Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 A B C ESPAÑA EN VACACIONES SÁBADO 1- 8- 87 Noches en la ciudad La sierra de Madrid Vive y deja morir Madrid. Juan Francisco Alonso Mira, Luna: Ellas ponen ojos de cordero degollado; ellos, de 007 en su peores tiempos, es decir, encarnado en Timothy Dalton. Elias aspiran a ser Kim Basinger o, si adivinan que los caballeros no las prefieren rubias, Debra Winger; ellos se visten de posmodernidad y oro, de tachuelas y coleta recortada a lo Miguel Bosé, el chico que quiere ser padre y amo de su casa. Y, ellos y ellas, se miran a los ojos. Son las tres de la madrugada en la Castellana, un siglo más tarde en centroeuropa y apenas el atardecer en Canarias. En cualquier caso, es una hora tan apropiada como cualquier otra para vivir y dejar morir. Mira, Luna: De noche, la ciudad es una pasarela de asfalto, un inverosímil escenario en el que no hay patio de butacas. Como en una obra de teatro de vanguardia, aquí todo el mundo actúa. A veces, hasta nace una nueva estrella entre tanta confusión. En París- Madrid, Bibí Andersen mira a las niñas- rockies, aspirantes a la gloria, con cierta ternura. Seguramente piensa que a ella le ha costado mucho trabajo llegar a primera vedette de este peculiar teatro para ahora regalarle el papel a la primera quinceañera descarada que se haya escapado de casa para descubrir la magia de esta ciudad, esa magia que todos pregonan. Mira, Luna: En Madrid no cabe la nostalgia. Aquí nunca ha habido murallas. Por eso, en quinientos metros de escenario se confunden tablaos flamencos, criadas filipinas, directores de cine de Ciudad Real y hasta tienen su sitio las piernas de Alaska que, según dice, son las más bonitas de México. Entre tanta amalgama y desenfreno, Madrid también puede ser amarga para todos los que aquí llegan con intención de dominarla y apenas consiguen un papel de extra En estas noches de verano, terrazas y discotecas de moda se llenan de aspirantes a figuras, de chicos guapos que pretenden ocupar el lugar de Imanol Arias; de chicas espectaculares, seguramente vencedoras en algún concurso veraniego de belleza, de esos que ni son concursos ni son na Mira, Luna: Como en cualquier teatro del mundo, en las noches de Madrid todos luchan por conseguir el primer papel, por cruzar ese puente sobre aguas turbulentas que hay entre la nada y las estrellas. Es, realmente, una guerra de gran calado donde se utilizan las armas más modernas, el no va más de la tecnología militar: una minifalda más mini que falda, de esas que ni cubren ni quieren cubrir; un pendiente cada vez más extraño, un SS- 20 en las orejas; o un modelo de Agatha Ruiz de la Prada, una montaña rusa en las caderas sobre la que deslizar los ojos, a esa horas llenos de chiribitas. Como en las batallas de verdad, aquí tampoco gana quien tiene el último armamento, sino quien lo ha colocado mejor; quien, en una estrategia de anticipación, vislumbra un nuevo estilo que otros puedan imitar. La gloria está en la originalidad, en un pantalón cuadrado, en una peineta de la Cruz Roja o en unas bambas con aspecto de balón de fútbol. Mira, Luna: El futuro está en ganar por eliminación, en vivir y dejar que otros mueran. Colmenar Viejo, donde privan el chiringuito la afición a los toros y el deporte Colmenar Viejo. Isabel Montejano Cuando los colmenareños ilustres se reúnen para homenajear a alguien, siempre terminan pidiendo, como postre, requesón con miel. Hay ocasiones en que ni en Mostacilla lo tienen, pero no es por descuido, sino porque no es temporada. Pero quede claro que el requesón y la miel fueron cantados por Luis de Góngora y Argote en 1621 en un precioso y dulce poema, este de mimbres vestido requesón de Colmenar y, recientemente, por el mismísimo Adrián Piera. Dicho esto, pasamos a la continuación de crónicas colmenareñas y va de toros y deporte. Antes, me siento una rato en la colonia del Vivero, en el Yib- Terraza ¿Ustedes saben donde se reúne la alegría, el bullicio, la fiesta, fa simpatía, la juventud encantadora, el ángel la gracia y todo lo bueno que pasea su palmito por este Colmenar Viejo? Pues en este chiringuito, capitaneado por Miguel Ángel, Chema y Quiri. Y si no, que se lo pregunten a esa simpatiquísima corre- chiringuitos que es Virginia. Ella les podrá