Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AL LORO ¿POR QUE SUS QUEJÁIS, NECIOS? A vcTdad es que no comprendo por qui sus tuc áis, necios míos. ¿Eis uc acHso, o por v e n t u r a la anla Administracii n de nuestro pau íicnc lil culpa de que cada tres meses tengamoí que tbonar un: i Lnñma cantidad al Mmisicrio de Hacienda. ¿Es que por venluia, ia Sania Adminisfración de nuestro honesto Ciobiemo tiene La culpa de que en el mes de junio lengamos que pagar el 6 (í por lUÜ y luego en noviembre el o t r o cuarenta de todo lo que inmeríMTidómenle nos gauíimos con el sudor de sus ¿Por qué sus quejáis, necios ¿Es que ia m iavilLosa hacienda española tiene la culpa de que CAda mes, al cobrar la nómina, nos descuenten otros no ú euAnlos céntimos para asi poder atender a los castos del señor Guerra y demás parientes? ¿Por quíj sus Quejáis, necios? Estoy convencioo que sois necios y os creéis que lodo el monie es de piedad. N o no os empeñéis. Hay que ser realistas- -que quiere decir que tenemos que vivir con un r e a l- esto ya no es una república. Por qué sus quejáis, CSluf dilos míos? Sus voy a poner un ejemplo: anlijer, me enconirí L S con un atracador (de los que hace ailos no se encuentran y le dije: -O l g a buen h o m b r e usted que c ana la vida honradamente, ¿cónio puede mantener 3 su faniilia? -H o m b r e yo... -N o no me digü, -h o m b r e y o- Usted tendfii un gasto de navajas. -Hombre, verá- usted- -yo. -N o las navajas estún carisimas... y no digamos las pistolitas, porque, ¿cuánto aie una pistoiita? -Hombre, yo comprándolas al por mayurr. Además tenga en cuenta que tengo cinco hijos y entre ellos y yo salimoíí a pistola per cápita. no sabe usted el gasto... Me echt a llorar y le di lodo lo que me había quedado de la paga, pero como al día siguiente reñía ouc pagar otras doscientas mil pesetas para ponerle mcdiasuelas a a botas oe Felipe González, llamé a Solchaga y le dije; M i r a Carillos, hijo, hay esto. Y él me contestó con todo el amor del mundo: ¿Por qué sus quejáis, necios? Y aqui estoy en la carceEila, y tan ricamente! esperando a Lola. LLIIS SANCHE; POLACK, -TIP EL TAMAÑO T O D A S Tas cosas tienen el exacto lampiño que tienen que tener. Entre la Naturaleza y el hombre han sabido proporcionar proporcionjlmentc las medidas especificas de los objetos y seres que habitan el planeta... este- -ay, que no me acuerdo... íel nuestro! ñh, ya! TierraM Pongamos como verbigracia uo ejemplo paradigmáiico que nos sirva de modelo o rucba argumenial: a aceituna. Ina aceituna tiene el tamaño exacto de una aceituna. Si fuera un poco más pequeña podría confundirse con un Cüisantc. De igual manera que si fuera un poco más grande podría pasar p o r un melón. Y he aquí por donde et mch in, oportunamente m e n c i o n a d o i i fuera m. ís pequeño se podría contundir con una aceituna, y si fuera un p o más grande piHliia pft sar por una sandía. podría parecer una sardina sin patas y más un carnero. Y qué no decir de la miísca. Una mosca mis pequeña se nos antojaría una insignificante pulga, en t a n t o que una mosca mas grande que una mosca se asemejaría a un insoportable monstruo de pesadilla. De esta manera podríamos hacer repaso a m i l l a r e s de e j e m p l o s que a c a b a r í a n p o r darnos la razón. Todo tiene el tamaño que debe de tener, IncliLso el agua. Hasta me atrevería a decir que el agua es quren más tiene et (amaño que debe de tener, en cualquiera de sus aspectos. Tan lógico es un ded a l d e a g u a c o m o t o d o un océano. U n a simple gota de agua líenc el tamaño justo de una gula de agua. Y aJ mismo tiempo, las cataratas del Niágara guardan su c. tacta proporción en el liimaño Sin embargo el rostro de algunas personas que 0 conozco tienen una e icesiva petrificación. Y no quiero scñalaír J o s é Luis C O L L f ü sin ir más lejos, un conejo. De Ciudad o de monte. Da lo mismo. Si fuera mas pequeño de l o que suele ser, ha. sía 23