Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 13- 7- 87 OPINIÓN ZIGZAG A propósitoganizaciones o personajes que, esgrimiendo un conocimiento particular del Mercado Común, pretenden obtener, a cambio naturalmente de suculentos sueldos, un tipo de enlace con las autoridades comunitarias que por ser privado aseguran que puede resultar muy eficaz. La solución consistiría en dar confianza a las autonomías de que sus intereses están bien defendidos con nuestra representación cerca de la CEE. Pero eso hay que demostrarlo. A B C 17 Arboles Un lector de ABC residente en el sureste de Inglaterra nos cuenta su caso: en su propio jardín ha querido talar un viejo roble que privaba de sol y de luz a su casa. El pequeño Ayuntamiento del lugar ha prohibido que el árbol sea talado. En el modo de vida británico un árbol es una riqueza natural necesaria no sólo a su dueño, sino al clima y al equilibrio del pueblo entero. Volar sobre Gran Bretaña o Francia es tanto como contemplar enormes masas arbóreas que defienden el clima y la habitabilidad de los territorios. Volar sobre España, país aficionado a talar de modo inmisericorde, es contemplar un semidesierto, pardo desde junio a partir de la cornisa atlántica, abrasado a veces. HIPOCRESÍA OS comentarios que, con tanta abundancia, se están haciendo en Europa y, muy especialmente, en nuestro país, sobre las a u d i e n c i a s del Irangate que tienen como protagonista al teniente coronel North, se caracterizan por una enorme dosis de hipocresía. Con una insistencia mayor aún que en los propios Estados Unidos se está pidiendo desde aquí que se llegue hasta el fondo del asunto y que nadie, ni el mismo presidente Reagan, se libre de su cuota de responsabilidad. Si, como todo hace suponer- a f i r m a n- Reagan conocía todos los detalles y, en concreto, sabía la desviación de fondos a la contra nicaragüense, que se diga y se lleve la revelación hasta sus últimas consecuencias. Algunos demócratas de ayer por la tarde no vacilan en asegurar que está en juego la credibilidad de la dos veces secular democracia americana. Hay quienes piensan e insinúan que si Reagan no es sometido a impeachment o, al menos, no dimite anticipadamente, será señal evidente de que los Estados Unidos no son la democracia que pretenden ser y que se están deslizando peligrosamente por la cuesta abajo del fascismo. Lo más sarcástico es que estas gazmoñas y escandalizadas expresiones de acrisolada fe democrática, a las que sólo falta el bíblico rasgamiento de vestiduras, se hacen desde países que no exigen a sus gobernantes ni una pizca del rigor, la limpieza y la veracidad que los americanos demandan a sus mandatarios. Países, como el nuestro, donde el acceso a ciertos cargos supone una auténtica patente de corso. Aquí se suele extender un piadoso manto sobre los escándalos o episodios de corrupción en que supuestamente aparecen implicados personajes públicos; se aceptan sin pestañear mentiras y falacias de individuos de alto copete, aunque se hayan producido ante las mismas cámaras del Parlamento o de la televisión; cuando se insinúa la posible implicación de algún dirigente político en algo poco claro, nunca se continua la in- L Noche de las Américas En la noche del 12 de octubre, se celebra en Houston (Texas) la denominada Noche de las Américas fiesta de afirmación de la herencia hispánica en aquel Estado, que perteneció a la Corona española durante tres siglos y en el que más de la mitad de la población habla nuestro idioma. La recuperación de este carácter hispánico de la fiesta, frente al dominante italiano, fue mérito de un gran cónsul de España en aquellas tierras, quien, con la creación de los granaderos de Gálvez logró que se reconociera en el Congreso la participación española en la indep e n d e n c i a de los E s t a d o s Unidos. La antorcha de aquel benemérito cónsul ha sido recogida por el promotor de esta fiesta y presidente del Instituto Local de Cultura Hispánica, el norteamericano José María Trujillo, una de las máximas figuras de la biomedicina oncológica. El doctor Trujillo se encuentra estos días en Madrid con nuevas iniciativas, para realzar aún más una fiesta que este año va a coincidir con la visita de SS. MM. los Reyes. Son iniciativas que merecen todo el apoyo oficial, que recomiendan la presencia de los Reyes y las raíces hispánicas de aquel Estado. OVIDIO Bruselas y autonomías El deseo de tener en Bruselas representantes especiales cerca del Mercado Común de numerosas autonomías españolas constituye un acontecimiento tan explicable como inútil, porque la Comunidad sólo negoGia con los estados y nunca con una autoridad local. Pero es explicable porque cada autonomía considera que atiende mejor á sus propios intereses con medios individuales que sumida en la generalidad de los servicios del Estado, con la ilusión posiblemente pueril de creer que en la sede de la CEE podrían ser atendidas con carácter excepcional sus pretensiones. Quizá falta en estos momentos un adecuado sistema de enlace personalizado entre las autonomías y nuestros representantes diplomáticos y de alguna manera será preciso satisfacer esta exigencia regional. Pero conviene añadir que el fenómeno no tiene carácter exclusivamente español, y que en todas las regiones europeas hay siempre or- Véfazqu 6 z; ij 8 T e l s 4 3 5 0 7 6 1- 4 3 5 0 8 3 6 á H o íüísíyéfezdte Guevara. 7- Tels. 23904 21- 22779 95- ttiatí (So? 26 Tel. 446 43 47 v- y 7 jbéii ¿iás. 28 Tels. 228 62 26- 228 41 13 W V j Claracfel Rey. 54 Tels. 416 65 16 CíráíPÍiérilabrada- Pinto. Km. 17.400 (c Peral. s 7 n. Tel. 69007 23 vestigación porque sería de mal gusto, y sobre todo si los de antes hacían impunemente lo mismo, ¿por qué se les va a pasar la f a c t u r a sólo a los de ahora? Asunto Flick, escuchas telefónicas, comisiones en Ayuntamientos, nepotismo, grandes negocios internacionales... todo se olvida, se perdona y se pasa. Al fin y al cabo, no estamos en los Estados Unidos... Transparencia más allá del Atlántico, opacidad a este lado del océano. Moreau- Defarges, especialista francés en cuestiones internacionales, se ha referido a la fascinada desorientación de los europeos ante el aliado americano que exhibe sus crisis a los cuatro vientos en vez de ocultarlas y que se autorregaña con una carencia de discreción que el poder debe siempre evitar, al menos según la filosofía política europea Ahí radica, posiblemente, la clave de esa resentida actitud europea a la que cuadra la máxima popular dime de lo que presumes y té diré de lo que careces Porque esos mismos que piden luz y taquígrafos en Washington, justifican en Madrid el secretismo y la impunidad, arropándose en versiones actualizadas de la razón de Estado, degradada incluso hasta razón de partido. En los Estados Unidos se está dilucidando un problema de índole constitucional, heredado de la crisis del Vietnam: el de la conducción de la política exterior y el papel en la misma del Congreso y de la Presidencia. Al mismo tiempo reaparece un viejo contencioso, el de los aislacionistas frente a los imperialistas por decirlo de una manera tan simple como simplista. Dos cuestiones estrechamente enlazadas entre sí y que se están discutiendo al estilo americano: bajo los focos, micrófonos a b i e r t o s y c á m a r a s rodando. Trasladar allí categorías europeas, como la socorrida de fascismo, o ver en North un golpista en potencia es condenarse a no entender lo que allí está en juego, que, nos guste o no, tiene una inevitable incidencia sobre nosotros y nuestro futuro. Alejandro MUÑOZ ALONSO