Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c Doce horas de deporte en la Segunda Cadena El área de ficción se enfrenta al reto de desempolvar los estudios de grabación de TVE Madrid. Rosario García Gómez El área de programas de ficción de Televisión Española, con un presupuesto de mil millones de pesetas para este ejercicio, pondrá en marcha en los próximos meses los equipos de grabación. Una docena de proyectos esperan luz verde en Prado del Rey para impulsar la producción propia, uno de los ejes de la política de Pilar Miró Vinculado a TVE desde hace pocos meses, Luciano Fernández Ejido, un intelectual que procede de las aulas universitarias de Salamanca, no está todavía contaminado de las inercias y rutinas propias de Televisión. Por eso su lamento es más enérgico cuando observa la lentitud con que las ideas se transforman en realidades. Sobre su mesa se agolpan una docena de proyectos, algunos heredados de la anterior etapa, a los que ha de imprimir velocidad para potenciar la producción propia, la máxima que preside la política de Pilar Miró. Sobre las espaldas de Ejido recae la tarea de abrir las puertas de los estudios de grabación y ponerlos en funcionamiento; estudios en los que las telarañas anidaron a placer durante el trienio calvinista, y en los que este año van a dejarse, si se cumple con el presupuesto, mil millones de pesetas. Ejido hace balance de la escasa atención prestada en los últimos años a las realizaciones dramáticas, ahora denominadas de ficción. Desde el anterior equipo directivo estaba planificado El olivar de Atocha, un serial basado en un relato de Lola Salvador y dirigido por Carlos Serrano, que permaneció aparcado por considerarse excesivamente caro. Tras un replanteamiento económico, en el que se reducirán los decorados para limar costes, el rodaje de los veintiséis capítulos, de gna hora de duración, comenzará a mediados de agosto. En este terreno, uno de los trabajos más interesantes es la grabación de monólogos con grandes actores españoles y grandes textos, de media hora de duración, en la que se interpretarían textos de Edgard Alan Poe o Kafka. Este sería un rodaje experimental, en el sentido cultural de la palabra y se trataría de remedar a grandes actores internacionales, tipo Gassman. Dentro de la producción en vídeo, Ejido planea la adaptación al mundo contemporáneo de un clásico folletín español del siglo XIX y estructurado con los mismos personajes: buenos y malos, crisis familiares y reconciliaciones que, en su opinión, tendría buena aceptación popular para la sobremesa de TVE. Ideados específicamente por Ejido para la producción televisiva figuran Pista de baile: trece capítulos, entre lo popular y lo lacrimógeno, escritos por Jesús Torbado, que escruta la vida rural contemporánea, y El amor dura ochocientos años, reconstrucción de la historia de España utilizando como hilo argumental el amor. En avanzado estado se encuentra Esa clase de gente, un serial de trece episodios con guión de Hermógenes Sáenz. Para el próximo año está prevista Ja adaptación de Pájaro en una tormenta, historia de la transición política española según la novela de Isaac Montero. Por su parte, Para Elisa, con guión de Eduardo Mallorquín, trata de unir tres elementos: la publicidad, las computadoras y los sentimientos. A principios de noviembre se comenzará el rodaje de Pedro I el Cruel, una idea que se viene atrasando desde 1983 y que según Ejido nadie se atrevió a hacer, porque resultaba muy caro Con Pedro Delgado, epicentro de la última etapa del Tour Madrid Apuntalando el carácter especializado que se pretende otorgar a la Segunda Cadena de Televisión Española, durante la jornada de hoy se ofrecen doce horas de retransmisiones deportivas, en las que tienen cabida la hípica, el automovilismo, la etapa final del Tour de Francia y los partidos correspondientes a la semifinal de la Copa Davis, en la que España se enfrenta a Paraguay. Poner freno a la burocracia de TVE, objetivo de Pilar Miró para producir más guiones elaborados por Sáez de Heredia, se pretende experimentar un tipo de grabación en vídeo, lo que se convierte en un reto a nuestras posibilidades El modelo a seguir, confiesa Ejido, es la producción británica Yo, Claudio En el capítulo de producción filmada se especula con la adaptación y fusión de El obispo leproso y Nuestro padre San Damián, dos novelas de Gabriel Miró, en cinco episodios de una hora de duración. A su vez, María Manuela Reina prepara los guiones de La cárcel de espinos, cuatro capítulos que recogen la biografía de Rosalía de Castro. Ramón Gómez Redondo, por su parte, se ocuparía de estructurar la de Larra. El mundo de Juan Lobon, según novela de Luis Berenguer, realización de Enrique Brasó y guión de Jesús Martínez de León, enmarcado en la posguerra, narra la vida, anécdotas y situación de un cazador que vive en la sierra andaluza y se resiste a la integración en el modelo social imperante. Se proyecta, asimismo, la adaptación de Lord Paco, novela en la que Javier Martínez Reverte muestra la vida de un estudiante metido en los ambientes progres de Madrid, fusionando elementos dramáticos y documentales. Una de las producciones por la que Ejido muestra especial entusiasmo es Corazón de madrugada, tragicomedia con excepcionales diálogos de Joaquín Oristrel que adornan, bajo la cámara de Alfonso Ungría, el ambiente nocturno madrileño, entre bohemio y marginal. Con garantías de éxito, aunque es una experiencia inédita, quiere Ejido jugar la baza de una telecomedia de situación- tipo Bill Cosby o los Ropper- con guiones de Alonso de Santos y cuya grabación podría comenzar en otoño. DOMINGO 26- 7- 87 La dinámica china, en Gran reportaje Madrid Mientras el espacio ¿Y usted qué opina? transvasado al domingo hace pocas semanas, recarga las baterías de las maquinitas que magistralmente interpreta Francisco Caparros, un Gran reportaje que no estaba previsto en la programación de este trimestre, sucede a En portada otro reportaje elaborado por los servicios informativos de TVE. Todo bajo el cielo, título del Gran reportaje de esta noche realiza un recorrido por la vida diaria de un pueblo chino en el que se muestra cómo ha persistido y cambiado el modo de vida tradicional con las transformaciones políticas de los últimos cuarenta años y las secuelas de la revolución cultural de Mao. Se centra esta película en los procesos de colectivización y descolectivización agraria que arrastran buena parte de la economía china. La revolución del 49 supuso un duro shock al pueblo chino, reacio a abandonar sus imperecederas tradiciones. El gran salto hacia adelante, en 1958, y el intento de occidentalización por parte de las autoridades chinas constituyen el núcleo de este reportaje. 118 ABC