Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 A B C CINCUENTA AÑOS DE LA MUERTE DE MARCONI LUNES 20- 7- 87 Sin su La primera antena, cuando pensó que con ella podía mejorar todo el sistema, la realizó con un recuadro de hoja de lata recortada de un bidón de petróleo, y las señales llegaron a más de 200 metros. Luego conectó la chapa, colocada a cierta altura, con otra chapa en contacto con la tierra, y las señales llegaron a casi un kilómetro. Seguidamente, sustituyó la chapa suspendida en el aire con una serie de cables de cobre, separados entre sí, mediante varillas de madera, y la chapa inferior ¡a sustituyó con un trozo de cobre clavado en la tierra. El resultado fue impresionante. Las señales llegaban a más de un kilómetro y medio. Marconi analizó detenidamente los motivos que producían esos efectos, reflexionó sobre ellos y llegó a la conclusión de que se había abierto el camino para todo el inmenso sector de las radiocomunicaciones y para sus infinitas aplicaciones. diando los efectos de reflexión y desviación producidos por obstáculos metálicos en las primers emisiones de radiofonía, pronunció en Nueva York, el 20 de junio de 1922, una conferencia en la que dijo, entre otras cosas: Me parece que tendría que ser posible proyectar aparatos mediante los cuales un buque podría irradiar en todas las direcciones un haz divergente de rayos, los cuales, al encontrar un obstáculo metálico, por ejemplo, otro buque, serían reflejados hacia un receptor protegido por una pantalla respecto a la emisora, revelando así, inmediatamente, la presencia y la posición del otro buque, en medio de la niebla y con mal tiempo. Eran las premisas del radar, con casi veinte años de anticipación. no démico y consejero de la Pontificia Academia de las Ciencias y presidente de la Academia Nacional- es que fue el primero en investigar el fenómeno de las ondas electromagnéticas con el propósito, bien claro y definido, de utilizarlas como vehículo de las radiocomunicaciones, término creado por el propio Marconi en una carta que nos recuerda la que Leonardo da Vinci envió a Ludovico el Moro explicándole cuantos experimentos, pruebas e investigaciones requiere, junto con el trabajo manual e intelectual, la invención de nuevos métodos y sistemas encaminados a mejorar el progreso de la ciencia y del arte. Para todos los demás investigadores las ondas electromagnéticas previstas y calculadas teóricamente por Maxwell y evidenciadas físicamente por Hertz, no pasaron de ser una pura curiosidad experimental científica. Fue Guillermo Marconi quien supo ver en ellas un instrumento poderoso al servicio de la Humanidad. Sin Marconi borraríamos la mitad de la civilización contemporánea: la radio, la televisión, las comunicaciones en la tierra y en el espacio, los impulsos por telecomando que se envían a los satélites y a las sondas espaciales para orientar las máquinas fotográficas para arreglar averías, etcétera, con todo lo que esto supone a nivel cultural, social e industrial. mi Pionero de la radio El hecho extraordinario del trabajo llevado a cabo por Marconi A este respecto cabe recordar- m e dice para ABC el profesor que mientras Marconi estaba estu- Giovambattista Marini- Bettolo, acá- En marzo de 1933 Marconi, ya multi fue saludado por el entonces presi La radio, la televisión y la conquista del espacio exterior se deben a los impulsos eléctricos que dominó el físico italiano Fue el primero en investigar el fenómeno de las ondas electromagnéticas para utilizarlas como vehículo de las radiocomunicaciones mercial creada por el inventor en Londres la Marconi Wireless Company, en torno a la cual las intrigas de las grandes compañías telegráficas que se habían gastado verdaderas fortunas en la red de cables submarinos y terrestres intentaron montar en 1912 un escándalo, con el fin de hundir a su magnífico director, Godfrey Isaacs. La