Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE Arriba, a la izquierda, el pintor Manolo Coronado y la joven Patricia suben al globo. Debajo, Pepe Tous ayuda a su esposa a bajar del globo. A la derecha, Sara Montiel tras subir al globo, acompañada por el concejal de Turismo de Calviá, Juan Costa (a la izquierda) y el piloto que maniobró el aeróstato el pintor Manolo Coronado y los ECÍA que era lo único mandamases de Aguapark, desque no había hecho en de Juan Franco a Francisco Oliesta vida y le costó trade hilo con bordados y entredo- ver, y Sara que no, que ya estabajo. Parecía imposible que lo ses y blusa con más bodoques y ba cumplida con derramar la boconsiguiera, pero también se más filtirés... Para romper tanta tellita de cava sobre la cesta de atrevió con ello. Ya puede decirmonotonía de albura, unas za- mimbre del artefacto... se que no sólo tuvo por amigos patillas de lentejuelas rosas y un a Hemingway y a León Felipe, a La gente, con el sol, se fue bolso de fibras malva. Lo que marchando. Todos tenían caras Gary Cooper y a Burt Lancaster; digo: una aparición. Junto a ella, de circunspectos, cuando de que vendió violetas y dio mil vePepe Tous y los niños: Thais, pronto, ¡ay! de pronto, Sara que ces la vuelta al mundo convertitoda de rosa palo, y Zeus, con dice que sí, que se mete en la da en un cuplé que nunca se pantalón rojo y camisita estam- cesta. Y allí, que en ese moacaba; que tuvo amores, matripada. El revuelo no es para con- mento estaba el concejal Juan monios, novios, coqueteos; que tado. Los bañistas pedían autó- Costa, se zampó. Y pidió que la la persiguieron los escritores y la grafos y Sara reclamaba un subieran una cuarta; y que luego envidiaron las artistas. No. Ya puro. Y el bullicio era general y medio metro. Y mi puro, que no sólo se puede decir eso, sino ios gritos y las cámaras de fotos me falta mi puro... Y le llevaron también que Sara Montiel, fuse fundían con el sofoco de la el puro y el globo empezó a asmando espero un hermoso vetarde. Allá en la pista, junto a las cender y Sara daba grititos y toguero, se ha subido en globo. piscinas ya vacías, intentaban dos aplaudían, emocionados. Y Fue ayer tarde la noticia en hinchar el globo que se bambo- Juan Costa a su lado, asombraMallorca. En la isla, el sol derreleaba, pendulón y obsceno, de do de verse en los objetivos de tía con gusto al despedirse. Era un lado para otro sin llegar a en- todas las cámaras... Y el globo un atardecer que llenaba de clacaramarse. Más de media hora subiendo y Sara llamando a sus ridades lechosas, de pura calicostó la operación, y cuando ya niños para que la v i e r a n ma, los pinares de las suaves empezó a subir aquello, Sara ¡T h a i s Z e u s m i r a d a serranías de la Costa de Calviá. dice que no, que ella no sube. mamá! y ya el cielo se llenó Y allí, entre los chorros y los toRecordó el incendio de Barcelo- de rosa pálido, el sol se ocultó boganes de Aguapark, con tona, el terror de las toallas moja- celoso y todos, con la boca dos los niños y las madres, rojos das. Otra chupada al puro, y abierta, quedamos mirando arriy cansados de un día de piscique no, que ella allí no se subía. ba. Sara había subido, por fin, nas y saltos, apareció, como Por la pista andaban el alcalde una divina exhalación, Sara gas y las pelotas de los niños, de Calviá, Francisco Obrador, y en globo. Montiel. En medio de los biqui- Sara lucía melena roja al viento nis y los bañadores, de los tan- inexistente, falda antigua blanca, Santiago CASTELO D Y Sara se montó en globo MIÉRCOLES 15- 7- 87 ABC 107