Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 A B C CULTURA MARTES 2 -7- 87 La catedral de Sigüenza, una joya arquitectónica herida de muerte El silencio del Ministerio de Cultura alarma a los seguntinos Sigüenza (Guadalajaraj. Isabel Montejano La catedral de Sigüenza está en peligro, herida de muerte por la humedad y el mal de piedra. En junio de 1986, hallándose llena de turistas, cayó una piedra de diez kilos de la bóveda de la giróla. El accidente se repitió en agosto del mismo año, cuando el Cabildo se reunía en el coro; la piedra fue en este caso de quince kilos. En ambas ocasiones los fragmentos desprendidos quedaron pulverizados. Pudieron ocurrir desgracias personales. Por fortuna, no fue así. Cerrado el deambulatorio que ciñe la capilla mayor al paso de los turistas y visitantes, el Cabildo catedral emprendió nuevas acciones. El canónigo encargado del Patrimonio Artístico, Juan José Asenjo Pelegrina, se dirigió por escrito al consejero de Cultura, José María Barreda, y al Ministerio competente. Transcurrieron algunos meses, y por fin, en diciembre de 1986, visitaron Sigüenza. La cosa era grave y pudieron comprobar que estaban afectados por la humedad y, como consecuencia, el mal de piedra la giróla, la capilla del Doncel, el claustro y el muro sur del templo. Según el canónigo Asenjo, se emitió un informe. -Los problemas más importantes, ¿cuáles son? -E l muro sur de esta catedral actúa como una contención de las aguas subterráneas que bajan del castillo. Como en el siglo XVII ya tuvieron problemas de filtraciones al interior, se construyó una gran atarjea, desde la Casa de Canónigos a la esquina del patio. De momento lo sanearon, pero el tiempo ha transcurrido y esa atarjea a la que me refiero puede estar atascada y las humedades son absorbidas por la piedra, que es de la clase denominada mollar, como una esponja. Es el problema originario de todos los males de la catedral y la preocupación tanto de este Cabildo como de toda Sigüenza. Las consecuencias son tremendas y pueden llegar a ser dramáticas. En la capilla del Doncel- aquel don Martín Vázquez, caballero santiaguista que murió en la guerra de Granada y cuya- talla en alabastro está considerada como una joya de la escultura universal- la humedad se ha apoderado del muro, ha salido salitre y tanto los relieves del sepulcro de los padres del Doncel como el frontal del altar mayor se han perdido. En la giróla, que abraza la capilla mayor, El Cabildo Catedralicio da la voz de alarma: la catedral puede arruinarse si no se restaura con urgencia. ¿Qué otras pérdidas sensibles se están produciendo en la catedral de Sigüenza? -Tenempos otros problemas en el claustro, que es de finales del siglo XV y donde las cubiertas se encuentran en lamentable estado. Los elementos ornamentales de los ventanales están muy mal en la parte interior. La piedra, arenisca, muy frágil, está muy erosionada. También quisiéramos recuperar la capilla de la Concepción, donde las humedades han afectado a pisos, zócalos y frescos de las paredes, donde se representan batallas navales y que están prácticamente desaparecidos. Pero aún tenemos otro problema grave, que deseamos exponer en ABC y que se refiere a las restauraciones que se hicieron en este templo hace unos años. El canónigo encargado del Patrimonio Artístico nos ha llevado a verlo. Se trata de la sacristía de las Cabezas, donde hay talladas hasta tres mil quinientas de éstas, obra de Alonso de Covarrubias en el mejor plateresco español. Cuando le preguntamos a José Luis Asenjo cómo se han producido esos desperfectos nos contesta: -E l arquitecto Fernández Noriega estuvo restaurando aquí. Insisto en que es una restauración muy discutida y discutible. Sobre la llamada cerería, lugar donde se fabricaba la cera para el culto catedralicio y que tiene dos plantas, él quiso hacer el archivo quitando vigas y poniendo rejillas. En lugar de restaurar una bóveda de medio cañón, de piedra, se acubrió de ladrillo y se barnizó. Como consecuencia, la sacristía de las Cabezas, que tenía un