Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 20- 7- 87- OPINION -ABC, póg. 11 ELECCIONES PORTUGUESAS L A obtención de la mayoría absoluta por Cavaco Silva cancela definitivamente la transición política portuguesa. La reforma constitucional que ahora podrá hacer no sólo perfilará la democracia portuguesa como una más de las existentes en Europa occidental, sino que permitirá también abrir el camino para la modernización de la economía lusitana. abril, pero también tuvo que compensarlo con una sobrecarga de ingredientes intervencionistas en la Constitución, sobre la actividad econ ó m i c a en g e n e r a l y, especialmente, en el plano de las relaciones laborales. El retroceso en toda línea que el socialismo presenta en Europa suele expresarse en contenidos de definición ideológica, doctrinal; pero en el caso portugués ese retroceso del socialismo había de tener también connotaciones y refrendos institucionales. En Portugal, el socialismo residual permanece enquistado en determinados rasgos y en ciertos engranajes de la Constitución. Por eso las elecciones de ayer han tenido un inequívoco aire preconstituyente, en la propia medida que la Carta Magna lusitana reconoce la posibilidad de su reforma por la vía establecida sobre un Gobierno basado en la mayoría absoluta. PURGATORIO ECONÓMICO L índice de Precios de Consumo (IPC) ha tenido un crecimiento cero en junio. En este momento en que parece que, por ello, el porvenir más risueño espera a nuestra economía debemos tratar de poner las cosas en su s i t i o No se t r a t a de aguar, la. fiesta. Con un margen de error admisible se nos ofrece una. cifra plausible, gracias a datos basados en la Encuesta de Presupuestos Familiares para 1980 81. Esto no quiere decir que en el pasado no sé hayan producido lamentables equivocaciones, como fue la del empalme de la nueva y vieja serie del IPC, evidentemente por causas políticas, o el asunto del índice de enero del IPC y el olvido de la vivienda. Queda a otro lado lo que se hace con este índice. Una cosa es medir la subida de junio respecto a mayo; otra, junio de 1987 con junio de 1986; otra más, la media del ano que concluye en junio E El alto índice de participación registrado ayer en las elecciones portuguesas ponía de manifiesto la importancia que el electorado ha concedido a la consulta. Y el dato es tanto más expresivo cuánto que no se puede decir del electorado lusitano que tenga tras de sí una larga tradición de hábitos en el voto y, con ello, de experiencia en la valoración correcta y afinada de las opciones y ocasiones que se le ofrecen. De modo intuitivo, los electores han estimado que la ocasión, que se les deparaba no era una ocasión común. Lo que se ponía sobre la mesa era, en términos ciertos y reales, una cuestión de régimen. Si Cavaco conseguía la mayoría absoluta podría el país entrar en un proceso de ajustes institucionales que le permitieran adecuarse, entre otras cosas, al reto, que supone la pertenencia de Portugal a las Comunidades Europeas. El Portugal del Mercado Común es un Portugal difícilmente armonizable con ciertos flecos de la herencia de la Revolución de los Claveles. La marcha de Portugal hacia su progreso efectivo es un camino a contrapelo de las ambigüedades remanentes en la Constitución sobre el modelo de sociedad. La reconquista portuguesa de sus libertades políticas a través de la revolución que derrocó a los herederos de Salazar se pagó al precio de concesiones sin cuento a una izquierda que tampoco era coherente en el conjunto de sus planteamientos. Pero la fuerza de los hechos redujo a los visionarios de la izquierda, que quedaron en la cuneta del proceso y algunos incluso en la cárcel. Del consenso inicial de las izquierdas se pasó, a golpe de consultas electorales, a una primacía de los socialistas. Soares fue el gran reductor de las mitologías de de 1987, con la media del año que finaliza en junio de 1986; por supuesto, los movimientos no son los mismos incluyendo que excluyen los precios alimenticios, con el famoso asunto de la