Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 58 TRIBUNA ABIERTA JUEVES 23- 7- 87 T OMO el sol en el último lugar del mundo. La realidad se ha quedado pegada a la ciudad, al horario, al teléfono, al televisor, a los periódicos, a todas tas puertas de cada día. Y me rodea todo el silencio, la quietud que acopia éste final de mundo. Me rodea, con el silencio, la montaña. Sin agobiarme, siendo extrema en belleza. Cerca, dormita un perro. Nos miramos una vez con indiferencia. Yo no le resulto familiar a pesar de llevar el mismo peinado que él, rizos metidos en los ojos claros. Entre las flores silvestres, miles, yo sé que pasea un lagarto muy grande y muy verde. Lo veo aparecer en busca del calor de la piedra. En un cuento de la infancia había un lagarto así, lagarto absurdo al que asustaba la noche y el viento. nos la muestra. Es, efectivamente, una carta larga y muy completa. La estudiamos muy satisfechos. Ella se Por Elena SANTIAGO acerca con un cuadernillo y lápiz para apuntar lo elegido. Comenpuedes pasar de largo, porque habitar demazamos a decir. No, eso no, responde. Seguisiado tiempo los paraísos perdidos entraña mos diciendo. No, eso tampoco. Y se disculpeligros si se tiene que volver a la realidad y pa: es que esa carta es para el verano. Yo al reloj de horas tan marcadas. Desde allí, creo- sugiero- que es mejor que ella nos cercada por lo auténtico y fiel, se me antojan diga lo que tiene y, sobre eso, seleccionaintransitables los días de la monotonía. Todo mos. Y me suelta: pues, mire, de lo que mutila, ofende, vulnera, primero un puré de verduras, diatropella. Y es un poco irrisorio, vino. De segundo: filetes. pero veo insostenible la imagen de las ventanillas por las que Es gente inolvidable, íntegra. hay que resolver todo lo oficial, y Nos despedimos asegurando los aparcamientos, y los pisotoque vamos a volver. Nos piden nes de tantas clases. Odio los que avisemos y nos tendrán trupájaros en las jaulas y los peces chas. La muchachita de gafas está menos asustada y nos dice En lo más alto la nieve se ha quedado per- en las peceras. Odio que el hombre sienta miedo, que sienta adiós con un gesto tímido. El pepleja en las grietas. Se escurre en deshielo rro sigue en un medio sueño, no llenando de rumores la montaña, cayendo en miedo hasta para amar. muy lejos del lagarto absurdo. El cataratas frecuentes, atropelladas, atragantaNos detenemos, ya al regreso, viento y la noche no están. das, naciendo continuamente. Iremos por la en el río, refrescándonos en un La claridad se nos va perdiencarretera hacia Caín y la Peña Blanca. Hay agua helada. Bajan unos montado, alejando con el valle. Por mitramos, largos, estrechos, por los que pasa ñeros hablando demasiado alto, nutos encontramos más y más únicamente un automóvil. Al encuentro con nos dicen adiós como si nos coElena Santiago automóviles. Unas horas más otro es preciso recular y colocarse en cual- nocieran de siempre. El agua heEscritora tarde aparece la ciudad perfilada quier entrante de pradera y flores. Cubrire- lada, contra las sienes, rñe hace en una imagen muy sabida, ruimos desde Caín la primera parte de los desfi- de cristal los pensamientos, me dosa, atrayente y áspera. No laderos del Cares, a pie. Una galería abierta los detiene, me hace sentir que en la misma roca, para seguir por un sendero los sueños oscuros no son tan negros. Pierdo tengo más remedio que mirar el reloj. Y pregunto, en una desgana, que