solo tejado con la cerería, al ser éste cortado y rebajado, no se evacúa el agua de la lluvia y se nos mete dentro. Ahí tienen ustedes los desperfectos. Yo creo que esa restauración habría que rectificarla. Creo que con poner lo que si quitó se pueden solucionar las cosas. ¿Han tenido ustedes respuestas a estos problemas de las autoridades competentes? -Creo que no, y lo digo por el tiempo transcurrido. Mire usted, el asunto es muy grave y éste es uno de los más importantes templos de España. Sabemos que se han hecho estudios encargados a una empresa especializada, incluso se ha redactado un informe de bases para restaurar la catedral, que presentó el consejero de Cultura en el Ministerio, pero nunca más se supo. Se estima que el presupuesto no es menor a los setenta millones de pesetas, que yo creo que entre unas cosas y otras, se puede poner en ciento diez. El Cabildo se ha dirigido a todo el mundo: consejero de la Junta de Comunidades Castilla- La Mancha, gobernador Civil, director general de Bellas Artes, que no ha contestado; arquitecto de la Consejería, diputados Luis de Grandes, José Ruiz, Leopoldo Torres y senadores Francisco Tomey, José. María Bri y otros. Ya no sabemos a qué puerta Kamar, porque entendemos perfectamente que estas cosas van despacio, pero es que la catedral se muere, ellos mismos lo han calificado como una ruina Por eso necesitamos con urgencia hacer una llamada a la opinión pública desde un medio de comunicación nacional. En la capilla del Doncel, la piedra, atacada por las humedades, se encuentra prácticamente deshecha en los relieves de un sepulcro y en el frontal del altar mayor. construida entre 1569 y 1606, de estilo grecorromano en su bóveda rematada por un bellísimo artesonado tallado en piedra a base de medallones, se ha destruido buena parte de éstos, las molduras se desprenden y prácticamente toda la parte central ha desaparecido. El Gobierno francés prepara un plan para restaurar sus más importantes catedrales Madrid. S. C. A lo largo del próximo otoño, el Parlamento francés va a debatir un plan para salvar numerosas catedrales gravemente dañadas por la polución atmosférica. La cantidad inicialmente prevista para esta operación de rescate se ha cifrado en cerca de cuatro mil millones de pesetas, aunque según varios expertos se trata de una cantidad insuficiente. Esta operación de restauración de las principales catedrales francesas se enmarca en el más amplio contexto de un proyecto de ley sobre el patrimonio. Como prioridades dentro de dicho proyecto se fijan la restauración de ochenta y siete catedrales y de treinta centros de interés arqueológico. La ley- programa, anunciada recientemente en Burdeos por Jacques Chirac, cubre un periodo de cinco años y contará con créditos por valor dé doscientos millones de francos (unos cuatro mil millones de pesetas) El próximo otoño, este mensaje de socorro de las catedrales francesas será debatido y sometido a votación en la Asamblea Nacional. Las catedrales de Notre- Dame de París, Tours, Chartres, Reims o Estrasburgo, son las más conocidas de entre las que deberán sanar de la enfermedad de la piedra un mal originado por la polución que ha creado ia sociedad industrial: los monumentos más afectados son precisamente aquellos enclavados en el centro dé las grandes ciudades o en lugares que soportan a lo largo del día un nutrido tráfico automovilístico. En Estrasburgo, donde la catedral sufre particularmente la contaminación del Rhin, muchas piedras han tenido- que ser sustituidas por otras nuevas antes de que se cayeran; en Reims, el denominado ángel de la sonrisa ha perdido su expresión, borrada por el humo. Este plan del Gobierno de Chirac tiene también implicaciones políticas. El ministro de Cultura, Francois Leotard, acusa a su predecesor, el socialista Jack Lang, de haber ignorado deliberadamente este deterioro del patrimonio artístico y haber utilizado los fondos del Departamento para subvencionar actividades culturales de dudosa categoría, pero que formaban parte de la clientela política