inflación subyacente, que ahora está por encima del índice general. Además, el E G no es el índice global P de precios. Por eso es un índice imprescindible el de los precios implícitos en el PIB. Como éste se conoce anualmente, no puede emplearse ni para alegrías ni para tristezas mensuales. El año pasado, con un aumento de más del 11 por 100, ese índice borró las alegrías dé los 8 por 100 del IPC mes a mes. Tras este obligado conjunto de salvedades, conviene ahora añadir que la crisis de una economía se observa a través de numerosos indicadores: su volumen de producción, su nivel de ocupa ción, sus precios y, por supuesto, sus balanzas con el exterior y los datos monetarios financieros y fiscales que se puedan lograr. Con esto queremos decir que en el panorama español se rectifican a la baja los incrementos productivos previstos a principios de año; con los datos desestacionalizadós que conocemos nadie considera que el paro no vaya a aumentar en 1987; la balanza comercial pasa por un momento de agobio; desde el Fondo Monetario Internacional nos han enviado hipótesis de endeudamiento externo muy preocupantes; los precios implícitos del PIB no parecen mostrar alivio en su comparación comunitaria, sobre todo a causa de la casi asfixia creada por una peseta alta. La oferta monetaria camina, en forma demasiado sistemática para no preocuparnos, por senderos muy por encima de los previstos por el Banco de España; por ello, los frenos al IPC ¡al combinarse con el latigazo de los altos tipos de interés, suben a éstos en términos reales de modo tal que descomponen todo el panorama financiero español, aunque una fuerte baja en el precio del dinero aún sería más perjudicial. En medio de esto, que la subida del IPC se contenga es señal de que no estamos en el infierno, pero sí en un severo purgatorio, aún muy alejado del paraíso. FÉLIX PONS N declaraciones sucesivas, el presidente del Congreso de los Diputados ha dicho que el terrorismo está por encima de cualquier otra cosa en el obvio sentido de que se trata de un problema que exige atención preferente, y que si la aplicación de las leyes lo exige, habrá que deslegalizar Herri Batasuna Estas palabras de Félix Pons abarcan dos vertientes principales de la cuestión: el nivel de la materia y el plano de quienes están más directamente responsabilizados en ella. Pero es al Gobierno, naturalmente, a quien corresponde tomar la iniciativa dentro de ese marco de referencias. De lo que se trata, en efecto, es de saber si con las leyes actuales se puede proceder a la deslegalización de Herri Batasuna, pues de no poderse hacer con ellas habría que elaborar otras que lo permitieran. La Constitución ni cierra ni puede cerrar el paso a la reforma legislativa necesaria para la acción institucional contra el terrorismo. El presidente del Congreso ha enunciado con claridad los términos de la cuestión. E ABC Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes. Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J A. Gundm (Continuidad) J C. Azcue ¡Internacional) B. Berasateguí (ABC literario) A. Fernandez (Economía) J. I G ñ Garzón (Cultura) A A. González (Continuidad) R Gutiérrez (Continuidad) L Lz Nicolás (Reportajes) C. Mantona (Continuidad! J L Martín Descalzo (Socolad) J. Olmo (Edición) L. i. Paraaa (Suplementos Eccnomcos) L Prados de la Plaza (Conínudad) C Prat (Dommcal) Santiago Casteto (Colaboraciones) Secciones: J Rubio (Arte) J M Fdez. -Rua (Ciencia) A Garrido y J Espejo (Confección) J C Diez (Deportes) A. Yañez (Edición Aérea) J. Badia (Educación; E. R. Marchante (Espectáculos) J Palo (Gráfica) M A Flores (Huecograbado) F Rubio (ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J A. Sentís (Nacional) M A. Martín (Sanidad) D Martinez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director G e n e r a l d e P r e n s a E s p a ñ o l a S A JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. T e l é l o n o s C e n t r a l i t a (t o d o s ios s e r v i c i o s) 435 84 4 5 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.