Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 A B C CIENCIA Y FUTURO MIÉRCOLES 15- 7- 87 Objetivo inmediato: explor Según nos acercamos al siglo XXI la necesidad de obtener un mayor incremento de energía se hace cada vez más apremiante. Para 1990 la demanda de ésta será equivalente a la proporcionada por 114,1 millones de barrilles de petróleo diariamente, en 1995 esta cifra subirá hasta los 123,5 millones y en el año 2000 se alcanzarán los 130,8 millones suponiendo el suministro de energía no petrolífera 65,8 millones de barriles día equivalentes de petróEn primer lugar, y antes de intentar llevar a cabo una explotación intensiva de los recursos naturales de las grandes profundidades de la Tierra, hay que realizar un plano del subsuelo, un mundo casi desconocido del que solamente se ha arañado la capa superficial- 1.5001.700 metros- en busca de petróleo, carbón y otros minerales, y en el que se han realizado unos pocos pozos ultraprofundos como el de la península de Kola (URSS) de unos 15.000 metros de profundidad. Nuestra ignorancia sobre lo que podemos encontrar en el nuevo mundo es casi total, ni siquiera se está seguro de que el núcleo terrestre alcance las enormes temperaturas de las estrellas, tenga unos 1.500 ó 2.000 C o el frío primitivo del cosmos. Hasta ahora los datos obtenidos sobre la estructura de la corteza terrestre son los proporcionados por los ecos de las ondas sonoras y los primeros resultados han sido desconcertantes: en el transcurso de la reunión de la Unión Geofísica Americana se presentó un informe en el que se mostraba un nuevo modelo del centro de la Tierra con profundos valles y altas montañas formando en conjunto un paisaje muy accidentado y variado. La representación tradicional de capas concéntricas y prácticamente uniformes queda así descartada. Este descubrimiento revolucionario se ha hecho mediante el empleo de tomógrafos sísmicos, similares a los scanners que analizan por procesos informáticos los datos proporcionados por centenares de sismógrafos capaces de detectar cualquier movimiento en este paisaje interior. Con el nuevo modelo se explican más fácilmente algunos fenómenos cómo el de la deriva continental, pero se abren posibilidades de explotación científica y tecnológica para el próximo siglo, en el que se alcanzarán profundidades de 20- 30 kilómetros. leo (57,7 por 100 del total de las energías primarias) 73,4 millones (59,3 por 100) y 80,6 millones (61,6 por 100) respectivamente, en esos tres años. Para poder acceder a esos niveles de suministro energético habrá que aprovechar todos los recursos enterrados en las entrañas de la Tierra y emplear nuevos sistemas de explotación, más eficaces y tecnológicamente más avanzados, que sustituyan al hombre en esas peligrosas operaciones. En el siglo XX) se habrá encontrado la forma de disolver todos los minerales del subsuelo para ser llevados en ese estado a la superficie, con lo que la peligrosa profesión de minero, entendida como actualmente la conocemos, desaparecerá. Pero la que, sin lugar a dudas, constituirá una de las técnicas más complejas será la de la gasificación subterránea que los soviéticos han demostrado en el transcurso de varias pruebas que es perfectamente viable. Se pueden emplear tres sistemas: en el primero se excavan dos pozdfc cercanos entre sí, y mientras por uno se inyecta aire a presión, a 20, 50 ó 100 atmósferas, que a través de las fisuras de la veta carbonífera llega al segundo, a este último se le prende para que el carbón arda lentamente, produciéndose la gasificación subterránea. El segundo sistema utiliza también dos pozos, pero en este caso se introducen en ellos, dos electrodos a los que se les aplican corrientes de alta tensión. Como resultado, el carbón se calienta hasta alcanzar los 1.000 C, formándose vetas de coque, y, al continuar el proceso, se origina una descarga subterránea que forma la galería horizontal. La tercera propuesta es perforar directamente, mediante trépanos ya desarrollados en la actualidad, una galería horizontal sin salida al exterior del yacimiento de carbón (situada en su centro) En todos los casos el gas obtenido es llevado para su empleo a una instalación industrial y de él se ob- Los sofisticadas Y á! Jr J ROBOTS GUIADOS POR SENSOR! A LO LARGO DEL TÚNEL, DE DON f EXTRAERÁN EL MINERAL Y LO DEPOSITARAN EN LOS MÓDULOS DE tradicionales por otras mediante ultrasonidos o haces dirigidos de corrientes de alta frecuencia. Estas, producidas por un generador, pueden acumular centenares de miles de voltios por centímetro, con decenas de miles de kilovatios de potencia por metro cuadrado, capaces de fragmentar incluso las rocas más duras. Las tensiones térmicas desmenuzan la roca, haciéndola saltar en pedazos gracias al vapor producido por el agua contenida en el interior de la montaña o del terreno a perforar. Al seguir aumentando la temperatura la masa rocosa termina fundiéndose y formando lava. Para evitar cualquier peligro, el topo de alta frecuencia es totalmente automático y dirigido a distancia por radio. Por un proceso similar también se realizarán sistemas de transporte de energía a grandes distancias a lo largo de conductos subterráneos. Pero mientras se desarrollan estas técnicas, paralelamente se estudian otras que reemplazarán la perforación de pozos, como la fusión o derretimiento de rocas y la extracción de sustancias en estado de fusión. FERNANDO RUBIO Gasificación subterránea Así, en estos momentos se funde el azufre inyectando en el subsuelo vapor recalentado, para luego bombearlo mediante tuberías. Parecido también es el método empleado para la sal común: inyectar agua en un pozo, para a continuación bombear la solución concentrada, de la que se extraerá la sal. tendría, además de su poder energético, elementos raros, combustible líquido, alcoholes, abonos, explosivos, pinturas sintéticas, plásticos, etcétera, aprovechándose el calor que contiene al ser extraído, junto con la quema de sus residuos, para obtener energía eléctrica. La tradicional minería del carbón, con sus operarios trabajando en las entrañas de la tierra, desaparecerá para dar paso a una explotación rentable y menos peligrosa para el ser humano de los filones carboníferos def subsuelo. Energía infernal El progresivo acercamiento de las perforaciones a los 30 kilómetros de profundidad abre la posibilidad, de utilización de una fuente de energía prácticamente inagotable, la del enorme calor producido a partir de esa profundidad (algo menor en los fondos oceánicos) Habrá que instalar centrales eléctricas geotérmicas en localizaciones geográficas en las cuales el calor esté más cerca de ía superficie, en sus salidas naturales (volcanes, geiseres y fuentes termales) Pero, de todas maneras, habrá que profundizar hasta alcanzar el magma, en las zonas donde éste cristaliza oprimido por las gigantescas presiones de la gran masa que tiene encima, enfriándose lentamente y desprendiendo enormes canti- Minería sin mineros En el siglo XXI se dará un paso importante en la exploración y explotación subterránea con la sustitución de las perforaciones mecánicas 9 Actualmente casi todas las perforaciones no sobrepasan los 1.500- 1.700 metros de profundidad, pero en el siglo XXI se alcanzarán los 30 kilómetros El interior del planeta, lejos de acomodarse al modelo tradicional de Gapas concéntricas y uniformes, está formado por profundos valles y altas montañas