadores y representantes re- asegura que en los sacos de arroz importado publicanos han insistido que tanto Gulf como llegan al país armas de contrabando. La opoChevron, compañías petroleras norteamerica- sición encabezada por la coalición de las cinnas que explotan pozos dentro de ese encla- cuenta y siete organizaciones, composición ve, debían terminar con esa situación. de grupos populares de acción cívica y asoSe tiene el convencimiento de que estas ciaciones campesinas de base unidas a sindireuniones no producirán ningún cambio de calistas. Claman que la política de tipo tradifondo, ya que dos Santos fue muy claro en cional sólo ha producido dictadores y demaun discurso del pasado mes de abril cuando gogos. Los cincuenta y siete han tenido la dijo que era muy ingenuo pensar en la retira- capacidad para llamar a once huelgas geneda de las tropas internacionales cubanas rales desde el 23 de junio al 3 de julio, veinti (unos treinta y cinco mil hombres) mientras dós personas muertas y en las últimas semaexistiera una situación de agresiones de or- nas la reacción de grupos de derechas enca- bezados por terratenientes apoyados por viejos tontón macutes han masacrado a cerca de doscientas personas. Los efectos de esta violencia ha sido de tal mangnitud que por caminos y calles de pequeñas villas hemos visto los cadáveres destrozados con un impresionante olor fétido, sin que nadie se atreva a recogerlos y enterrarlos. Los hospitales no han tenido medios para atender a los heridos y los han dejado morir. Por su parte, los soldados habían disparado contra una turba que incendió un camión de basura del que aseguraban llevaba cadáveres desde un hospital, según testigos. Otros sectores de la oposición plantean la versión de que Washington es el que sostiene y arma al Gobierno interino del teniente general Henri Namphy. Apoyo norteamericano Preguntado Louis Roy, uno de los redactores de la nueva Constitución haitiana, qué supuesto grado de responsabilidad tienen los norteamericanos, remarcó, que el propio Gobierno Namphy está aprovechándose de esa situación, indicando a los americanos que sólo ellos podrán frenar cualquier desvío izquierdista. Poniendo como fondo trágico la figura de Fidel Castro. Jean Claude Bajeaux, el líder de mayor prestigio de las cincuenta y siete organizaciones criticó la situación diciendo que el Gobierno no es sincero, y alimenta la desconfianza de los dirigentes de la oposición La misma Prensa, que usa con tino la libertad de opinión, declaraba la fuerza que respalda al Gobierno es la Embajada de los Estados Unidos Ahora la Iglesia católica también se ha erigido en indicativo político al lado del campesinado y los trabajadores y demanda al Gobierno soluciones que aplaquen a las masas y miren con más atención a los grandes problemas económicos y sociales que les acosa, abandonando las falsas maniobras políticas. Escepticismo El Gobierno Namphy, aunque está bajo fuertes presiones, no parece que esté preparando ningún tipo de renuncia. La oposición, por su parte, ha entrado en el camino del escepticismo. No creyendo que el Consejo Nacional de Gobierno mantenga el calendario previsto de elecciones para noviembre próximo y la entrega del Poder para el 7 de febrero de 1988. Mientras tanto, la situación político- social haitiana sigue descomponiéndose y la oposición no termina de ver una salida practicable y pacífica al conflicto planteado en la isla caribeña tras la expulsión de los Duvalier. Los rumores de golpe de Estado son cada vez más consistentes y el Gobierno Namphy, alarmado por ellos, recrudece su posición y reprime con mayor virulencia cada vez cualquier brote de inestabilidad social y alteración del orden público. -v