Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 32 TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 22- 7- 87 del profesor Severo Ochoa con el fin de participar en el Jurado del premio de Ciencia y Tecnología de la Fundación Principado de Asturias. Fueron casi seis horas de entretenida e interesante conversación pasando revista a diferentes áreas de la ciencia española y extranjera. A medida que transcurría el viaje y profundizábamos en la conversación iba descubriendo la enorme cantidad de datos científicos que conserva don Severo; yo diría que es un archivo viviente, lleno de fechas y de formidables recuerdos y escenas por las que, en los últimos sesenta o setenta años fue pasando la ciencia, especialmente en los campos de la Medicina y de la Bioquímica, y por extensión de la moderna Biología Molecular. Tengo que confesar que a medida que pasaba el tiempo con don Severo Ochoa al volante de su coche y avanzábamos por tierras castellanas, en medio de una lluvia pertinaz que a veces se hizo torrencial, para penetrar en tierras leonesas y después ya con mejor tiempo y hasta con sol, en las de Asturias a través del valle del Huema, con. la grandiosidad de sus montañas, la conversación se hacía más y más apasionante. A pesar de los muchos años de trato continuo con don Severo y doña Carmen, a los que tengo que agradecer, entre otras cosas, unos consejos dados a tiempo y una gran parte de nuestra orientación hacia la Bioquímica microbiana a media- dos de los años cincuenta, iba descubriendo motivos de mayor admiración ante la sencillez del gran científico y la relevancia de su personalidad, esa que tanto ha aportado al desarrollo de la Bioquímica desde sus más tempranos años de científico, con su trabajo inicial en el centro fundado por don Carlos Jiménez Díaz y un poco después, ya, con el gran Otto Meyerhof en Alemania. Posiblemente sea de interés para los lectores referir algunos de los aspectos más sobresalientes de lo relatado por don Severo en este viaje, para mí apasionante. E L día 8 de abril viajé a Oviedo en compañía UN VIAJE CON EL PROFESOR SEVERO OCHOA reuniones frecuentes, a última hora de la tarde en c a s a d e l d o c t o r Chain, el doctor Ochoa iba siguiendo prácticaPor Julio R. VILLANUEVA mente día a día los progresos de la purificación de la penicilina, su error al menos parcialmente. Y como deun antibiótico que tan excelentes resultados cía el profesor Ochoa, hasta los grandes iba a producir en la lucha contra las enfermecientíficos pueden equivocarse. Ambos bioquímicos iban a proporcionar las bases de la dades infecciosas. La penicilina por sí sola iba a salvar más vidas que todos los demás glucolisis y del conocido proceso Embdenantibióticos y agentes quimioterapéuticos junMeyerhof. tos, y eso, sencillamente, merePero para nosotros, como mi- ce el mayor de los reconocimiencrobiólogos, posiblemente el patos. saje más impresionante y conmovedor que recordamos corresMuchas más anécdotas cientíponde a la estancia del doctor ficas nos refería don Severo; una Ochoa y doña Carmen en la Unide ellas ocurrida, ya en los Estaversidad de Oxford. Es prácticados Unidos, siendo profesor dé mente subyugante la cantidad de Farmacología y en presencia de datos que don Severo refirió en la gran figura Sir Henrry Dale: poco tiempo, correspondientes a Parece ser que solicitaron a los los meses que pasó en la famoparticipantes en una fiesta que sa Universidad inglesa colaboreseñaran su hobby en un lirando con esa figura insigne y bro que iban pasando. Debajo simpática del profesor Sir Ftudolf de su firma, el doctor Ochoa Peters, al que una vez jubilado y consignó Biochemistry Entonretirado de nuevo a la Universices, el profesor Dale, que obserdad de Cambridge, a finales de vaba por encima de los hombros Julio R. Villanueva la década de los cincuenta, tuve del doctor Ochoa lo que escribía, Catedrático ocasión de tratar bastante cuansoltó la carcajada al ver que esdo ultimaba mi doctorado en cribía la bioquímica Curiosaaquella Universidad. Nuestro mutuo conocimente poco después el doctor Ochoa pasaba miento del matrimonio