Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 A B C DEPORTES LXXIV Tour de Francia DOMINGO 26- 7- 87 Bahamontes, Julio Jiménez y Arroyo ya fueron segundos Madrid. S. D. Pedro Delgado se convirtió ayer en el cuarto español que ha quedado segundo en un Tour de Francia. Si lo hubiera ganado habría sido el tercero, tras Federico Martín Bahamontes (1959) y Luis Ocaña (1973) Los ciclistas españoles han estado presentes en puestos de honor de la ronda francesa con relativa frecuencia. La primera vez que un corredor hispano quedó segundo en el Tour fue en 1963, en una edición en que la ganó Jacques Anquetil (cuarta del francés y tercera consecutiva) El ciclista en cuestión fue Bahamontes, que quedó a 3 minutos y 35 segundos del galo, mientras que en la misma edición también subía al podio otro español, José Pérez Francés, que era tercero. Este año ha sido el único en el Tour en el que coincidieron dos españoles en el podio. Cuatro años tardaría un corredor español en ser segundo, y fue Julio Jiménez en 1967. Esta fue una de las ediciones llamadas de transición, en la que ganaron ciclistas buenos pero no geniales, y supuso un año puente entre la retirada de Anquetil y la aparición de otro genio, Eddy Merckx (1969) Delante de Julio Jiménez quedaría Roger Pingeon, a 3 minutos y 40 segundos del español, mientras que Balmanion era tercero. Tras esta edición y la victoria de Ocaña en 1973, ya no quedaría ningún español segundo hasta 1983, cuando Ángel Arroyo subió al podio por detrás de Laurent Fignon (la primera de las dos rondas que se adjudicó el francés, que repetiría al año siguiente) y delante de Winnen. El español quedaría a 4 minutos y 4 segundos del francés. Pedro Delgado: Lo lamento por toda España y por mí; lo intentaré en 1988 He merecido tanto como Stephen Roche la victoria absoluta Dijon. Ch. P. enviado especial A pesar de perder el Iiderato, Pedro Delgado era un hombre tranquilo. Hasta cierto punto se lo esperaba. He luchado todo lo que he podido, pero sabía que Roche era superior a mí. Aun así, no podía darme por vencido hasta que concluyera la etapa. Ha sido una pena. Luché al máximo. Y no sólo considero justo el triunfo de Roche, sino que le felicito. Pero merecí tanto como él la victoria. Fuimos los dos hombres fuertes del Tour. Pedro Delgado decía estas palabras sin resentimiento. Explicó la razón por la cual consideraba tan justo el triunfo de Roche como el suyo: Considero justo que gane el Tour y le felicito. Pero no es justo que gane él y que pierda yo. Ha sido un gran final del Tour y pienso que se ha merecido la victoria tanto como yo me la podía merecer. Fuimos los dos hombres más fuertes de esta carrera. Por eso somos los dos primeros en la general. Yo le felicito por su victoria, pero no es justo que yo me quede sin ella. Respecto a la satisfacción de su labor, comentó: Hice todo lo que pude. Por tanto, quien hace lo que puede no está obligado a hacer más. Así que estoy satisfecho. Nadie podrá decir que no he luchado hasta el final. El Tour- 87 fue para Pedro durísimo En el llano se corrió a enorme velocidad. Y después, en la montaña, especialmente en los Alpes, la batalla fue continua. Fue un gran Tour. Desde su punto de vista personal, realicé una magnífica carrera. Me mantuve siempre entre los primeros puestos y al final tuve que rendirme ante un hombre que no creo que sea más fuerte que yo, sino que marchaba más contra el reloj, y como este Tour se ha decidido en una etapa al cronómetro, Roche fue el gran beneficiado Por todo ello, Delgado asegura que el Tour no lo perdí yo, sino que lo ganó Roche, porque es superior a mí contra el reloj. Me temía esta realidad y al final se cumplió el temor Sólo estaba dolido de una cuestión: El tiempo meteorológico no me favoreció. Normalmente, en el Tour hace mucho calor. En esta edición, como habrán podido comprobar los aficionados, dominó el fresco. Una lástima. Con el caior pienso que habría metido en mayores aprietos a Roche. Sentía no haber ganado este Tour. Lo lamento por toda España, que esperaba el triunfo de un compatriota. Y también, por qué voy a esconderlo, por mí. Pero creo que demostré que