Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 23- 7- 87- OPINION -ABC, póg. CABALLO DE TROYA A cuestión que se acaba de suscitar, casi en términos de choque político frontal, entre el delegado del Gobierno en el País Vasco y los responsables en materia de seguridad dentro de la Administración autónoma, concierne a una de las materias más delicadas de cuantas engloba el pacto de legislatura entre el PNV y el PSOE. La cuestión es delicada y vidriosa por razones circunstanciales, a las que de inmediato nos referimos, y por cuestiones de principio: ciertas zonas comunes entre los distintos nacionalismos presentes en Vascongadas, aportan una inseguridad permanente sobre la doctrina que debe inspirar comportamiento y fines de la Policía autónoma, y sobre la propia mentalidad de los agentes. Las razones circunstanciales son de grandísimo peso, tal como informamos en nuestro número de hoy. Y no es sólo porque la Policía adscrita a la lucha antiterrorista tenga la convicción moral de que ETA tiene una estrategia específica sobre este particular, ordenando en tal sentido a ciertos de sus militantes que se infiltren en la Ertzaintza, sino porque ciertos nombres de terroristas destacados estuvieron en las unidades de esa Policía. Los hechos aparecen, además, revestidos de lógica y de coherencia. A nadie puede extrañar que terrorismo s e p a r a t i s t a y marxistalenninista intente utilizar unas fuerzas militarizables para sus propios fines. La instrumentalización de la Ertzaintza es en este sentido obvia. Todos los comunistas de todas las especies están de paso en todos y cada una de las instituciones de la libertad: en la democracia parlamentaria, en el sindicalismo democrático y, naturalmente, en los instrumentos de seguridad de la nueva administración autonómica. Coloquialmente dicho, esto es de cajón. ¿Cómo no iba a hacer ETA lo que ha hecho con la Ertzaintza? Lo ilógico es que hubiera permanecido inactiva frente a ésta y, más ilógico todavía, que la hubiera combatido. Más aún puede decirse que en un escenario o proyección final la aspiración del nacionalismo más o menos identificado con ETA, ésta habría de ser la fuerza vertebradora en el ¿A LA BRASILEÑA? posible el análisis de las contrapartidas y de las interacciones. De otro modo, podemos encontrarnos con datos al estilo de los que hace bien pocos días llevaron a la dimisión al primer ministro peruano Alva Castro, o que hicieron desaparecer del mapa político brasileño al ministro de Hacienda Funaro. En ambos casos, se jugó con la noticia espléndida del crecimiento de la produc 1 ción interior, eliminando con cuidado, o enmascarándolos, los costes que se pagaban por ello. Todo lo contrario ha sido la reacción inglesa ante la noticia, el pasado 20 de julio, de que aumentaba la demanda interior. Como ésta originaría, de modo inmediato, ya una tensión de precios, ya una subida de tipos de interés, el CONVIENE, enlos planteamiento de asuntos económicos, aguzar todo lo bajaron instantáneamente las cotizaciones de la Bolsa de Londres. La noticia de un posible crecimiento de la economía española en 1987, en torno al 4 por 100, es buena en principio. Sin embargo, es evidente que lo que se produce no es para el mercado exterior- -el crecimiento de las ventas a otros países, en el mejor de los casos, es pequeño, y ello tras un pésimo 1986- sino para el interior. Se asegura que tanto la formación bruta de capital- -pública y privada- -como el consumo- -también tanto el público como el privado- -están creciendo muy por encima de las altas cifras que se habían programado por el Gobierno a principios de año. Si esto es así, para que no crezca la inflación es preciso que aumente la presión fiscal, y mucho. Los datos del IVA y del impuesto sobre la renta parecen ir por ahí. Los salarios, en progreso por encima de los precios de consumo, echan leña a ese fuego de la expansión. Un crecimiento con mayor presión tributaria. Con los incrementos excesivos en la demanda interior, a la fuerza generará, para no crear subidas de precios de consumo, tanto fuertes desequilibrios en la balanza comercial, como tensiones evidentes en el mercado financiero. Todo esto, sin inflación en precios de consumo con altos tipos de interés y con altos salarios, se convertiría en un pájaro rarísimo, que obligaría a pensar en que algo sucede en nuestras estadísticas y, por supuesto, a alarmarnos ante el susto que nos van a dar los precios implícitos en el PIB. El brasileño Funaro acabó por confesar que había ofrecido cifras precipitadas y voluntariamente trucadas, para que la nación no cayese en el pesimismo Alva Castro, el peruano, se encontró con una severa crítica estadística a las comparaciones, en el tiempo, de sus cifras, en las columnas de The Economist La economía española exige aún esfuerzos y acomodaciones que enlazan mal con júbilos que, siempre, hacen bajar la guardia. Hablemos de lo que va bien, sí, pero no hurtemos todo, lo que por ello va mal. Actuemos a la inglesa, no a la brasileña. L futuro de una Ertzaintza convertida en ejército vasco. Por todo eso se comprende que el Gobierno esté en la renuencia y en la clara oposición frente a las pretensiones de que se modifique el actual equilibrio entre una Policía y la otra, entre la Policía Nacional y la Ertzaintza. Los intereses generales a custodiar por las fuerzas de seguridad del Estado directamente dependientes del Gobierno central son algo más que los concernidos por la custodia de fronteras. Intereses, generales son todos los que el terrorismo ataca. Y frente al terrorismo, la Ertzaintza, aunque la inm e n s a m a y o r í a de s u s miembros defiendan el ordenamiento constitucional, sólo significa la eventualidad de ser utilizada por ETA como su propio caballo de Troya. EUROPEOS PERO MENOS L I Festival Europeo de Escritores, que se celebrará en Estrasburgo en el mes de octubre, puede desarrollarse sin asistencia española por falta de medios económicos. Patrocinan ese Festival, entre otros altos organismos, el Consejo de Europa y los Ministerios franceses de Asuntos Exteriores y de Cultura; encabeza su comité de honor el Presidente de la República; en él estarán presentes las primeras figuras de la literatura europea. Pues bien: la Administración española carece de fondos para costear varios billetes de avión, bastante menos que el chocolate del loro, ya que la estancia de los escritores en Estrasburgo correrá a cargo de los organizadores. ¿Qué sucede aquí? ¿Todo el dinero se ha ido en pagar La Marquesa de Santa Cruz, o en costear las películas de amigos y clientes políticos? La agregaduría cultural de la Embajada en París dice seguramente la verdad cuando afirma que no tiene dinero, porque nuestro servicio exterior anda económicamente por los suelos. Pero el Ministerio de Cultura se encuentra en la obligación de evitar que el Festival se lleve acabo sin la presencia española. E Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundín (Continuidad) J. C. Azcue ¡Internacional) B. Berasátegui (ABC erario) A. Fernández (Eoonomia) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continutíad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Cz Nicolás (Reportajes) C. Mantona (Continuidad) J. L. Martin Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Pía (DorrinicaQ. Santiago Casteio (Colaboraciones) S e c c i o n e s J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Hua (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Oeportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badia (Educaciónj. E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A, Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) 0 Martínez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabaia (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde Financiero: I. Laguna. P. Oatos: V Peña R Externas: J. Saiz. Comercial y Oistcibución: Enrique Gil- Casares, Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 v 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 1 B 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. fc