Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama 1 MIÉRCOLES 15- 7- 87 M Si a Al L $9 PR 0 F WE SUELDO A LOÍ a 3 NCEJALES, ESPAÑOL EN PUERTO RICO CoSA Eh LA oTdABL R EBASANDO los particulares desaires del medio ambiente, el desaliento que desazona toda alta manifestación de cultura en genuina divisa puertorriqueña, para darle paso al hibridismo y a la mediocridad en apuros de realidad, podemos asegurar sin lugar a duda alguna, que la defensa de la lengua en los medios de comunicación social: prensa, radio, televisión, traducciones y doblaje de películas, responde a una necesidad cultural, humanística y educativa en todo momento, si es que el hombre no se preocupa de mantener con orgullo los hitos señaleros de su existencia. Es América la fragua que acuña a taller de mano propia la lengua que vino en las tres naos de Cristóbal Colón primero y luego en una legión de hombres y mujeres incultos unos, sabios otros, rudos o tiernos los demás en alcances diferentes. Es el ímpetu avasallador de nuestra patria en la vastedad de sus orígenes y el culto que se le ha rendido con grandes esfuerzos y sacrificios a la cultura y a las tradiciones que dicen del valor y de la fuerza mollar de la lengua madre. Debemos enaltecer y decir a voz propia, la lengua que trescientos millones de hombres y mujeres de América hablan por razón de origen, identidad, tradición y cultura. En el escenario puertorriqueño prevalecen vocablos ingenuamente dichos por ignorancia, desidia o apatía y otras veces por razón de incultura, que raya en desconocimiento o desprecio del origen y cultivo del idioma materno. Y es desde este escenario jíbaro, donde se debe manifestar corí orgullo a los países de Hispanoamérica y del mundo, el elocuente mensaje que asegura que el idioma que hablan sus mujeres y sus hombres desde que nacen hasta que mueren, es el idioma español: heredado y cultivado a razón de sangre, de origen, de raza y de orgullo de pueblo. Y no otro, sin que ello quiera decir que no se enseñe y no se aprenda sin reservas, y no se use y hable como parte de la cultura de un pueblo civilizado como el nuestro, en elemento de engarce y necesario en su activa participación para su desarrollo cultural, social, político y económico, el idioma inglés. De esta manera se le dirá al mundo que los medios de comunicación no son instrumentos irresponsivos en el cultivo o uso del idioma, sino medios para defenderlo de todos los males anticulturales, sociales y humanísticos que lo atacan, como si fuese un muñeco de trapo. La hidalguía acogedora de ia tierra puertorriqueña sabrá responder al entendimiento de nuestros hermanos de América y de España, para sabernos de una misma sangre, de un mismo espíritu, de una misma voluntad en el más alto concepto de la defensa, uso y conocimiento de la lengua que nos hace un mismo pueblo, en razón de vivencia y confraternidad. Ernesto Juan FONFRIAS Planetario URATOS Y COMPLACENCIAS MUNICIPALES D EL silencio administrativo, la altivez o el muy señor mío mi señor don Juan Barranco pasa bruscamente a la actitud de las melosas complacencias. Y eso que la oposición municipal no ha hecho más que mostrar los dientes de leche. Sólo de leche, o sea, de oposición recental, con fontanela de recién nacida en lo alto de la cocorota. Eso de quelos cargos de confianza deban darse a funcionarios municipales y no a arribistas con carné como se ha venido haciendo en los tiempos triunfales y, ¡ay! mermados del rodillo, le descompone las ideas al primer alcalde más votado Antes, el más votado no era alcalde, caso que ilustra perfectamente la no lejana frustración de José Luis Alvarez, aspirante más votado, desviado de la poltrona por un eficaz cotubernio socio- comunista a favor del inolvidable Tierno Galván. Barranco, atemorizado ante la remotísima posibilidad de que un día se pongan de acuerdo Alvarez del Manzano y Rodríguez Sahagún y lo defenestren, sale de su silencio sobre ese aspecto acongojante de la ridicula movida que es la proliferación del gárrulo chiringuito. Ahora en vez de tratar de muy señor mío a quien se moleste en escribirle para denunciar el exceso, promete cambiar la ordenanza para el año que viene e incluso con- FRANCÉS En dOS tiOTdS aprenderá aquí mucho más que en todo el bachillerato, y en tres meses lo hablará y escribirá mucho más correctamente que su propia lengua No es un reclamo; es absolutamente cierto Grupos de tres alumnos como máximo Avenida de Menéndez Pelayo, 33, 3. derecha Esquina Ibiza, frente al Retiro. Metro a la puerta Teléfono 273 62 78 temporiza, por lo menos de palabra, al anunciar que en este momento casi medio centenar de chiringuitos han sido empapelados por transgresiones y algunos de ellos corren peligro de ser clausurados. Da risa oírlo. De algún chiringuito sacrosanto e invencible sé yo que ha suscitado docenas y docenas de llamadas al 092 por su alboroto nocturno sin que los agentes municipales hayan podido hacer nada práctico por corregirlos. ¿Es que va a cerrar esos chiringuitos, que además de privatizar zonas urbanas dignas de respeto tienen en vela a centenares de vecinos? ¡Amos anda! No se lo cree ni él. La mayoría absoluta ha sido usada por los demócratas improvisados como otros antes usaban el ser gobernantes por la gracia de Dios Quiero decir sin escuchar quejas, decidiendo desde su altura con la soledad del corredor de fondo. Barranco ha perdido esa deleitosa soledad. Ahora le acompañan, y no por gusto suyo, los nuevos concejales que uno a uno son, por lo menos, tanto como él y todos juntos mucho más que él. Sin embargo, no es de creer que Barranco en lo alto de su almena de la Casa de la Villa arroje, como Guzmán el Bueno, su puñal para que la berebere oposición que abajo reclama decapite a su hijo predilecto, el chirin- güito. ¿Qué pensarían las cultas naciones europeas si vieran que el barbada alcalde socialista sacrificaba así parte de la movida esa explosión cultural de la greña, el porro y el trasnoche, que es la gloria inmarcebible de su Ayuntamiento? Como no siga diluviando, las noches de Madrid seguirán siendo más que noches toledanas. Ya hay quien quiere patentar un invento para beneficiar el amoniaco de las meadas nocturnas en la Castellana. ¡Qué acierto! Lorenzo LÓPEZ SANCHO