Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 56- TRIBUNA ABIERTA LUNES 20- 7- 87 L m i n i s t r o de Sanidad, don Julián García Vargas, ha reconocido ante el Congreso de los Diputados que determinados centros de la Seguridad Social hacen esperar a los pacientes hasta siete meses para conseguir una radiografía. Por ello resulta consolador saber que en otros hospitales las atenciones al enfermo son ejemplares. Durante cuatro semanas he asistido, en calidad de espectadora, al funcionamiento del Hospital Clínico de Barcelona, y la impresión recibida no ha podido ser mejor. Una amiga entrañable, Carmen Romero, presidenta de Nuevo Futuro, aguardaba en lista de espera recibir un trasplante renal. En la madrugada del 1 junio dos jóvenes catalanes murieron en accidente de tráfico. Sus padres, practicantes de la solidaridad humana, donaron los órganos de sus hijos. El catedrático de urología de la Universidad barcelonesa, profesor Gil- Vemet, pasó lo que restaba de noche preparando las visceras. A las diez de la mañana entraba en el quirófano del Clínico, hospital dependiente de la Seguridad Social, y realizaba un trasplante de páncreas a un diabético de la clase A- 1 amenazado de ceguera irreversible. A esa fnisma hora llamaron a Madrid a Carmen Herrero. El puente aéreo hizo posible su traslado at despacho del doctor Andréu, jefe de la UTR (Unidad de Trasplantes Renales) que junto a Jos doctores Oppenheimer y Villardel constituyen el equipo médico del profesor. Asimismo fueron avisadas Ramona, joven de veinte años encargada de una salchichería, y la muchacha de Aracena, que llegó en el avión del presidente de la Junta de Andalucía, don José Rodríguez de la Borbolla. Todavía recibirían órganos un gitano de mediana edad, residente en Alicante, rey de su casta, y un obrero murciano. A partir de aquel día los receptores se llamarían entre sí hermanos de trasplante E 1 CUANDO LA MEDICINA FUNCIONA instante. Espíritu del que participan hasta Jos mozos que arrastran las sillas de ruedas de los Por Mercedes FÓRMICA pacientes que no pueden caminar. En menos de media hora el enfermo se ha Hoy, dados de alta, hacen vida normal con hecho las pruebas recetadas, cuyos resultalas limitaciones inherentes a una convalecendos conocerá en plazo brevísimo. cia delicada. El despacho privado del profesor Gil- Vemet Ninguno de los implantados recibió trato de me dio la clave de muchas cosas. Nada de favor. Todos fueron asistidos por el mismo rahilos musicales o lujos supersero, ese rasero admirable que fluos. El ascensor funcional, la impera en el Clínico catalán. escalera de terrazo, el entorno En la UTR se respira orden, franciscano. eficacia, cariño y los enfermos Las enfermeras se deslizan de tienen la certeza de que el cenpuntillas, hablan en voces bajísitro trabaja para devolverles la mas para no perturbar. Jovita, la salud. instrumentista del cirujano, capaz Los pasillos del hospital relude permanecer de pie veinticuacen, no hay colillas en el suelo, tro horas si el caso lo exige, asoni algodones ni papeles. Análisis ma su delgada silueta cubierta y controles se llevan a cabo en con la tradicional bata verde. laboratorios de la Seguridad SoJosé María Gil- Vernet aguarda cial, donde se atienden a todos tras la mesa. En sitio destacado, sus afiliados. el retrato de Su Majestad el Rey El primer día que acompañé a Don Juan Carlos de Borbón. mi amiga aguardaban cerca del Mercedes Fórmica La magia del profesor emana mostrador unas cien personas. Escritora de su ciencia; su autoridad, de Recuerdo que pensé: un magisterio indudable; su De aquí no salimos hasta la atractivo humano, desarraigada tarde; i Pronostico que no se cbnfirfic En menos vocación. Ha dominado el rechazo del trasplante, rede un cuarto de hora el asunto había sido linal y ahora trabaja en las posibilidades del quidado. Seis- eficientes enfermeras, concentradas páncreas, esa luz de esperanza encendida en su trabajo, sin conversaciones particula- para los diabéticos. José María Gil- Vernet vive para la investires, ni añoranzas del bocadillo fueron explicando el ingenioso sistema. que facilita ra- gación y la Medicina. Es un sabio capaz de compartir el sufrimiento ajeno y de aliviarlo. diografías y análisis. Me cuentan después que en Cataluña hay Embarazadas, cancerosos, trasplantados, presos autolesionados, enfermos de Medicina una tradición de familias de doctores- abueGeneral se sienten atendidos, protegidos; yo los, padres, nietos- entregados a sus pacientes. Roviraltas, Barraquer, Muiños, Gil- diría, que hasta mimados. Médicos, cirujanos, analistas, ATS- Élisen- Vérhet y desde luego se nota. En unos tiempos en que se agrieta la asisda, Roda, María José, Cristina- no muestencia de la Seguridad Social produce alegría tran, jamás, signos de impaciencia. Sosegadas, sin prisas, orientan, razonan o saber que existe un hospital perfecto. Se llaexplican los pequeños problemas resueltos al ma el Clínico y está situado en Barcelona. Si su empresa necesita Seguridad, protéjala P r I con un buen escudo: el que proporciona SEGUR IBÉRICA, una firma con un profundo conocimiento de las técnicas más avanzadas en cuanto a vigilancia, ingeniería y diseño de sistemas y equipos. SEGUR IBÉRICA es una empresa líder en el sector y, sin duda, la de mayor crecimiento en estos últimos años. Contratando nuestros servicios usted conseguirá el mejor coste- efícacia delmercado. Cuando vea nuestro emblema en el uniforme de uno de nuestros Vigilantes comprenderá por qué n m i m Seauridadde vanauardia decimos Que con este escudo, seguro Segundad de vanguardia. CON ESTE ESCUDO, hliblJIi IBÉRICA ¡Servidas negrales: Proyectos, abala ampos. Ví oniM OFICINA CENTRAL DELEGACIONES Lagasca, 88 Tel. (91) 435 74 07 Telex 27782 BRNSE 28001 MADRID Marqués de Santa Cruz. 7 Travesera de Gracia. 62 Tel. (93) 200 03 00 Tels. (985) 22 16 48- 22 17 85 08006 BARCELONA 33007 OVIEDO Virgen de Regla, 1 Tel. (954) 27 58 86 41011 SEVILLA Cirilo Amoros, 27 Tél. (96) 352 59 44 46004 VALENCIA Siervas de Jesús, 27- 29 Tel. (945) 25 83 66 01001 VITOR 1 A- GASTEIZ