Qchoa nos facilitó una a ser profesor de Bioquímica en la misma gran relación. Universidad de Nueva York e hizo aportaciones tan formidables que le valieron la conceEncontrándose el matrimonio Ochoa en sión del premio Nobel junto con el profesor Oxford tuvieron ocasión de desarrollar, allá por el año 1938, una profunda amistad con el Athur Kornberg, otra persona a la que tanto aprecia y admira don Severo. profesor Ernst B. Chain, el gran responsable Es mucho lo que podríamos referir sobre don Severo, contado en este viaje para mí histórico. Simplemente tratamos de relacionarlo con la formidable contribución del profesor Ochoa a la Bioquímica en general y de un modo particular al actuar como presidente de la International Union of Biochemistry, nada menos que durante seis años, es decir, dos períodos, el máximo permitido. En diferentes ocasiones hemos tenido la oportunidad de escuchar las opiniones de diferentes figuras de la Bioquímica acerca del extraordinario papel desempeñado por el profesor Ochoa como presidente de la IUB, no sólo en los aspectos puramente científicos, sino también en el área de las relaciones amistosas y humanas, contribuyendo extraordinariamente a consolidar la Unión Internacional en unos tiempos en los que, a consecuencia de la existencia de los dos bloques, no resultaba fácil entenderse ni extender el diálogo entre los grupos más prominentes de la Bioquímica, por entonces en enorme auge y en víspera de su mayor esplendor como ciencia. de la purificación de la penicilina, el primer antibiótico de interés clínico descubierto por Fleming y que en nuestros días sigue siendo el más importante y menos tóxico, por lo que resulta de la máxima utilidad. Por esas fechas, el doctor Chain daba pasos rápidos y definitivos para la purificación de la penicilina a partir de los caldos de cultivo del Penicillium notatum y me refería Ochoa que ese trabajo tan trascendental, el gran químico orgánico Chain lo consideró muy fácil y no le El doctor Ochoa asistió, en el laboratorio concedió mayor importancia; era la modestia del profesor Otto Meyerhof, a la discusión so- característica del gran científico, a pesar de bre la producción del ácido láctico en la con- la enorme pasión que ponía en esa magna tracción muscular, idea que esa gran figura, empresa de purificar un compuesto de tanta ya premio Nobel, defendía insistentemente en trascendencia para la Humanidad. Este trabacontra de la, opinión de otro gran bioquímico, jo le iba a servir para compartir el premio Noel profesor Gustav Embden, que estaba con- bel con Fleming y Florey. vencido de que no era así. Nos contaba don Por aquella época, en Oxford se reunían Severo cómo en una visita posterior el profe- varios grandes científicos, entré ellos el profesor Embden a Madrid se lamentaba un poco sor Howard Florey, catedrático de Patología y amargamente del trato dispensado por el pro- de Farmacología en la Universidad y responfesor Meyerhof, poseído casi de la verdad ab- sable de las investigaciones sobre los efectos soluta, aunque luego tuviese que reconocer que producían las muestras de penicilina que iba purificando el químico Boris Chain. Según nos refería el doctor Ochoa, en estas reuniones de grandes científicos trataban de orientar sus investigaciones para encontrar, abierto ya el camino por Paul Ehriich, algún agente quimioterapéutico para luchar contra las PARA AGENCIA habituales las derivadas de TRANSPORTES enfermedades los camposode batalla durante infecciones en la segunda guerra mundial. La otra sustancia Arriendo en BURGOS en el candelera era la lisozima, una enzima Con muelle de descarga, curiosamente también descubierta por Fleoficinas y servicios ming unos años antes que la penicilina y que cada uno a su modo actuaban sobre bacteTeléfono 274 82 38 rias destruyendo la cubierta celular. En estas LOCAL Oficinas en edificio a remodelar Máxima categoría, escalera independiente Hasta 540 m 2 en una planta Aire acondicionado Ideal para notarios, agentes de Bolsa, CLAUDIO COELLO, 14 etcétera Promociona EDYRSA Paseo de la Castellana, 140- 4. C. Teléfonos 259 13 22 45