Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ABC ESPAÑA EN VACACIONES MIÉRCOLES 15- 7- 87 Noches en la ciudad Guadal ajara Gotas de lluvia para los amos de la noche Madrid. Beatriz Cortázar Muchos conocen ya de veranos anteriores las ventajas y desventajas que conlleva el instalarse en Madrid durante los duros meses de julio y, sobre todo, de agosto. Pero lo que no es bueno son las comparaciones. Cada año es diferente del anterior o, si se quiere jugar con el futuro, del siguiente. ¿Quién se hubiera imaginado que este julio del 87 iba a ser conocido como el mes de las lluvias o para muchos el mes de los tormentos Cada día se- va haciendo más familiar la típica escena de piscina en la que, una vez instalado todo el obligado bronceado sobre la sufrida piel para la no menos sufrida sesión de fritanga, aparecen las odiosas nubes o, mejor todavía, nubarrones, y lo que podía haber sido una tarde tranquila y sosegada en animada charla con el compañero de esterilla pasa a convertirse, con las primeras gotas, en una batalla campal por encontrar la salida o cobijarse en cualquier cubierta que lo permita. Y si las piscinas no están haciendo su agosto, mucho menos lo están consiguiendo las nombradísimas terrazas. Imágenes de toldos volando por los aires o sombrillas con pinchos amenazadores son típicas escenas de lo que algunos insisten en llamar la costa Castellana que, por el camino que lleva, va a ser más conocida como la costa peligrosa por la cantidad de tropiezos que pueden dañar al tranquilo transeúnte deseoso de pasear con su perrito de turno. Poca gracia debió hacerle la pasada noche a Leo, uno de los propietarios de Rebeca, cuando tuvo que cerrar su local a primeras horas de la noche. Y mucha menos a Bill, de Shanga, cuando mandó a sus bellas camareras a casita apenas empezó a oscurecer. Pero como no hay mal que por bien no venga, muchos otros locales que se habían quedado ensombrecidos por la fuerte competencia terracera y que ya iban a cerrar sus puertas para largarse a cualquier playa con el fin de reflexionar y buscar el porqué de su fracaso, han sentido un respiro al volver a oír el refrescante soniquete de las copas llenas y los lavabos a tope. Así, por ejemplo, la pasada noche Cock no daba a basto con su personal. El portero, en otros tiempos tranquilo, abría y cerraba la puerta como en las mejores épocas. Y allí se reunieron, como buenos noctámbulos y sin que el tiempo lo impidiese, caras tan conocidas como el prestigioso director de cine Elias Querejeta, en animosa charla con el no menos famoso Willmore; Ita y Chiqui Buades celebrando su nueva exposición, aunque no por nueva, buena el noctambulísimodiseñador y a veces modelo Pepe Vela, esta vez sin su fiel Colli; el escritor y excrítico de música Agustín Tena, y muchos críticos de arte o de cine que aman la noche más que el trabajo. Una gran ausencia a destacar: Paula Molina no pidió ninguna copa. Michi Panero se la ha ¡levado lejos. ¡Ojalá que no les llueva! Peñalver, donde don Camilo y Oteliña fueron tasados en miel alcarceña Peñalver. Isabel Montejano Entre las venas azules del Tajo y Tajuña se alza el pueblo que tiene sus devociones en la Virgen de la Salceda en el cubeto y en la alforja Santa Eulalia, las llevo siempre conmigo cuando viajo por España Un paisaje de barrancos y valles, las tierras rojizas sobre las que se estampa el verde olivar y los encinares. Las gentes son serias y sencillas, sensibles a la amistad y una generosidad inmensa les define. Estamos en la Alcarria. Peñalver entero está alborotado y contento por la reciente visita de don Camilo. Y no hay que decir más, porque todos le tienen por amigo, ya saben, José Cela, el escritor que mejor ha cantado a estas tierras Pues nada, que en su primer, viaje no había pasado por aquí y volvió cuando lo de la choferesa negra y despampanante, que le conducía el Rolls- Royce y le llevaba como en palmitas, Bibiana Gordon, rebautizada por don Camilo Oteliña o sea, Ótelo en mujer. Bueno, pues todo fue como de Camilo José Cela alucine. Nos lo cuenta el alcalde, Teodoro Pérez Berninches, que ha