Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC NACIONAL MARTES 21- 7- 87 España ultima la conexión de su red de alerta aérea a la de la Alianza Lord Carrington llega hoy a Madrid en visita oficial Bruselas. Andrés Garrigó El secretario general de la OTAN, lord Carrington, llega hoy a Madrid para abordar con sus interlocutores españoles asuntos relacionados con la defensa. La visita de lord Carrington preludia- s e dice en medios atlánticos de Bruselas- las grandes maniobras del otoño, cuando las dos negociaciones inseparables alcalcen su fase decisiva: la reducción de las fuerzas norteamericanas y la coordinación militar española en la OTAN. El consumado arte diplomático de lord Carrington le ha mantenido siempre prudentemente alejado de toda declaración que pudiera mínimamente ofender al Gobierno de Madrid, que es con quien ha de entenderse. Pero pocos dudan aquí que el ex ministro de Thatcher suscribe en privado lo esencial del mensaje conminatorio que lanza a Felipe González la revista The Economist de esta semana, que refleja e talante, ya impaciente, de algunos aliados. Ese mensaje empieza recordando que España ha estado demasiado tiempo fuera de Europa. Sus dos últimas guerras las combatieron los españoles contra las tribus del Rif y contra sí mismos. Si ahora de veras González quiere ser europeo, debe tomarse más interés por Europa. ¿Cómo? Comprometiendo parte del Ejército español a la defensa del frente centroeuropeo en Alemania. Que las mejores y más ágiles tropas españolas deban asignarse al frente alemán, como sugiere- The Economist, o a reforzar el flanco sur en Grecia y Turquía, como opinan en el Instituto de Estudios Estratégicos de Londres, es lo de menos. Lo que los políticos y militares de la Alianza desean es que España haga un gesto definitivo de disposición a compartir el peso de la defensa común. Y eso, no por libre sino de modo articulado, y si se quiere analógico En los medios aliados reina ya la convicción de que la n e g o c i a c i ó n M a d r i d Washington para la retirada del ala táctica 401 de la base de Torrejón depende del éxito de la otra negociación sobre la aportación real de España a la Alianza. George Shultz salió contento de su entrevista con Ordóñez en Reykjavik el 12 de junio, porque palpó la voluntad del Gobierno español de compensar la retirada de los setenta y dos aviones F- 16 con la- aportación de algo más que eso. De ahí el cambio del tono glacial anterior a la actual situación de deshielo Fuentes fidedignas de Bruselas indican que se han realizado progresos considerables, aunque discretos, en diversos aspectos de la contribución militar española- n o sólo naval y aérea- a la Alianza y en la asignación de misiones OTAN a nuestras fuerzas: Más dificultades parecen surgir en cuanto al modo de coordinación es decir, al modo de vinculación español con la estructura de mandos aliada. El ambiente en Bruselas es de positiva cooperación, en parte gracias a la actituda pragmática de Carrington y a la tolerancia que han demostrado hasta ahora los demás aliados. Como último detalle revelador, hemos podido saber que España está a punto de ser conectada al sistema OTAN de alerta aérea (NADGE) Técnicamente no hay ningún problema, han dicho los expertos aliados que han visitado recientemente las instalaciones españolas. Narciso Serra parece convencido de la necesidad de insertarnos en esa magna red de radares. Para acabar de dar prisa a España en la solución de sus pleitos pendientes con sus aliados, el Rey Hassan acaba de pedir la adhesión de Marruecos a la CEE argumentado que su política exterior y de defensa son europeas. Más aún, Marruecos está aumentado su cooperación militar con EE UU y con otros aliados, como Bélgica, que han recibido autorización de enviar sus Mirages y sus F- 16 a entrenarse a Marruecos. CARRINGTON Y EL EMBMA Educado en la Universidad y en una Academia Militar, lord Carrington es un inglés que llega a España sin paraguas, no se sabe si salido de las páginas de Chesterton o de Graham Greene. Está claro que trae su equipaje cargado de preguntas, y que ha puesto interrogaciones en el objetivo en el que otros colocan una imagen del sol español o de la obligada tarde de toros. No sé en qué película vimos a este diplomático, adiestrado en el Foreign Office, que combina prodigiosamente paciencia con dureza y flexibilidad con balance final favorable. Tiene el rostro de los sabios despistados, pero en el fondo de los ojos le queda la luz de la sonrisa de los magos. Unos capiteles de la vieja Europa por aquí, unas luces norteamericanas de la estatua de la Libertad por allá, un cubo de agua del Atlántico para humedecer la conjunción, y. he aquí el milagro de este secretario general de la OTAN, turista de objetivos concretos. Diríase que sí, entre reunión y reunión, le gusta ir al Museo del Prado, tal como ha anunciado desde Bruselas en las declaraciones previas a su visita a España, lo que busca este hombre entre los lienzos es algún dato sobre los fusiles del 3 de mayo, cuando a la luz de las linternas resplandecían las camisas blancas de los condenados, tal como el pincel de Goya lo narró. También pódría inspeccionar las cabezas artesanales de las lanzas en la Rendición de. Breda. Porque, para lord Carrington, España es un enigma, y no ha tenido la amorosa oportunidad de intentar descifrarlo, como Gerald Brenan, bajando al Sur y, entre los pedregales de las sierras, dejándose seducir por la pregunta. Da la impresión, en fin, de que. ha dé llevar observaciones muy exactas y, por tanto, de que se trata de un hombre que viene al grano, al agua clara, precisamente en el país donde se cimentan las más hermosas y apasionantes contradicciones dé la Historia de la Humanidad. Podría ser profesor en Oxford ó uno- de ésos Británicos obligados institucionalmente a disimular sus emociones. No nos entiende bien y, cuándo cierra los ojos para buscar la luz interior, vuelan Jos F- 16 como cigüeñas sin brújula dentro de su cabeza. Faustino F. ALVAREZ Entrevistas con González, Serra y Ordóñez Madrid Aunque el secretario general de la OTAN llega hoy a Madrid, sus conversaciones con los miembros del Gobierno español no comenzarán hasta mañana. A primera hora, lord Carrington se entrevistará con el ministro de Defensa, Narciso Serra; posteriormente, mantendrá una reunión con el jefe de la diplomacia española, Francisco Fernández Ordóñez, y, a mediodía, será recibido por el presidente del Gobierno, Felipe González, en el Palacio de la Moncloa, antes de almorzar con Serra y Ordóñez. El jueves, último día de su estancia en España, lord Carrington visitará Segovia y Toledo, y almorzará a continuación en el Palacio de (a Zarzuela con Sus Majestades los C: Reyes. La visita del secretario general de la OTAN se encuadra en la serie de reuniones que mantiene cada dos años con los países miembros de la Alianza Atlántica para abordar asuntos relacionados con la defensa. Sobre sus recientes declaraciones en las que afirmaba que España no está preparada para relevar los aviones F- 16 instalados en Torrejón, el director de la Oficina de Información Diplomática, Inocencio Arias, manifestó ayer que nuestro país está en condiciones de asumir determinadas misiones realizadas actualmente por las tropas norteamericanas. La cuestión- a ñ a d i ó- no es si estamos preparados o no para sustituir las estadounidenses, sino en precisar cuáles serán asumidas én el futuro por las fuerzas españolas. Inocencio Arias afirmó que dos de las misiones que España podría asumir afectarían a las bases de Torrejón y Zaragoza; la primera, tras la salida de los F- 16 de nuestro territorio, y la segunda, pasando el control dé la base zaragozana a manos españolas.