Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 A B C Nueva Bolsa ABC LUNES 20- 7- 87 Dudas sobre la seguridad jurídica del inversor en la anunciada reforma bursátil Desaparece la fe pública de los agentes y la materialidad de los títulos Madrid. D. E. Los expertos se plantean la anunciada reforma del mercado de valores (no se conoce todavía el texto del proyecto, sino el publicado en estas páginas) sobre dos ejes capitales: a) el establecimiento de un mercado unificado de ámbito nacional, y b) la introducción de las figuras foráneas de los brokers y dealers que se acompaña de la supresión de la fe pública de los agentes de Cambio y Bolsa, y que se resalta como una de las grandes novedades. Junto a estas cuestiones parece ser que la reforma podría abordar atrás, que aunque de menor impacto: a) el uso de información confidencial, causante de graves perjuicios para el pequeño inversor; b) el rango legal de las ofertas públicas de compra y venta para evitar los problemas que su actual rango normativo plantea, y c) la desmaterialización de títulos o los sistemas de anotaciones en cuenta. De entre estas cuestiones hay dos que pueden plantear serias dudas al inversor en lo que se refiere a la segundad jurídica de su inversión, que son la supresión de la fe pública de los agentes de Cambio y Bolsa y lo desmaterialización de títulos o los sistemas de anotaciones en cuenta. Como hemos señalado, la pérdida de la fe pública por parte de los agentes de Cambio y Bolsa se presentó como una de las grandes novedades, llegando casi a insinuar que ello es beneficioso para el inversor. Pero éste, especialmente el más modesto, probablemente no alcanza a adivinar qué concreto beneficio obtendrá, puesto que en estos momentos la posesión de una póliza acreditativa de su legítima adquisición de la propiedad de sus valores con los efectos propios de un instrumento público le confiere una gran tranquilidad. Para ver qué consecuencias tiene para el inversor la supresión de la fe pública de los agentes de Cambio y Bolsa hay que señalar en qué consiste esta fe pública de los agentes y qué efectos produce. Seguimos en esta 1 exposición las palabras de Alejandro GarcíaBragado, asesor jurídico de la Bolsa de Barcelona. El artículo 93 del Código de Comercio es el que establece esta especial eficacia jurídica que comporta la intervención de los agentes de Cambio y Bolsa diciendo: Los agentes colegiados tendrán el carácter de notarios en cuanto se refiere a la contratación de efectos públicos, valores industriales y mercantiles, mercaderías y demás actos de comercio comprendidos en su oficio en ¡a plaza respectiva. Llevarán un libro- registro con arreglo a lo que determine el artículo 36, asentando en él por su orden, separada y diariamente, todas las operaciones en que hubiesen intervenido, pudiendo además llevar otros libros con las mismas solemnidades. Los libros y pólizas de los agentes colegiados harán fe en juicio. Al atribuirse a tos agentes colegiados el carácter de notarios, los documentos por ellos intervenidos tienen naturaleza de documentos públicos con la consecuencia de que, como dice el subcrito artículo, hace fe en juicio, o, como dice el artículo 1218 del Código Civil, hacen prueba, aun contra tercero, del hecho No habrá documento público que acredite la compra o venta El texto del proyecto que al parecer tiene elaborado el Gobierno, señala que los agentes de Cambio y Bolsa dejarán de tener fe pública (es decir, su intervención dejará de dar esa especial eficacia jurídica a las operaciones y documentos en que la misma se produzca) aunque seguidamente se matiza que podrán optar entre la dedicación al mercado de valores, caso en el que pierden la fe pública, o renunciar al mismo y continuar ejerciendo como fedatarios mercantiles at margen de los mercados de valores, con lo que se les desnaturaliza por completo, pues ya no son agentes de Bolsa. De esta guisa, subraya el asesor de la Bolsa de Madrid, García- Bragados, no es que simplemente se derogue el decreto de 19 de septiembre de 1936, como se ha insinuado diciendo que la fe pública será voluntaria y que el que la quiera que la pague porque si los agentes que se dediquen al mercado de valores pierden la fe pública, ¿cómo se articula esa fe pública voluntaria? Desde luego los que intervienen en la operación no podrán dar fe, pues no la tendrán. ¿Cómo entonces se podrá dar la fe pública al que necesita la reivindicación de sus títulos y poder acreditar con un documento público su compra o su venta? ¿Habrá acaso que llevara un funcionario mercantil que no puede intervenir en el mercado de valores o a un notario para que previo examen de la capacidad autorice la compra mediante el otorgamiento de la correspondiente escritura pública? Este sistema de fe pública voluntaria en Bolsa no parece que esté muy estructurado ni aparentemente, al menos, va a ser nada fácil hacerlo, pues habría de otorgar tai fe pública un fedatario ajeno a la operación, lo cual no es posible, o habría que incardinar a dichos fedatarios dentro de la operatoria bursátil, lo cual tropieza con inconvenientes. En definitiva, parece que el nuevo sistema lleva pura y llanamente a la total superación de la fe púlica en el ámbito bursátil, en el que resultará que no es que deje de ser obligatoria sino que tampoco podrá ser voluntaria De esta manera el inversor quedará expuesto a posibles reivindicaciones y carecerá de un documento público que acredite su compra o su venta, con los consiguientes problemas de prueba tanto en. caso de contienda judicial como extrajudiciál, cuando su posición actual resulta muy cómoda, pues la póliza o certificación del agente de Cambio y Bolsa hacen prueba aun contra terceros. Quizás convenga poner un ejemplo sumamente significativo, porque no constituye un caso extraordinario de contienda judicial. Nos referimos a lo que sucede en el impuesto sobre sucesiones, cuyo texto refundido establece en su articulo 27 (términos parecidos sigue el actual proyecto en Cortes) que se pres u m i r á que f o r m a n parte del caudal hereditario los bienes de todas clases que hubieren pertenecido al causante de la sucesión hasta un período máximo de un año anterior a su fallecimiento, salvo prueba fehaciente de que tales bienes fueron transmitidos por aquél y que se hallan en poder de persona distinta de un heredero, legatario, pariente dentro del tercer grado o cónyuge de cualquiera de ellos o del causante que motiva su otorgamiento y de la fecha de éste Además, para los casos de robo, hurto o extravío de efectos at portador, establece el artículo 545 del Código de Comercio que no estarán sujetos a reivindicación si hubiesen sido negociados en Bolsa con intervención de agente colegiado. De acuerdo, pues, con el sistema del Código de Comercio la actual negociación de valores en la Bolsa con intervención de agente de Cambio y Bolsa proporciona al inversor la seguridad de que sus títulos no podrán ser reivindicados (es decir, no se le podrá privar de la propiedad de los mismos) y además puede acreditar fehacientemente la compra y la venta mediante póliza o certificación del agente. El decreto de 19 de septiembre de 1936 (ratificado por el artículo tercero de la ley de 23 de febrero de 1940) prohibió la transmisión y negociación de valores públicos, industriales y mercantiles sin intervención de agente de Cambio y Bolsa, corredores de Comercio e intérpretes de buque o notarios, declarando la nulidad de las realizadas a partir del 19 de julio de dicho año sin intervención de fedatario. TERMITA YGARANTIZADA CARCOMA ELIMINACIÓN Empresa ¡nternacionalmente reconocida Teléfono 91- 42910 65