Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama Eí- ¿rc RAL LUNES 13- 7- 87 LA VotiticA. EN cüAHTO a H U S A V L AfX E CON L DE Su PARTÍ DO. EL VARÓN CANSADO P OR todas partes cobra fuerza la reivindicación femenina respecto a la incorporación plena de la mujer a los ejércitos. Nadie discute ya el derecho de la mujer a prestar servicio en aquéllos; sólo continúa sometido a debate el cómo. ¿Como cuadros de mando profesionales? ¿Como soldados voluntarios? ¿En modalidad de servicio obligatorio, también como soldados? ¿Sólo en servicios auxiliares y excluidas del uso y manejo de armas? ¿Sin limitación alguna? De cualquier manera, esta corriente imparable sugiere algunas consideraciones. La primera de ellas es la divertida sorpresa que produce en el ánimo de cuantos han dedicado sus vidas al servicio de las armas el hecho de que, a medida que decrece ostensiblemente la voluntad del joven varón para cumplir de forma voluntaria u obligatoria sus deberes militares, sean ellas- miles y miles de mujeres jóvenes- las que reclaman su derecho a compartir tal deber. Es gracioso- -o lamentable, según se mire- que la mujer lance al hombre en esta cuestión el mensaje de su ironía. Algo así como decirles: Vosotros estáis cansados; os habéis ablandado; os habéis vuelto menos resistentes y valientes; dejadnos paso. Y... ¿por qué no? El entusiasmo y las ganas por ser soldado ya constituyen una garantía para serlo, y bueno. Los tópicos que han venido haciendo inconcebible la presencia de la mujer en las fuerzas armadas han ido despareciendo y ya no es lógico detenerlas; probablemente, ni deseable. Incluso, el mayor de los muros formales -e l de la convivencia entre mujeres y hombressoldado, con el posible riesgo de la prosmicuidad- ha sido pragmáticamente derribado por la diputada y socióloga alemana Úrsula Seiler, al puntualizar que si se dedica mucho lógico dinero para la reforma y renovación de acuartelamientos, bien se pueden conseguir dormitorios y servicios separados para unas y otros La progresiva languidez y ambigüedad de muchos, muchísimos, varones jóvenes no tiene derecho ni fuerza moral para seguir impidiendo el acceso de la mujer al duro, arriesgado, abnegado, y por muchos- demasiados- hombres rechazado, servicio de las armas. El varón cansado está pidiendo a gritos el refuerzo o aún el relevo. No parece desear ya como patrimonio exclusivo las virtudes o características otrora tenidas pro viriles como el valor, la resistencia, la fuerza, etcétera. ¿Por qué entonces no permitir que sean militares y soldados cuantos ciudadanos lo deseen, sin distinción de sexo? El sorprendente contraste entre el empuje femenino para poder ser soldado y el rechazo generalizado, comodón, alienante y hasta temeroso del varón por tener que serlo, bien merece una respuesta social y legisladora afirmativa- pienso- sin excluirlas de nada. Sólo cabe agradecerles su patriotismo y su sentido de la defensa colectiva. Manuel MONZÓN Contraventana ¿TODAVÍA CON CONSPIRACIONES? ODOS los veranos, con fidelísima puntualidad, la serpiente de las supuestas conspiraciones se pone a trabajar. Pequeñas reuniones, grupos influyentes, desestabilizadores avezados y gente partidaria del lío. En cada grupo político hay por lo menos cuatro o cinco familias. Suelen llevarse mal, como primera medida, y la convivencia o la reyerta consiste precisamente en eso. Hay que darle emoción al partido. Unos caen en desgracia, otros aspiran a desplazar a codazos, en busca de lo que se conoce por recuperar protagonismo Algunas sedes- cuentan- se parecen a las novelas de intriga. No crean ustedes que no es un arte la intriga, cuando se monta bien y la estrategia desemboca en unas aspiraciones a plazo fijo. Antiguamente, cuando se sabía de uno o más aficionados a este deporte, se les daba a conocer con el nombre de enanos infiltrados Lo peor que le puede pasar a un buen cocinero es alternar con algún pinche que echa sal a destiempo, lo mismo en una sartén, que en una olla, sin dar cuentas nadie y cuando todos los posibles testigos andan distraídos en otro guiso. Estimado amigo: cuando un militante de AP solicita su baja (reproduzco una carta, cuya copia me facilitan, fechada hace pocos años, mes de julio, ¡verano tenía que ser! membrete del Congreso de los Diputados, ¡para qué gastar papel del partido! no puedo dejar de sentir pena y de analizar los motivos de esta decisión. Permítame decirle que los motivos que usted señala no pueden ser T BOUTIQUE CAROLL GRAN LIQUIDACIÓN JERSEYS, FALDAS, CAMISETAS Todo al costo JORGE J U A N 4 (frente a Loewe de Serrano) compartidos por mí. Si me conoce bien, sabrá que nunca toleraría a mi alrededor un sólo traidor a Manuel Fraga. Resultaría superfluo explicar mis sentimientos hacia el presidente del partido... Sin embargo, me alegra saber que seguirá siendo fiel a Fraga. Un cordial saludo de su amigo La carta lleva firma y rúbrica y se añade, de puño y letra, una súplica para que reconsidere su decisión por el bien de AP... No parece necesario señalar el nombre del autor de esta carta. Simplemente, se desprende de la lectura, así, a bote pronto, que mi comunicante no conocía bien efectivamente, a quien aventuraba que nunca toleraría a su alrededor un traidor a Manuel Fraga. ¡Oh, la política! con las definiciones de sus protagonistas, el ejercicio de medrar, la practica de las dudas y las lealtades inquebrantables el verdadero descubrimiento de que la adhesión puede ser y es quebrantable, el trabajo de organizar pequeñas y mayores conspiraciones. Es ciertamente duro y comprometido. Una vida azarosa. Sobre todo, para seguir en algún carro, pasarse al mixto y vivir algún tiempo errante, en busca de otra sigla desde donde seguir jurando fidelidad y predicando doctrina de toda la Vida Se empieza de enano infiltrado y nunca se sabe dónde y cómo se puede acabar... No, no doy el nombre del autor de este documento tan curioso. Ni creo que haga falta. Casi se adivina. En realidad se trata de recordar algo del pasado, cuando llega el calor de otro verano y se vuelven a escuchar sonidos de supuestas conspiraciones en Alianza Popular. La gente se empeña en alborotar, nunca se sabe si por afición propia o por encargo. Se sabe que hay de todo. Antes de Fraga y después de Fraga, al parecer. La cizaña en el partido político es toda una demostración de la inestabilidad de unas pocas docenas de protagonistas dispuestos a ejercer en lo único que saben con cierta autoridad. Luis PRADOS DE LA PLAZA