Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 15- 7- 87 ESPECTÁCULOS A B C 79 Crítica de cine El vuelo del navegante de Randal Kleiser Prod. New Star Entertainment para PSOViking Film (USA) 1968. Director: Randal Kleiser. Guión: Michael Burton y Matt Mac Manus, según la novela de Mark H. Baker. Color. Música: Alan Silvestri. Duración: ochenta y nueve minutos. Principales intérpretes: Joey Cramer, Verónica Cartwright y Cliff de Young. Salas de estreno: Proyecciones, Azul, Carlton, Candilejas, Europa y La Vaguada. Cuento infantil con apariencia de aventura fantástico- espacial, que recoge en su argumento una síntesis de los de otras películas de éxito reciente. Seguramente la novela de Mark H. Baker- The fligh of the navigator de idéntico título al de la película en su versión original- se publicó antes de que salieran a la luz de los proyectores Regreso al futuro de Robert Zemeckis; Exploradores de Joe Dante, y Cortocircuito de John Badham. Sin embargo, como El vuelo del navegante llega a nuestras pantallas después, parece obligado señalar sus coincidencias con los títulos anteriormente nombrados, que sitúan a ésta en posición de clara dependencia respecto de las otras. La historia es la de David, que una buena noche de 1978, enviado por sus padres a buscar a su hermano menor, cae en una enorme zanja, en el bosque, llegando incluso a perder el sentido. David se recupera y poco después regresa a casa. Para encontrarse con una serie de sorpresas, ya que lo que para él han sido minutos, horas como mucho, han significado ocho años para el resto de los humanos. Su caso es casi automáticamente ligado a la presencia de una extraña nave de procedencia extraterreste, que se deja capturar fácilmente por las gentes de la NASA. De la relación entre el niño perdido la nave misteriosa y las autoridades de la Agencia Norteamericana del Espacio surge la continuación y el final del relato. Que está salpicado de hallazgos fácilmente identificables con el vuelo que realizaban los precoces astronautas de Exploradores con las conversaciones del robot número cinco de Cortocircuito -l a máquina inteligente con deseos de aprender humanidades -y con el viaje a las fronteras del tiempo que llevaba a cabo el protagonista rockero de Regreso al futuro Con todo, El vuelo del navegante concretamente dirigido a ese público menor de edad- por debajo de los dieciséis años- tiene atractivos suficientes, una hermosa fotografía aérea y un actor adolescente- Joey Cramer- que se desenvuelve con naturalidad frente a la cámara, junto a las inevitables canciones del momento Pedro CRESPO Cita a ciegas de Blake Edwards Prod. Tony Adams para Tri- Star (USA) 1987. Director: Blake Edwards. Guión: Dale Launer. Fotografía: Harry Stradling. Color. Música: Henry Mancini. Duración: Noventa minutos. Principales intérpretes: Kitn Basinger, Bruce VVillis, John Larroquette, William Daniels, George Coe, Mark Blum, Phil Hartman, Stephanie Faracy y Graham Stark. Salas de estreno: Carlos III, Callao, Regio, La Vaguada y Rosales (v. o. Hilarante comedia, sobre el esquema clásico del chico encuentra chica sembrada de una abundante colección de gags de diverso calibre. A Blake Edwards le han confeccionado un guión a la medida, una historia que guarda un cierto parecido con El guateque aunque en ésta se haya repartido la carga cómica en varias situaciones, en lugar de acumularla en una sola, como sucedía en aquélla. Edwards parte de un ejecutivo de una compañía financiera, Walter, trabajador compulsivo que prepara una operación importante: la captación de un inversor japonés afincado en California. A Walter, su jefe en la empresa le indica la Kim Basinger conveniencia de asistir acompañado a la cena donde se dará el espaldarazo definitivo a la operación. Walter tiene que buscar una chica obligatoriamente y, pese a la desconfianza que le inspira su hermano Ted, decide aceptar su ofrecimiento: una joven llamada Nadia, muy guapa y elegante, amiga de la esposa de Ted. Nadia sólo tiene un defecto cuando bebe se pone como loca Walter asiste a la cena con Nadia, encantado de su presencia, con la persecución del ex novio de la muchacha, David, decidido a recuperarla, cpmo una insistente espada de Damocles suspendida sobre su cabeza, y el champaña surte sus efectos. Nadia convierte la cena en una catástrofe, con el cliente japonés al borde del divorcio, el negocio deshecho y Walter en el paro. La noche ha comenzado mal, pero aún terminará peor, porque seguirán las pequeñas catástrofes progresivamente, hasta anudar indisolublemente los sentimientos de Walter y Nadia, entre destrozos de locales comerciales, persecuciones en carretera y autopista, desmantelamientos, atracos, zambullidas forzosas en piscina, acoso de perros, tiros, detenciones y juicio. Edwards utiliza sabiamente los muchos gags a su disposición, gags casi todos conocidos, derivados de las fuentes tradicionales de la comedia americana, que no ahorran caídas, equívocos, manos pringosas que se estrechan, botes de pintura que se derraman, puertas que no abren o se cierran solas... El ritmo es lo que importa, que no decrezca el nivel de hilaridad, que funcionen los resortes de la carcajada, y esto lo consigue Edwards con su acostumbrada precisión, consiguiendo además que la química de la atracción entre Walter- Bruce VVillis, el de la televisiva Luz de luna -y Nadia- Kim Basinger, aquí de morena en lugar de su rubiez natural- se haga patente. Bruce Willis muestra, sin lugar a dudas, sus condiciones para la comedia, con independencia del formato de la pantalla. Kim Basinger, apreciada por sus dotes para el drama y el melodrama, eróticos, policiacos o de aventuras, representa una agradable sorpresa como intérprete de comedia trepidante, con momentos especialmente logrados. Todo el reparto, en realidad, funciona con justeza y adecuación. Hay personajes secundarios- como suele suceder en las películas de Edwards- que dan lugar a gags inesperados y gratificantes. Así sucede con el británico Graham Stark, que incorpora al mayordomo de ios Bedford- los padres de David, el ex novio- y se luce en un sorprendente truco para hacerse perseguir por un amenazador doberman Y así también John Larroquette, que encarna al celoso David, y William Daniels, como el juez encargado de dictaminar los cargos contra Walter tras su noche de locura La fotografía, del veterano Hárry Stradling, y la música, del perenne Henry Mancini, son, asimismo, brillantes y adecuadas, al tono exigido a la comedia. Pedro CRESPO PISCINAS K S iy ¡cto post- veñtg W fc ¿S Í Í Á FINANCIACIÓN Í J i ryíiS v v Reyes Magos, 1 5 j y 28007 MADRIDisCií Sfjty Tels 552 2819- 5514 J 1 TENSIÓN ¡PRÓXIMO ESTRENO! ALBERT R. BROCCOLI Presenta a TEMOTHYDALTQN Como el JAMES BOND 007 de IAN FLEMING