maniobra fracasó totalmente, y para compenLe pregunto al profesor Marini- sar a Marconi del gran disgusto que Bettolo qué papel jugó en la gran ese hecho le produjo, el Gobierno labor de Marconi la organización co- de Su Majestad británica le conce- En 1912 Marconi estuvo en Madrid y visitó la Casa de ABC Servicio de Documentación A raíz de la obtención del premio Nobel, Guillermo Marconi comenzó a realizar numerosos viajes invitado por todas aquellas ciudades que querían rendir su homenaje al inventor de la telegrafía sin hilos. Entre ellas estaba Madrid, que fue escenario, del 19 al 21 de mayo de 1912, de la primera visita que Marconi realizó a España. Recogemos aquí un resumen de su estancia en nuestra capital, en cuyo apretado calendario se encontraban una corrida de- toros, una velada en el Ateneo, presidida por el Rey Don Alfonso XIH, el cumplimiento a la Familia Realen el Palacio de Oriente y una visita a la Casa de ABC. En la tarde del 19 de mayo de 1912 llegaba Marconi a Madrid, donde fue recibido por el embajador de Italia y por directivos de la Sociedad de Radiotelegrafía. El inventor, que se alojó durante los días que permaneció en España en el hotel Ritz, presenció esa misma tarde una corrida de toros en la que el célebre Gallito le brindó un toro. Posteriormente se dirigió al Ateneo, en donde a las diez de la noche, y bajo la presidencia de Don Alfonso XIII, se celebró una velada en su honor. En la docta, institución se encontraba el también premio Nobel José Echegaray, quien dedicó una hermosa salutación a Marconi. El presidente del Ateneo, Moret, tuvo también palabras de elogio para el inventor e hizo referencia al reciente hundimiento del Titanic ocurrido el 15 de abril, en el que las ondas hertzianas tuvieron un papel destacado al comunicar el naufragio a los pocos segundos del suceso, logrando que otros barcos próximos llegaran al lugar del suceso con tiempo para salvar muchas vidas. Tras agradecer la presencia del Rey y las palabras de Moret y de Echegaray, Marconi expresó su satisfacción por el apoyo que había recibido su invento. A la mañana siguiente Marconi acudió al Palacio Real para cumplimentar a Sus Majestades los Reyes. Durante la entrevista, que se prolongó por espacio de dos horas, el Monarca le impuso las insignias de la Gran Cruz de Alfonso XII. Desde Palacio se dirigió a la Embajada de Italia para asistir a un banquete en su honor, al que acudieron miembros del Gobierno y del Cuerpo diplomático. Tras la sobremesa, Marconi acudió a la Casa de Campo, donde en compañía de Don Alfonso XIII presenció un partido de polo. A las seis de la tarde Marconi se dirigió a la Casa de ABC, en la calle de Serrano, donde fue recibido por el director del periódico, don Torcuato Luca de Tena, y por el señor Romea, subdirector de Blanco y Negro Durante su visita, de la que se tomaron diversas fotografías, Marconi recorrió los talleres, de los que dijo: No he visto ni en los Estados Unidos unos talleres tan espléndidos, tan alegres y armónicos. Aquí todo es luz y risueño... Antes de que abandonara ABC, le fue entregado un lingote fundido con la inscripción ¡Viva Marconi! y cuando terminaba su visita don Torcuata Luca de Tena le entregó una fotografía tomada a su entrada en la Casa de ABC. ¡Tan pronto! -exclamó- ¡Casi és aventajar a la radiotelegrafía! Durante su último día de estancia en España Marconi se desplazó a Aranjuez con el objeto de inaugurar la estación allí establecida por la Sociedad Española de Radiotelegrafía. Allí, tras un almuerzo con el personal de la misma, fue recibido por la Infanta Doña Isabel, con quien departió animadamente. Ya de regreso a Madrid una Comisión de la Sociedad de Salvamento de Náufragos le entregó una medalla de oro por los servicios humanitarios que presta el telégrafo sin hilos en las catástrofes marítimas. Esa misma noche Marconi salió por tren hacia Lisboa.