Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIALOGC LIBRE ñsraM Por Germán LOPEZARIAS S O L O por u n o de sv ojos percibo sombras y claridad. Conoco los paisajes y las cowis a ravifs del recuerdo, a través de los ojos de niño v de adsv lescenlc. I adre de Ir s hlJO unj chica y do chicQ i- -djcescís. quinto y catorce- n a d o en Granada y se caió con un granadina. Estudiú ¡li Tofismo, en la Faculiad de Filosofía, francés c íngk Trabajó en In empicsa privada desde ios dietinueve años, siendo icfc de vcniaa pnmcTO y diiccior gerenic despulas. Nueve años mits tarde le llegó Id ceguera paiaal del único Mieníras la tur. se le escapaba de los OJÍK. se recrecía en cJ un ansia de hacer cosas, de emprender nuenjs caminos, de no encer r a r i c entre ías cuatro paredes de La n- x- he, en el süeneio de los colores muertos, aparcado en un rincón impuCílo por la nalurale a y la de cracía. Era como un creador i ue empeló por crear su propia ida, a la que dk la vuelta a bofetadas. Ilnv es un hombre 0 p (imi. s (3. de palabra fácil v comunicación inmediata. que acepta su destino pero no o condiciona a e Se; iuro de sus pfiriibifidados, claro en sus apreciaciones, lleva en su persimalidad. marcado a fuego, el sello inconfundible del hombre batallador. ojo por el que v u a a consecucncía d e lina h e m o r r a g i a víircü combinada con una encárala mcipicnlc que se le acelero en esti. procedo Y tuvo que dejar su puesto de director erenTe. Se Je vmo el mundo encima? -E n un principio se viene el mundo encima Lo que pa. a es que algunos tenenK s un poder de reacción que nos impulsa a scpiir hacia adelante. Yo me considero una perdona aciiv ¡i y pjs ido el pnmcr periodo trJlc de cnfi car nucvjinieníc mi dn. Continué en Jj empresa privada a u n q u e de una forma ri- MduaJ, ero vtíndo a diarjo a mi lu ar de lrdba o- j. Va pcrtcnctia a Ja ONC E? -N o yo ú ia O N C E ¡iccedf simplemente pH r la ini Uíetud de aprender SniLlle. Me dingí a ella V e n c o n t r é una p e r s o n a muy agradable que me dijo que allí se