sido renovado en las urnas, pero en las de votar. Nosotros teníamos montado un buen número y nos proponíamos pesarle y regalarle su peso en miel. Como era demasiado, pensamos en Oteliña más delgadita, a propuesta de él mismo. A los peñalveros nos llenó de emoción que la trajese al pueblo. Cinco arrobas y media a once kilos y medio la arroba, eche la cuenta. Yo creo que pesaba más, pero se nos olvidó destarar el aparato. Los encargados de subirla fueron Agustín Martínez y su consuegro, el tío Paco. Aquello sí que fue un numerito, ponerla en la romana y el artilugio. Oteliña que habla perfectamente el castellano, dijo que como la miel de la Alcarria, nada. Cuando a la tarde don Camilo se fue de Peñalver, después de haber llenado bien la andorga con un buen menú a base de trigueros, merluza, sardinas asadas y chuchuminos de monja de los que hace Miguela Gálvez, dijo que volvería. Ha cumplido dos veces. La primera con motivo de dedicarle el Ayuntamiento una calle. En aquella ocasión le acompañaban José García Nieto; Francisco Tomey, presidente de la Diputación Provincial; José María Bris Gallego, y una representación de la Casa de Guadalajara en Madrid. El alcalde de Peñalver echó un bando en castellano antiguo, poniendo en práctica la idea de Jesús Orea (cuyo nombre de guerra es Diego de la Concordia) y Javier Borobia Vega (cuyo nombre de batalla es Parmenio) que ejerció de fiel de fechas De cómo los peñalveros trataron a don Camilo y sus ilustres acompañantes no puede tener duda nadie. ¡Porque ha vuelto y no hace mucho! La cosa es que vino a lá provincia de Guadalajara con la sana intención de cruzar las Tetas de Viana, que eran, según contaba luego, las únicas tetas que en otra ocasión se le habían resistido Lo hizo con un pintor, Jesús Campamor; un poeta, Francisco García Marquina, y un experto en navegación en globo, Jesús González Green. Gomo siempre que se encuentra en estas tierra, a gusto, estaba eufórico. Don Camilo le ha caído a los peñalveros muy bien de siempre y los peñalveros a don Camilo. De eso no puede dudar nadie, porque a la vista está que repite en cuanto puede. Después de comer y de echarse la siesta, como está mandando (su yoga ibérico) se fue a la taberna del tío Doroteo, que hoy regenta su hijo, y se tomó un café, del que hizo el elogio correspondiente. La tertulia fue sabrosísima y hablaron de todo. Cuando vamos a la taberna a que nos cuenten el secreto, Teodosio Mínguez dice que es cuestión de buena molienda En estas que entra Manuel Sedaño, el mejor panadero y asador de la comarca, autor del otro secreto, el del cordero al horno. Cuestión de punto en ponerle el aderezo y luego... saber asar, claro. En el Capri, ya no nos atrevemos a preguntar por otro secretillo a Juan José Mínguez Poyatos, por si nos lo dice. Dijo Camilo José Cela que en este pueblo mieiero, después de setenta años procurando pasarlo bien y a gusto en todas partes, nunca como en Peñalver y con sus gentes Nosotros damos fe de lo mismo. Noches musicales en el quiosco de Alcalá de Henares Alcalá de Henares. I. M. M. Hay muchos madrileños que prefieren veranear en Alcalá. La Fundación Colegio del Rey ha tenido un detalle con ellos y ha organizado, dentro del ciclo Julio Musical otro de música popular en Las noches del quiosco situado y conservado en el centro dé la plaza de Cervantes. Se desarrollará todos los sábados por la noche, cuando cae la fresquita, y desfilarán por él diversas agrupaciones musicales. La cita la tienen los alcalaínos y residentes, amén de los asimilados y turistas, que también los hay, a las diez y media de la noche. La agrupación de jazz Bill Smith Septeto fue la encargada de abrir el ciclo el pasado sábado. Para el día 18 será la Rondalla de Santorcaz la que llenará de música popular madrileña todo el ámbito de la hermosa plaza. Continuará el día 25 Agajazz y la orquesta Sabor Cubano; Salsa y Son actuará el sábado 1 de agosto. Las terrazas, que también se han extendido por todo Alcalá de Henares y toda la plaza de Cervantes, están abarrotadas cuando llega el momento musical del quiosco. Mañana, Navacerrada