Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 22- 7- 87- OPINION -ABC, póg. n A intervención del profesor Fuentes Quintana, al inaugurar en Santander el seminario La nueva era de la deuda pública en España, ha permitido exponer cuál debe ser una política ortodoxa de gasto público. Tres grandes escenarios existen en este sentido. Uno es el ligado a la presión tributaria. Otro, el de la posible reducción del gasto. El tercero es el que se refiere a los remedios extraordinarios. Respecto al primero, es evidente que la protesta ciudadana se generaliza en España. Cuando el profesor Fuentes Quintana subrayó que, según una encuesta verificada por su departamento universitario, el 74 por 100 de los contribuyentes se queja de que los impuestos son injustos y complicados, cuantifica lo que está en boca de todos. Aumentó 11 puntos la presión tributaria desde 1978, mientras los contribuyentes perciben que servicios públicos tan esenciales como Educación, Justicia y Salud se les prestan cada día en peores condiciones. ¿No sería posible reducir el gasto público? El gasto público supuso el 27,3 por 100 del Producto Interior Bruto en 1987; se pasó al 37,2 por 100 en 1982 y al 42,0 por 100 en 1986, la mayor cifra de nuestra historia económica. Pero ¿será posible contener esta presión sin resolver los cuatro problemas que el actual Gobierno difiere de un día para otro, el de la Seguridad Social, el de la empresa pública, el de la ayuda pública a la reestructuración de los sectores productivos y el de la conformación del Estado de las autonomías? Ha surgido así un formidable déficit estructural, incapaz por eso de ser resuelto por un simple aumento del PIB. Su cobertura ha de hacerse a través de emisiones crecientes de deuda pública. La carga de ésta ha pasado a ser aplastante. El profesor Fuentes Quintana ofreció alguna cifra que debe meditarse. La cuantía total de la misma ha alcanzado los 20 billones de pesetas. Eso quiere decir que cada familia española debe soportar las consecuencias de una deuda que el Estado ha contraído por ella, además de detraerle impuestos, por va- L UN MENSAJE ORTODOXO lor de casi 1.400.000 pesetas. El Estado, sobre todo desde 1986, sintió la tentación de enmascarar esas cifras. El motivo era simple. Para conseguir la suscripción de las emisiones de fondos públicos, es preciso emitirlos en condiciones atractivas o lo que es igual, precisa subir los tipos de i n t e r é s Como eso significa incrementar el gasto público, se pensó enmascararlo. La cuenta corriente del Tesoro en el Banco de España, con números rojos crecientes, aliviaba esto en apariencia. Lo que después ocurriese a la oferta monetaria y a los tipos de interés no pareció molestar a nuestras autoridades. Aquí residió otra severa denuncia del profesor Fuentes Quintana. ¡Volvamos a la ortodoxia! podría ser la conclusión de este análisis. De otro modo, la economía española pasará del agotamiento que se denunció en La Magdalena a una dolencia sin cura imaginable. ALTA TENSIÓN EN EL GOLFO L lunes aprobaba el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una resolución por la que se pide a los combatientes del Golfo, Irán e Irak, que cesen en sus hostilidades. Hoy, miércoles, comienza el despliegue de la fuerza naval norteamericana dentro de la cuenca para custodiar las cisternas kuwaitíes de petróleo. Las fuerzas del ejército iraní permanecen junto a la frontera de Kuwait desde que hace quince meses tomaron sus posiciones en la península de Fao. Pero como el Gobierno iraquí no está dispuesto a admitir responsabilidades en las consecuencias militares de un conflicto territorial que se remonta a fechas anteriores al comienzo de las hostilidades, y como el régimen de Teherán no accede al alto el fuego mientras Bagdad no entone el mea culpa, el signo de las actuales circunstancias es rigurosamente ambiguo. Lo mismo la resolución de la ONU puede ser el principio de la desescalada, que el E despliegue naval norteamericano puede comportar el riesgo de un salto adelante en el conflicto. El riesgo más inmediato parece consistir en una o en varias operaciones suicidas de las fuerzas militares iraníes contra las instalaciones y yacimientos de petróleo de los países árabes del Golfo. Las consecuencias de una acción de esta naturaleza podrían ser, naturalmente, las de unos profundos trastornos para 1 a ectonomía del mundo occidental, incluyendo en éste como normalmente se hace la de Japón. El Golfo y su entorno constituyen un área de densísima concentración de intereses económicos y militares. Todo está al alcance dé todos. Es un escenario como hecho. a la medida para los arrebatos de un loco. No encontraría Jomeini valedores y apoyos de nadie, en el caso que intentara forzar la custodia naval norteamericana a los petroleros kuwaitíes, que presumiblemente se extenderá a todos los buques cisterna occidentales y de los propios países productores de crudo que acarrean éste, desde los cargaderos del Golfo hacia puntos de destino en- Europa, Estados Unidos y en los países asiáticos del Pacífico. Pero el hecho de que no encuentre valedores no quiere decir que renuncie a la opción sansóhica. De todos modos no se puede omitir el hecho de que el conflicto iraní con Irak aparece rodeado a su vez de un auténtico campo de minas. La ruptura de relacionescon Francia, el empeoramiento radical del diálogo de Teherán con Londres, la profundización del foso que separa a Irán de los Estados Unidos y el alejamiento soviético de toda postura que pueda- suponer comprensión de los puntos de vista iraníes constituyen a su vez un cordón de detonantes políticos- capaces de añadir tensiones nuevas a las muchas que se encuentran acumuladas ya en, el Golfo del Petróleo. Algún respiradero o punto de drenaje habrá que buscar para que se alivie tanta tensión allí acumulada. Si a nadie interesa que la guerra irano- iraquí continúe, menos habrá de interesar que crezca y se extienda en sus efectos por medio de una escalada. H CANDIDATO ESPAÑOL A sido impresionante la relación de personalidades que tanto a escala internacional como a pscala nacional respaldan la presentación de la candidatura de Federico Mayor Zaragoza a la Dirección General de la UNESCO. Pensamos que sea cual sea el resultado- -sometido a muchos imponderables- -lo que parece indiscutible es que difícilmente otro candidato de cualquier otra nación del mundo, podrá presentar un palmares como el de Federico Mayor, por su conocimiento de la Organización y de la cooperación multilateral y por el prestigio que internacionalmente se le reconoce en materia de educación, ciencia y cultura. Todo ello es motivo de satisfacción para España. Se trata de una cuestión de Estado y el profesor Mayor Zaragoza comparece como el candidato de los españoles. ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- ÁlemerYi Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundíh (Continuidad) J. C. Azcue (Intemackxial) B. Berasátegui (ABC Iterarlo) A. Fernandez (Economía) J I. G a Garzón (Cultura) A, A. González (ContinukJad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz, Nicolás (Reportajes) C Maribona (Continuidad) J L Martin Descamo (Socedad) J. Olmo (Edidoh) L 1. Parada (Suplementos Eoonómcos) L Prados de la Raza (ConfmBad) C. Prat (Domncal) Santiago Caseto (Cdaboracones) Secciones: J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badia (Educación; E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M A. Flores (Huecograbado) F Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D. Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L Escolar Teléfonos. Centralita (toaos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 4351890. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.