contar. Porque aquí, también priva el chiringuito Hay quien quiere hablar de la juventud del pueblo. Es Alfonso Mansilla, quien asegura que aunque Colmenar tiene carisma hay poco ambiente para la juventud. Pero nosotros se lo vamos a dar. Se había perdido lo de las terrazas y las quermeses pero por fortuna están volviendo. Aunque parezca mentira, aquí un tema que da para mucho entre la juventud son los toros. Nosotros hemos formado una Asociación Taurina, Tierra de toros que presiden Braulio Matellano y Pedro de la Morena. Somos aproximadamente medio centenar, entre los que predomina la gente muy joven. Gracias al presidente de la Federación Taurina Nacional, Lucio de Sancho, hemos organizado un ciclo de conferencias, que patrocinó el Ayuntamiento, y entre los oradores y contertulios hemos tenido al propio Lucio, á Victorino Martín Andrés, ganadero, a Ramón Bargas Bensusan y Antonio Sánchez Belda, veterinarios; al que fue diputado autonómico de la Asamblea de Madrid, Juan Antonio GómezÁngulo, al presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia Juan Pedro Domecq Solís, a otro experto como Pablo Paños y al periodista Matías Prats. Fue un ciclo sensacional y eso lo vamos a repetir. Lo que tratamos es de fomentar la afición, mantenerla y acrecentarla. Cuando se me ocurre preguntar si también hay afición entre las mujeres, Dorita Moreno, conocida por la muy callada, siempre callada que está a la que salta... salta. ¡Llevo media hora intentando decirlo. Porque mira, aquí las mujeres siempre han ido a las corridas, sobre todo a las de la feria de San Isidro, y no digamos nada a la de Remedios. Afición mucha y además, que estamos enteradas. Y María Antonia García Torres me cuenta que ella es madrina de honor de la peña taurina de Santiago García, El Tranquilo y de Pepe Colmenar. Mansilla dice que la Asociación Tierra de Toros otorgará trofeos al mejor toro que peleé en varas y que los objetivos de la misma son culturales. Cuando llega Miguel Ángel de Andrés, director de La Comarca se une a Alfonso para hablarme del deporte. Aquí pega mucho el fútbol, cuyo club ha ascendido a Tercera y tiene el mérito de ser todos de la cantera. También hay mucha afición a jugar a pelota en el frontón, deporte casi institucional del pueblo. ¿Y el tenis? Bien. ¿Y el baloncesto? También. No sé, pero no lo dicen con mucho entusiasmo. Otra afición muy colmenareña es el ciclismo. Empezó con Julián Berrendero, que aunque no era de aquí tenía ascendencia. Enseguida salen a relucir otros deportivos; como Lorenzo Rico, portero de la selección española de balonmano, o Fermosell, que mide dos seis nada menos, y que es internacional de la de baloncesto. Los preparativos de las fiestas, bien. Los certámenes literarios convocados por el Ayuntamiento, el X torneo de ajedrez Open de Colmenar Viejo, que se celebra unos días antes de las patronales de Nuestra Señora de los Remedios, en marcha. El pueblo, también, de manera es que todos contentos y hasta la próxima crónica que irá de colmenareñas y colmenareños. Costa Brava Amor en Playa de Aro Playa de Aro. Leticia Gil de Biedma El grupo Letraset, jóvenes autores de circunspectas pretensiones literarias, decidió un buen día enrolarse en la traviesa aventura de rellenar con tinta todos esos huecos que los remilgos de los escritores van dejando en la literatura catalana. Se repartieron los deberes según preferencias hasta ahora inconfesas: para Tony Vinyes, la novela de terror; la policíaca para Miguel Sanyanas; a Jordi Arbanes le tocó la moralista; a Assumpció Cantalozella, la rosa; a Jordi Soler, el western; a Josep Sonlleras, la rural, y Ma Mercé Roca se inclinó por el drama sentimental. Después de año y pico de vida han publicado cuatro novelas. Son obritas escuálidas de cincuenta páginas perfectas para leerlas de un solo trago en el dentista, la cola del cine o el autobús. En el restarurante Cal- Rey se celebró la presentación de la cuarta criatura que este grupo lanza al mundo: Amor en Playa de Aro original de Assumpció Cantalozella en el más pruo corte rosa. A esta agradable tertulia acudió Arcadi Calzada, vicepresidente del Parlamento catalán; el alcalde de Playa de Aro, Aniceto Clara; el humorista y escritor Joaquín Montañola y el popular mago Xevi. Mañana: Miraflores de la Sierra