Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ABC- OPINIÓN Ni guerra ni políticaZIGZAG MARTES 21- 7- 87 AMAR LA TIERRA L otro día, entre suaves ironías hacia los creyentes, decía Bioy Casares en estas páginas de ABC que él tenía la fortuna de amar las cosas, aunque no creyera en su trascendencia. Y lo d e c í a como si quienes creemos no pudiéramos amar este mundo por sí mismo, como si nos limitásemos a soportarlo en ansiosa espera de otro mundo menos intrascendente. A mí, con todos los perdones, me hace gracia la visión que de los creyentes tienen algunos que no lo son. Una visión tan graciosamente deformante como l a que, cuando yo era niño, me inyectaban mis profesores canónigos sobre los ateos. Estos, me decían, eran forzosamente malos, inevitablemente perversos y destructores. Hoy sé que esto es caricaturesco. Mas, por la misma razón, me hacen sonreír las nuevas caricaturas que sobre quienes tienen fe difunden hoytoscanónigos- perdónenme- del ateísmo. Y es que resulta que nosotros, creyentes, amamos la Tierra; la amamos por sí misma, gustamos de su belleza aun sabiéndola fugitiva y creemos que es tan deber nuestro luchar por los bosques como por las almas, construir la belleza como la santidad. Escribo estas cosas tras leer el discurso que pronunció el Papa en las montañas que separan a Italia de Austria. Me gusta este Pontífice que dice que leer las montañas es tan jubiloso y cristiano como leer la Biblia. Este Papa que habla de la intrínseca unidad que hay entre las cosas de este mundo y las espirituales, porque no debe separarse lo que Dios ha unido: belleza y bondad. No hay, efectivamente, dos ecologismos: uno pagano y otro cristiano. Para nosotros, seguidores de Jesús, es un compromiso, moral preocupamos por la Tierra El cielo es nuestra patria, lo sabemos, pero también sabemos que quien a m a l a f r u t a de un árbol no puede desinteresarse de sus raíces. Me encanta aquello que una vez escribió Lutero: Aunque mañana fuera el día del fin del mundo, yo plantaría todavía manzanos en el día de hoy. Y es que el mundo es hermoso aunque se muera. Y es que t a m b i é n lo i n trascendente es trascendente. Recuerdo lo de Francisco de Asís: cuando concluyó de reconstruir la ermita de San Damiano, regaló a! buen cura que la regentaba las herramientas que había usado en la reconstrucción. Pero no sin antes besar las herramientas. Ya no eran necesarias, pero no por eso dejaban de ser santas. ¿Cómo no amaríamos nosotros la herramienta- cuerpo, la herramienta- tiempo, la herramienta- alegría, por el hecho de que ya hubiéramos terminado de necesitarlas? El hombre es tierra, y precisamente por eso se regocija tanto con ella. Y gracias a ello no estamos divididos entre el amor a Dios y a las cosas. Sabemos que Uno y otras tienen esa intrínseca unidad de la que hablaba el Papa. A fin de cuentas, yo tengo que amar con un mismo corazón a Dios, a las montañas y a mi gata. Me gusta, sí, este mundo. Me preocupan sus bosques. Cuando uno se quema, algo cristiano y religioso se quema. Se queman tal vez un poco las manos con que Dios lo creó y la sonrisa que a mí me produce el brillo de las hojas de sus árboles. Por favor, amigos, no nos excluyáis a los creyentes del gozo de ser hombres enteros. Amamos a Dios, claro, sobre todas las cosas; pero en el fondo de nosotros arde aquello que tímidamente escribió una vez Bernanos en la dedicatoria de un libro: Cuando yo me haya muerto, decidle al dulce reino de la Tierra que le amé mucho más de lo que nunca me atreví a decir. J. L. MARTÍN DESCALZO cia de la demanda global de la economía, sino el de una mala Entre las reacciones que se adaptación del sistema productihan producido al aplastante vo a los cambios del entorno triunfo del centro- derecha en económico internacional. En Portugal, cabe destacar, por lo otras palabras: no basta ya con lamentable, las declaraciones del relanzar la máquina económica líder comunista Alvaro Cunhal, con medidas de estímulo de la que ha manifestado que este re- demanda para encontrar el camisultado es una derrota para la no del crecimiento y el empleo; democracia. Lógicamente, habrá antes bien hay que ayudar a que que pensar que este preclaro la economía adapte sus estructumarxista se refería a la demo- ras, cosa mucho más larga y dicracia entendía al estHo sovié- fícil. Una paz social pactada entico, cubano o nicaragüense. En tre empresarios y asalariados, al la Europa de las libertades, la estilo del sistema suizo, hace pomayoría absoluta obtenida por el sible la flexibilidad evitando los partido de Cavaco Silva es un abusos por ambas partes: se enéxito de la democracia, un éxito terraría el foso que existe en mudel pueblo portugués que ha ele- chos países europeos entre los gido libremente a sus represen- parados y el resto de la poblatantes en las urnas. Pero ha ción. Pero hay también quienes sido, sobre todo, un triunfo para piensan, con toda razón, que el la libertad. paro se evitaría antes que por la vía de la concertación social, por el camino de un cambio profundo en el comportamiento de los ¿Quién se preocupa? sindicatos. La insistencia de ésEl desempleo afecta hoy a tos en conseguir mejores salamás de treinta millones de per- rios para quienes tienen empleo, sonas en el mundo desarrollado. cierra el paso al trabajo a los paSólo se libran de él suficiente dos que no lo tienen. mente algunas naciones privilegiadas como Suiza. Desde comienzos de los años setenta el Calderón y compañía paro se ha triplicado y no parece Hace unos días se dio por alque vaya a ceder en un futuro guna agencia informativa la notiprevisible, excepto, quizá, en los cia de que Calderón está siendo Estados Unidos, donde ya cedió muy admirado y estimado en Aleespectacularmente desde el pri- mania. Esta valoración y aprecio mer mandato del presidente viene de lejos. En las inestimaReagan. El paro es el mayor bles Conversaciones con Ecproblema económico sufrido por kermann que tantos tesoros de la mayoría de los países indus- crítica y conocimientos contietrializados desde la segunda nen, se repiten los juicios de guerra mundial. Ninguno de los Goethe en elogio entusiasta de remedios probados hasta ahora aquel inmenso genio de la draha resultado eficaz y no hay a la maturgia. Y no citamos la devovista ninguna solución milagrosa ción de otros teutones de primeLa superación de este problema ra magnitud. Junto a Esquilo, es tanto más difícil, si se consi- Sófocles y Eurípides, Shakesdera que el paro actual, a dife- peare, Calderón y Lope son los rencia del desatado durante la otros tres- titanes del teatro de todepresión de los años treinta, no dos los tiempos. Difícilmente sures el resultado de una insuficien- girá quien los iguale. Lamentable EDICIÓN INTERNACIONAL Las noticias de la semana, recogidas por ABC en su Edición Internacional. Para llegar volando a todo el mundo EDICIONINTERNACIONAL. Sietnpre a punto y en punto