Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 agosto- 1987 ABC ÍITcfarío ABC IIÍ ABRÍA que preera algo que dependía guntarse qué de la calma, falsamenha quedado de te sostenida de la criaquella novelista difícil, minal en potencia. Sólo MARGUERITE DURAS i n t r i n c a d a poéticaaquellas escapatorias Editorial Versal. Biblioteca del Corondel. Barcelona. ¡24 páginas. 900 pesetas siempre, en esta Maral jardín podían salvarguerite Duras de hoy, la provisionalmente, llena de éxitos en su cumplida madurez, separa no estallar ante la monotonía insoportadeja, la protagonista mantine su particular forguida ahora por numerosos y fervorosos lecble del hogar donde todo le era hostil, por taleza, y hasta su confesión, hecha como de tores, confirmada en su gloria con el Premio más que la víctima, sordomuda, no hiciera paso, sin querer darle el énfasis que requeriGoncourt por El amante (1984) una novela ría, es más que nada un movimiento de la otra cosa que tener todo desesperadamente muy breve, absolutamente clara y lineal, que, ordenado y limpio. pieza principal en el tablero que destruye tosin duda ha recibido el importante premio por talmente la estrategia del contrario. No trata La protagonista sabe que está loca; al mela meteórica ascensión de la novelista en nos sabe que una declaración en ese sentido unos pocos años, cuando ya no parecía que hubiera precipitado su destino. Ahora sabe pudiera esperarse de ella la luminaria de una que va a ser recluida en el sanatorio psiquiárevelación. Nadie como esta mujer más divertrico de Versalles, pero esto podría haber sa en el cultivo de los géneros: novela- de ocurrido mucho antes s ¡ella no hubiera mandistinta estructura en cada título- cine, teatenido sabiamente su calma y su atenta inditro y periodismo. En estas páginas críticas se ferencia. Ló que no acaba por entenderse es le ha seguido también con extensión y detenilo que sostiene la tenacidad, la vida en silenmiento merecidos. cio- pese a su profunda tensión- de la protagonista. Pero es que todo esto lo ordena La sorpresa de esta vez ha consistido en misteriosamente la presencia del amor. Ella ofrecernos aparentemente una breve novela vive sobre el recuerdo de un amor en el qué policiaca. Tomado el argumento de una de fue asombrosamente feliz. Puede ser que la sus primeras obras dramáticas, no es tan impérdida de su razón se deba a eso y no a portante la anécdota en sí- e l crimen consatodo lo que viene después. Cuando le prebido- como el estudio minucioso, casi agreguntan si ella se sentía loca responde que sí, sivo, de sus personajes. Y me he atrevido a que ocurría todas las noches. Oía cosas... escribir esa palabra porque el dialogó constiCreía que pegaban a lá gente... Y no, no se tuye una verdadera agresión a las personas lo dice a los demás, no se lo dice a su marique mueve para desentrañar el misterio. do, porque él hubiera aprovechado esa conToda la novela está dialogada, sin que a la fesión para llevarla al sanatorio. novelista le haya importado esta evidencia de La novelista, a lo largo de su carrera noveque esté siempre en primer plano para el lística, dramática, cinematográfica ha ensayacompromiso con el lector el origen teatral de do todas las posibilidades de relación amorola fábula. sa que se establecen entre dos seres. Aquí La terrible forma en que el crimen se realiha dado un paso nuevo para que todo se re- za no está aprovechada para aterrorizar al suelva en el laberinto de un cerebro, perdido, lector, que, técnicamente, se ve obligado a por un corazón atormentado. Si esta mujar no prescindir de los detalles patéticos o dramátihubiera sido en un tiempo breve de su vida cos y a entrar en el juego dialéctico e inteliabsoluta e irrepetiblemente feliz, en ese ceregente del policía para encontrar una solución bro no se hubiera podido levantar ese infierno lógica, aun después de tener la confesión del de tribulaciones. Pero en aquel clima insoporculpable. El telar desde el que se prepara el table nunca hubo peleas porque amenazamisterio está utilizado sobriamente y, aunque ba la razón ante un ser desamparado y arroel crimen, en sí, tenga todos los extremos de jado a la desesperanza. Solamente tenía la una historia- que hasta puede resultar vulgar salvación de ese jardín, tiempo y mínimo de en su planteamiento- el interés del lector no bienestar para escapar del campo maléfico se mueve en la dirección que el género parede su víctima, demasiado grande, que con su ce exigir. Este es el valor principal de lá node salvarse, tampoco de justificar una monssilencio y su humanidad, desmesurada para vela, el paso de lo anecdótico a lo psicológitruosidad como la que ha cometido, sino de ocupar aquella casa, y a la que era difícil soco. De un tema que arranca del teatro- n o explicar el desarrollo de un proceso, que para portar, cuando andaba, cuando comía, cuanconocemos la pieza dramática- sorprende ella tiene un planteamiento brillante dentro de do dormía. que no se haya jugado con el climax esperasu fatalidad. Si no hubiera existido ese jardín do. Habrá lectores que se sientan defraudaLa única salida para ése cerebro atormende la casa donde escapa de la desesperación dos por no encontrar, al menos en la página a que la llevan los demás, el drama se habría tado era la de sobrevivir en la ocultación de final de la novela, la solución total del mistesu propia personalidad, porque morir no era producido mucho antes. Por más que su lenrio. La protagonista- no hay por qué silenciar algo en lo que se pudiera pensar. Ella, que guaje no tenga réplica posible, ella necesita que es una mujer el personaje clave del propodía matar, se sabía inteligente y no podría hablar, una vez que, ha roto el fuego, y podría blema- es como una pieza más que está morir, no quería morir. Le asombraba lo fatal, estar explicándose interminablemente. La últiconstruyendo la solución. Como otros locos y se decía, pensando en ella misma: Ser inma línea de la novela dice: que caminan justificando su locura por los lateligente y que tenga qué morir esa inteligenberintos de la ficción- d e muchas clases y cia... Inteligencia- -sin la razón, como se- Yo, en su lugar, escucharía. Escúcheme. de distintas complicaciones arguméntales- quería hacer evidente ahora- que nunca fue la protagonista de La amante inglesa- u n Porque donde acaban sus razonamientos cultivada, porque su marido durante un tiemsimple juego de palabras- trata de justificar- los suyos, intransferibles- podrían comenpo le proporcionaba úná tortura más: leer un su crimen sin que necesite ei perdón de los zar de nuevo. Ya que el final es un final que libro en voz alta cada noche. Sin embargo, le demás. Su conducta es lógica y su personalitampoco le sirve a nadie más que a ella. El prohibía leer febeos, aquellos que de pequedad contundente. cine ha prestado a Marguerite Duras una esña robaba en la escuela. La existencia que cena muda y de acento surrealista donde ya había llevado no conducía a nada, mientras Es un escenario cerrado, las piezas del el diálogo no importa, por más que hasta enque al principio había sido tan bella. En fia juego se mueven consecuentemente. Por tonces todo haya sido contado. También, lo Marguerite Duras nos ha dado otra novela de más que las razones de la culpable se justifiinesperado del principio del fin. La protagoamor, aunque parezca mentira. quen por ellas mismas y el acoso de quien nista no se ha decidido a matar hasta que le trata de desvelar el misterio las acepte en era completamente necesario. La apariencia José GARCÍA NIETO principio para desenredar linealmente la maapacible de aquella casa, de aquella familia de la Real Academia Española H