soy un hombre que puede ganar el Tour de Francia y con 27 años que tengo no puedo desanimarme todavía. Lo intentaré en 1988. Pedro Delgado, por tanto, tendrá que volver a empezar el año que viene con su objetivo de ganar la carrera más importante- a pesar del chauvinismo y de los intereses franceses- del mundo. El padre de Pedro, Julio Delgado, acudió a Dijon para estar con su hijo. Estaba orgulloso de mi hijo. Luchó hasta el final. Más no se le puede pedir. La verdad es que siento que no gane el Tour, porque sé los muchos sacrificios que ha hecho para ganar esta carrera y la ilusión que tenía para ofrecérselo a su difunta madre. Pero me siento feliz de ver que mi hijo ha luchado hasta el final Los terceros puestos Si cuatro han sido los españoles que han quedado segundos, no muchos más lo hicieron en tercer lugar. Cinco fueron en total. Antes del ya comentado de José Pérez Francés en 1963, sólo un español había sido tercero. Se trataba de Bernardo Ruiz, que en 1952 quedó por detrás de Fausto Coppi y S. Oeckers, quien, por j cierto, quedó a 28 minutos y 17 segundos del italiano, la mayor diferencia que ha habido en- ¡tre el primero y el segundo desde 1950 Al año siguiente en que Bahamontes y Pérez Francés hicieron el doblete en el podio (1963) el propio Bahamontes quedaba tercero, tras Anquetil y el eterno segundo, el francés Raymond Poulidor. Ya no nabría más terceros hasta que Ocaña se hizo con el Tour. En ese año, 1973, José Manuel Fuente subió al podio tras su compatriota y Bernard Thevenet, segundo en esa edición. Por último, Vicente López Carril, al año siguiente (1974) también conseguía un magnífico tercer puesto, tras la explosión de Eddy Merckx, primero, y el segundo puesto, de nuevo, de Raymond Poulidor. En lo que se refiere a la montaña, los éxitos españoles han sido numerosos. Bahamontes se lleva la palma con seis triunfos en esta especialidad. Le sigue Julio Jiménez, con tres, y Julián Berrendero, Aurelio González, Jesús Loroño, Domingo Perurena, Pedro Torres y Vicente Trueba, con uno cada uno. Hoy, última etapa hasta los Campos Elíseos Dijon. Ch. P. Hoy se disputa la vigésima quinta y última etapa del LXXIV Tour de Francia: Creteil- París, de 192 kilómetros. Será la última oportunidad para que Pedro Delgado arrebate el Iiderato a Stephen Roche. La ocasión es difícil, pues lo lógico es que se ruede en pelotón y que el equipo del irlandés, el Carrera, controle la etapa. Pero el PDM lo intentará todo. El recorrido se llevará a cabo por el gran difíciles de conseguir. Pero un pinchazo o París, en los alrededores de la capital gala, una caída de Roche o de un grupo de correhasta que finalmente se entre en la ciudad. El dores que frene a Roche en la serpiente puefinal de etapa se celebrará con seis vueltas al den poner vértigo en una etapa que todo el clásico circuito en los Campos Elíseos parisimundo considera de trámite. Cualquier incinos. Lo normal es que la etapa sea controladente dará interés a una jornada que en prinda férreamente por el grupo Carrera, que no cipio parece un paseo por París y en la que se produzcan cortes en el pelotón y que Rose espera una llegada masiva y un sprint che confirme su ¡derato con la consecución para los especialistas. Allí, en París, con el del Tour. Pero el equipo PDM de Pedro Delsegundo o con el primer puesto de Pedro gado luchará por hacer válida su última oporDelgado, habrá dos mil segovianos que hotunidad. Intentará romper la carrera, destrozar menajearán al campeón español. Pedro Delel pelotón y provocar un corte que deje atrás gado, si no sucede nada imprevisto, será sea Roche, aunque es muy difícil. gundo clasificado, ocupando en el podio el luSin embargo, no hay que dar por perdido e! gar que ya correspondió a Federico Martín Tour. Eso piensan los holandeses. Y el espaBahamontes, Julio Jiménez y Ángel Arroyo. ñol Delgado. El oso hay que cazarlo y todaMientras, Roche logrará el doblete, pues ha vía no está muerto, aunque sí herido de graganó el Giro de este año. Sólo Coppi, Anquevedad. El PDM luchará para lograr su objeti- til, Merckx e Hinault lo habían conseguido vo, aunque 40 segundos de ventaja son hasta ahora.