Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La que llegara a ser presidenta de la República se encuentra enferma de hipertiroidismo en fase crítica ÚKsóc SU pai natal. La proííinación de los rcslos iiiorialís del Gcncrai iVrón. a ijuien le impularnn anilioi. ni; iti (K y robaron el ble. ha sido im üürii olpc para su viuda Ji pesar de ta inincaiaia manifestación de wliiliiridait del Domingo el ideal del líder. DuÍHinie un p r de años. í ibel s guio desempeñando el doble papel de ama de ca a y de secretaria Cuidüba de la salud de su esposo, llevaba su correspí dencui, pasaba a mAquma sus manuscntos V conducía su cuche cuando Viajaban. Lo hiío todo discretamente, tasando inadvertida. Muchos de r s visitantes qtic en ¡iqucl tiempo acudieron a lu iguinia Dieasiete de u c i u b r e v en la C i u d a d de Puerta de Hierro de Madrid afirman que apenas la recuerdan. pueblo argeniino- Su padre murió cuando ella Unía seis ano A. rpeníin ¡i y PertSn h n sido qm- c njan tu dieron unidos duranie muehos añívs. Lus esp as del general sobre lodo la míliea- Evita v María E rcI H fueron un gran soporle para ¿I. tanto en familia ctrniu L- n asuntos de Estado- María Hi. Tela Martines C a n a s nació el 4 Je febrero de 1931 en La Rioja, en In pobre zona del noroeste arj- emino. Hija tcreera de una familia a (a que llegarían liiegí dos varones, vio a su padre Irabajar en eí Banco Hipoíecarío Nadoniíl. Pocos años tendría Estclsi cuando se trasladaron a Buenos Aircí donde su padre failctJÚ en 1937. Aunque María Estela raramente ha hablado de su familia, se labe que su madre tuvo ijuc ponerse a trabajar para poder llevar a sus hijos d colegio. Í su mando, no era srtlo una perfecta an a de casa, y empegaba a recibir unji inicnsa educación política. Según ella misma afirmó a una p e r i o d i s t a a m e r i c a n a en 1974. Isahelita y Perón hablaron de política el día en que se conocieron V él me entrenó para que fuera su representanti i. Perón nccesitab i uno. Le estaba prohibido pisar suelo argeniino pero scguia siendo el líder de su molimiento, qut: no había perdido fuerza en Ar cntina, ComCatrioTas y correligionarias llcgaan a diario a su c a madriletm parjL hablar con el, darle information y mantener viva Í U llama al otro Jado del oceano. E! p r i m e r d i s c u r w Discreta pero rápidamente. Isabelita fue incluida en las reuniones, en los consejos y en tos planes. V en I9 b 4 desempeñó por primera vez su nuevo papel- Se marcho a Argentina y encabezó brillantemente una campana electoral para piovinci; is en la que salieron elegidos los candidatos desliados. Su bautismo de discursos, mítines y aplausos había salido bien. y lo repitió en 1 %5. Era el vigésimo aniversano de I llegada de Perón al poder, v la presencia de Isabeliía provoco tres días de maniíe taciones v huelgas. Ama de casa y aprendiz de polüica Pero IsabcMia, como la llamaba No acab el colegio y se dedico al baile María Estela, que en su confirmador ri cibiria el nombre de Isabel, no demostró j randes aptitudes como estudiante y, al parecer, no ileg. i i ni siquiLTü al Sexto G r a d o Sin e m b a r g o ha d a d o piuebas J e amplios conocimientos en flanees, poesta hispana, müíica. piyno. baliel y baile español. Tras dejar el colegion María F- stela- -que adoptí el nombre de Isabel- trabajó en conjuntos de míisicd folklóríca, de balltit y de clubes nocturos. A los veinte años, ingresó en el cuerpo de baile del Teatro Nacional Cenanres de Buenos Aiíes, donde trabajó durante cuatro añON. Mana Estela y Juan Domlnuo Perúa en noviembre de 1972, a su regreso a Buenas Aires tras ios diecisiete años üe exilio deí estadista La noche en que conoció a Perón No logró ascender puestos en la cartelera con la velocidad ded a d a V lo intentó en el conjunto del Teairo Avenida, donde lartipoco obtuvo mucho éxito. Mil novecientos cincuenta y seis sería su ano. Tenía entonces V cmicinco y fue contratada por un conjunto de baile llamado W y su Ballet, que ¡niciú una gira por CL- nLroamerica, Estando en 14 Panam- i y durante un- í how- en un nig: hi- ilub llamado Hyppyland, Isabel conoció a Juan Dnmmno PerOn. que acababa de iniciar su exilio tras nueve atios en el poder. La versión oficial mantiene que aquel encuentro luvo iugjir en Caraca: que ella era bailarina clásica, pero muchos dalos apuntan a la veracidad de la prírnera. había encarnado y consolado el llanto de los descamisados hizo posible el oue Perón perdiera el poder ep el golpe de Estado militai de 19 S Poco después de aquel encuentro en Panamá, Isabel se convirtió en la ecretana particular de Perón, y viajó con el fl Venezuela, b República Domimcana lusfa que en N 60 se instalaron en Treinta v cinco anos de diferencia Juan Domingo Perón tenJa entonces sesenta arios y llevaba ties anos viudo, desde que Eva Duari e su s e g u n d a esposa había muerto de leucemia. Su desaparí ei in, la de una mujct mítica qutí Madrid, El camino abíerlo Estuvo nueve mews en Argénlimí, apoyando a IO! L candidatot peronistas. mIent indo que nadie olvidara a su marido. En junio de 19 (iíi un nuevo gobierno militar tomo el poder. Se disolvieron todos los pjmdos ptilílicos e IsabeEita tuvo que volver a Madríd. Cinco anos después, cuando el Se casaron en secrtio Se casaron ín I9 íil, pí ro su matrimonio se mantuvo en secreto durante una larga temporada para no herir tos sentimientos de los peronistas argentinos, que veían en Evita más que en Juan