en qué día estano demasiado seguro que el encantamiento las manos y algún sentimiento en el fondo mos. Alguien, con más desgana aún, respondel lugar, tan profundamente hermoso, com- tan frío y, a la par, me alcanza lo más cálido. de que mañana es lunes. Y que pasado mapensa. Desde la roca, entremezclada con una Misterios de la naturaleza, de la luz, del vegetación salvaje, se despeñan aluviones de agua, del sol que ya resbala, bajando sin pri- ñana, seguramente, también. agua en busca del río que, abajo, se agolpa y sa, por la espalda de la montaña, desde sus salta incontenible. Necesariamente llega el hombros. El lagarto verde de los cuentos de ia infanplacer de estar vivos. cia ante la noche y el viento se dormía y soLa sombra empuja a los últimos pájaros ñaba luces y calmas. ¿Sabéis? les digo, tenEs fascinante rozar la plenitud y elegir el que se esconden, cambia las fprmas de la go sueño. Creo que voy a dormir hasta que poder quedarte hasta sentir que perteneces montaña y del camino, dibuja gigantes algo pase ese lunes que nos aguarda. -como una leve adherencia- a un todo. O tenebrosos. Hay que volver. Nos acoge un hostelero con cara de vampiro y sonrisa de hombre. Si necesitamos comer hemos de avisarle a él, si necesitamos teléfono hemos de avisarle a él, si queremos un café en el bar GRIÑÓN 14 S. A. hemos de contar, igualmente, con él. Nos asomamos a la tienda, en la esquina de la PROMOCIÓN JoT 72 ares casa, y aparece é l a atendemos. Sonríe algo confuso: bueno, nos dice, es que atiendo me 17 CHALETS ADOSADOS dio pueblo. Le compro una colección rancia y sugestiva de postales muy antiguas, por quinPARCELA 150 m 3 dormitorios, salón comedor, cuarto de estar, cocina ce pesetas cada una, que tiene perdidas al baño completo, aseo, porches, plazas aparcamiento PRECIO: Desde 1.2 0.000 pesetas. Entrada. Resto lado de las cremas para zapatos y otras crefacilidades. mas. CRÉDITO HIPOTECARIO: Concedido por GRUP- UN LUGAR, UN MUNDO G 77 h Pocos apuestan tan alto. TWIN CAM dos árboles de leva 16 VÁLVULAS INYECCIÓN ELECTRÓNICA 101 c. v. GRAN ACELERACIÓN De 0- 100 Km h. en 8,6 segundos. Distribuido en España por: L U I D- ROVER SfcMTIkMIV S. Véanlo en: CONTINENTAL AUTO Ponzano, 85- Teléf. 2341992 L A N D A S C A R S. A. Suero de Quiñones, -Teléf. 262 46 40 Ya amigos del hostelero nos da conversación media cena. Parece ya menos vampiro y sonríe cada vez más. Nos manda para atendernos una muchachita con gafas, algo asustada. Nos dice que podemos cenar de primero macarrones. De segundo, filetes o huevos. Así que, a ver... de primero, macarrones, ¿qué queremos tomar de primero? Lo pregunta y se queda a la espera, tras las gafas y el susto. No dudamos, claro... Le decimos que bueno, pues que macarrones. Al día siguiente ya casi nos atrevemos a entrar en la cocina donde la hostelera, entre cazos muy limpios de cobre en- las paredes, atiende nuestros deseos con una espumadera en la mano cual varita mágica, ya que asegura que nos dará de comer lo que queramos. Nos apresuramos a señalar unas truchas. Tranquila, sin perder el mejor gesto, afirma que tiene hoy carta. Podemos elegir. Y Información: En Griñón, a pie de obra Teléfono 814 00 37 En Madrid: Griñón 14, S. A. Teléfono 259 73 44 SANTA BRÍGIDA (próximo calle Hortaleza) VENDO CINCO PISOS EXTERIORES Para reformar. Precio muy interesante Teléfonos 241 22 98- 242 34 68 JUAN BRAVO, 42 Espléndido 200 metros, OO 01 trastero Teléfono 276 garaje,