Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 44 TRAPADO, según p a r e c e como un nuevo Laocoonte, entre cables y circuitos enrevesados, el espécimen de nuestro tiempo- ¿Homo technologicus? -propende a olvidar que las criaturas científicas y técnicas fueron antes embriones en la mente de precursores más o menos geniales. Algunos de ellos, muy geniales, como el jesuíta Ruggero Giuseppe Boscovich (1711- 1787) segundo centenario de cuya muerte se celebra este año. Un dálmata que, en opinión de estudiosos y apologistas, se adelantó en dos siglos a nuestro tiempo. Autor de unos sorprendentes Tratados de Filosofía Natural y de Óptica y Astronomía, encontramos en los escritos y las experimentaciones- n o sólo en las elucubraciones- de Boscovich semillas que aún fructifican en la ciencia actual. Ya en los últimos años sesenta, Louis Pau wels y Jacques Bergier, reivindicaban la memoria- u n tanto arrinconada por el establishment científico de obediencia aleman a- de aquel miembro de la Compañía ignaciana que se carteaba con Voltaire y a quien el gran astrónomo Lalande consideraba el mayor sabio de su tiempo. En El retorno de los brujos, escriben larga y entusiásticamente de él Pauwels y Bergier hasta decir, entre otras cosas: Por lo visto, Boscovich se había anticipado no sólo a la ciencia de su tiempo, sino también a nuestra propia ciencia. Proponía una teoría unitaria del universo, una ecuación general y única que rige la mecánica, la Física, TRIBUNA ABIERTA MARTES 21- 7- 87 A BOSCOVICH (1711- 1787) OTRO S. J. PO I DELANTE DE SU TIEMPO G 77 Pocos apuestan tanalto. TWIN CAM dos árboles de leva 16 VÁLVULAS INYECCIÓN ELECTRÓNICA 101 c. v. GRAN ACELERACIÓN De 0- 100 K m h en 8,6 segundos. Distribuidoen Espaftapor: L. HNE) -ROVER 5 HTIkH S. Veárilo en: CONTINENTAL AUTO Ponzano, 85- Teléf. 2341992 LANDASCAR, S. A. Suero de Quiñones, 1- Teléf. 262 46 40 URGEME 600- 800 metros, entrad camiones Zona industria) Madrid. Teléfono 25098 07 Nacido en Dalmacia, italiano de adopción, la Corte de París le ofreció la nacionalidad francesa. Porque, en su curso vital, en su ubicuidad de investigaPor Gonzalo GARCIVAL dor, viajero y curioso, la Química, la Biología e, incluso la Psicolo- Boscovich muestra un perfil de europeísta gía. Según su teoría, la materia, el espacio y avant la lettré Y pertenece a una pléyade el tiempo no son divisibles hasta el infinito, que Spengler, tan fuera de toda sospecha, sino que están compuestos de puntos: de describe así en La decadencia de Occidente: granos. Esto recuerda los recientes trabajos no debe olvidarse la considerable participade Jean Charon y de Heisenberg, a los que ción que han tenido los jesuítas en el desaBoscovich parece superar. Logra rrollo de la Física teórica. El padar cuenta tanto dé la luz como dre Boscovich fue el primero, del magnetismo, de la electricique, superando a Newton, creó dad y de todos los fenómenos un sistema de las fuerzas centrade la Química, conocidos en su les (1759) En el jesuitismo, la tiempo, descubiertos después o identificación de Dios con el espor descubrir. En él encontramos pacio puro es aún más sensible los quanta, la mecánica ondulaque en el jansenismo de Porttoria, el átomo constituido por Royal, con el que tuvieron estrenucleones. El historiador de la cha relación los matemáticos ciencia L. L. Whyte asegura que Pascal y Descartes. Y, en otra Boscovich lleva, al menos, dosparte del mismo libro: Los jesuícientos años de adelanto a su tas son los primeros que viven época, y que no se le podrá con la conciencia madura y sucomprender realmente hasta perior del hombre verdaderaque, al fin, se logre realizar la mente ciudadano de una gran unión entre la relatividad y la físiciudad. ca de los quanta. Se calcula Gonzalo Garcival E) reciente libro de Ignacio Gó- agregaban Pauwels- BergierPeriodista mez de Liano (ABC, 7- 3- 87) ha que en 1987, al celebrarse el sevuelto a poner en el candelera a gundo centenario de su muerte, su obra será otro jesuíta, también científico, pensador y probablemente apreciada en su justo valor. universalista excepcional: Athanasius Kircher Confiemos nosotros también en el retorno de (1602- 1680) Tal vez precursor del precursor este brujo. Boscovich. Cuya divulgación y calibrado defiHay más. En su intensa, casi aventurera nitivo, a los dos siglos de su muerte en Milán, vida, el jesuíta aportó otros muchos hallazno debería esperar más... gos. Según Pauwels y Bergier, en su estudio sobre los accidentes de la Naturaleza, encontramos ya la mecánica estadística del sabio americano Willard Gibbs, propuesta a finales del siglo XIX y no admitida hasta el siglo XX. También descubrimos una explicación moderna de la radiactividad (perfectamente desconocida en el siglo XVlll) por una serie de excepciones a las leyes naturales: lo que nosotros llamamos Penetraciones estadísticas en las barreras de potencial Se preguntan más adelante los populares escritores franceses: ¿Por qué esta obra extraordinaria no influyó en el pensamiento moderno? Porque los filósofos y sabios alemanes que dominaron én el campo de la investigación hasta la primera guerra mundial eran partidarios de las estructuras continuas, mientras que las concepciones de Boscovich se fundaban esencialmente en la idea de discontinuidad. Porque los estudios en bibliotecas y los trabajos históricos sobre Boscovich, el gran viajero de obra dispersa, no pudieron emprenderse sistemáticamente hasta muy tarde. Cuando se haya podido reunir la totalidad de sus escritos, cuando los testimonios de sus contemporáneos hayan sido hallados y clasificados, ¡qué extraña, inquietante y mw emocionante figura aparecerá ante nosotros! A modo de anticipo a cuenta de ese desiderátum de Pauwels y Bergier, el Gobierno yugoslavo- ultralaico, excusado es decirlodel mariscal Tito propició, en la década de los ALQUILE CON TIEMPO sesenta, el reestudio de la obra de Boscovich, en especial, su enciclopédica Theoria SU APARTAMENTO philosophiae naturalis redacta ad unicam leConsulte las- páginas de Anuncios, por palabras de T C gem virium in natura existentium. SU VIDEO EN ALQUILER CON OPCIÓN A COMPRA. Ufe m 26169 00