Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 A B C ESPECTÁCULOS Festival de Jazz de San Sebastián JUEVES 23- 7- 87 Música Sarah Vaughan, una cuestión de categorías que sobrepasa la crítica Un poco de George Gershwin y mucho de la veterana cantante San Sebastián. Ángel Luis Inurria, enviado especial El primer plato fuerte del Festival- aquí todos lo son- era la presencia anunciada de Sarah Vaughan, que iba a homenajear a Gershwin. Pero su llegada se hizo esperar, y aunque la espera diluye el apetito en el tedio, en cuanto empezamos a degustar su arte jazzístico volvió el apetito. Pero, traicionando a la carta, Gershwin no fue el ingrediente único. Al final, la generosa propina, entre vítores y aplausos, satisfizo a todos. San Sebastián ha comenzado ya su mara- Jones, que tiene mucho cuidado en que sus tón festivalero tras una presentación de lujo, escobillas no sobrepasen la intensidad sonola ya reseñada de Richie Colé. En sus calles ra impuesta por la diva. se encuentra la Dirty Dozen Brass Band, Un par de temas, y Sarah Vaughan irrumpe cuyo saxofonista omnipresente y su timbre en el escenario. Elegante. y brillante túnica de sucio como debe ser, no hacen asco a la tonos azules turquesa y fucsia y gesto adusinclusión de un repertorio que no existía aún, to. Comienza con Fascinating rhythm pero cuando sus mayores marchaban, con caden- pronto abandona el repertorio del homenajeacia inimitable, por las calles de Nueva Or- do, al que dedicó un medley donde estaleáns. ban But not for me Embraceable you y Aunque todos esperaban la presencia de Someone to watch over me Todos con le La Divina el anunciado homenaje a Geor- tra de Ira Gershwin. Aunque preguntó al púge Gershwin comenzó con el concurso de blico si amaba la música de George Gershgrupos de vascos, donde el dúo de Lola Meri- win, metió en el repertorio Misty Send i n no, vocalista, y Cristina Sorondo, pianista, le the clowns y un magistral bis con un originadedicaron casi todo su repertorio. Luego, los lísimo My Funny Valentine vizcaínos de Sabana evidenciaron encontrarEstos temas, como todos los interpretados, se a gusto con Spyro Gira y los donostiarras fueron ocasión para que Sassy dejara consde Sebastiana Jazz Quartet dejaron constan- tancia de su técnica, en un concierto que cocia de una mavor madurez. menzó no muv prometedor. Por fin, ya en Anoeta, tras parada en el BuAsí, el irregular comienzo dejó plaza, ya levar, para sentir el gusanillo del baile con la sentada en su taburete al lado de su pianista, Dirty, la ya natural impaciencia por escuchar al dominio escénico y la utilización del micro a Sarah se incrementó con una hora de es- habitual en ella. Los temas, casi siempre a pera. Al parecer, la cantante, según manifes- tempo lento, dejaron constancia del momento tó desde el escenario, no quería tener en el actual de la gran dama de la canción, cuyo recinto ninguna cámara televisiva, a no ser natural desparpajo y categoría consigue meque los dólares vencieran su reticencia. terse al público en el bolsillo Como de costumbre, primero apareció en Sarah Vaughan, en la última etapa de su el escenario, sobrio y elegante, su trío: Geor- carrera, sigue siendo todavía inalcanzable ge Gaffney, Andy Simpkins y Harold Jones. para la mayor parte de las cantantes, jóvenes El primero, uno de los mejores acompañantes y maduras, y demostró que si un poco de de vocalistas. que existen. Simpkins, el con- Gershwin es mucho, algo de ella puede ser trabajista que ppne patetismo en su arco. Y casi todo. The London Virtuosi clausuran la XVIII Semana de Música de Cámara Segovia. Leopoldo Hontañón, enviado especial Si el grupo Zarabanda, que encabeza y dirige Alvaro Marías- y con el que han colaborado en esta oportunidad María Villa, Renée Bosch y Francois Lengellé- había iniciado la XVIII edición de las Semanas de Cámara de Segovia, en el patio de armas de su Alcázar, bajo los signos del barroco, la solvencia interpretativa y el éxito, idéntico triple panorama final ha ofrecido, sólo estirado en cuanto a la época programada, en el mismo escenario, repleto, la agrupación inglesa The London Virtuosi. Al menos, en el primero de los dos conciertos que tenía confiados como clausura de la prueba y que es el que sirve de base a esta crónica. The London Virtuosi, conjunto muy conocido en Segovia, y no sólo en su calidad de intérprete, sino también como enseñante en los cursos veraniegos, en cuya perviveneia y aun potenciación debe ponerse, por cierto, acrecida atención, está constituido por diecisiete elementos- -tres primeros víolines, tres segundos, dos violas, dos chelos, contrabajo, clave, flauta y parejas de oboes y trompas- que actúan en diversas combinaciones, incluidas las misiones solistas, y siempre sin director. Para la primera de sus intervenciones segovianas, los virtuosos londinenses habían preparado un programa al que podrá tildarse, quizá, de convencional y manido, pero no, ciertamente, de ayuno de belleza. Véase: el segundo concertó grosso de la opus 3 y la obertura de Salomón y la reina de Saba de Haendel; el más popular de los divertimentos para cuerda de Mozart; el doble concierto para violín y oboe de Juan Sebastián Bach, tan conocido en su transcripción clavecinística; el segundo de los conciertos para chelo y orquesta de Haydn, y el de flauta y cuerdas del inglés Malcolm Arnold, pieza notoriamente impersonal y gratuitamente virtuosística, pero grata. Los excelentes instrumentistas que son los músicos visitantes supieron brindar también, en general, versiones de calidad. La tuvieron indudables, por ejemplo, las que la agrupación inglesa ofreció de los títulos haendeliar nos, con sobresaliente contribución en ambos de la pareja de oboes, el primero de los cuales brilló asimismo, junto al concertino, en el doble concierto bachiano. Que se advirtiera en el fraseo, en ocasiones- y quizá más que en ninguna otra en el divertimento de Mozart que sustituyó al concierto para trompa del mismo compositor programado en principio- cierto asomo de precipitación, cierto olvido de la necesaria respiración, no invalida la altura general de las propuestas de los artistas ingleses. Como tampoco lo llega a determinar ei dato de que el estilo y el concepto expresivo del chelista Douglas Cummings en Haydn se inscribiera en lo romantizante mucho antes que en lo clásico- vienés. Máxime cuando ha de reconocerse el gran atractivo de su sonido rico y jugoso, siquiera no siempre afinado, y el innegable de su caliente efusividad. Palacio de MAÑANA ESTRENO UNA PRODUCCIÓN DIÑO DE LAURENT 1I S ENTERTAINMENT GROUP KING KONG 2 BRIAN KERWIN LINDA HAMILTON JOHN ASHTON PETER MICHAEL GOETZ DIRECTOR: JOHN GUILLERMIN EFECTOS ESPECIALES: CARLO RAMÉALO! MÚSICA: JOHN SCOTT PARA TOÓOS LOS PÚBLICOS ¡VUELVE EL MAS FABULOSO HÉROE AMERICANO!