Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 13 DE JULIO DE 1987 ABC R E D A CCI O DMINISTRACION TALLERES- SERRANO. 61 2? 0 0 6- t A D R I D FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA nos a su e n t r a ñ a idiomática. vienen de s ¡quna carencia basi; a aue nace, seguro. lirme de mi oficio de enseñante (creo en la escuela. Si se oyen o se leen frases tales como las clases mas desfavoaue ahora nos llamamos asi) de materas biológicas, para meterme a qramati- recidas en lugar de una expresión mas- o. y en espera de voces autorizadas, recta, como seria las clases menos favorecidas habrá que pensar que desde como la de Manuel Seco en su Diccio 1972 algo falla en los planes de estudio nario de dudas o la de la Academia o en la política educativa. (La fecha misma, diré que, en efecto, verbos como- 1972- no la indico arbitrariamente, y cuantificar o densificar, entre otros muque nadie piense mal: son quince años chísimos, utilizan en su formación esa atrás, que es el módulo de tiempo que la terminación -ficar que vendría de la ilosofía orteguiana señala para contar forma sufija latina fació hacer, con lo generaciones. cual desertificar sería hacer desierSi de contable hacemos contabilizar (y tos (y eso hacen, ciertamente, los oirón o contabilificar de teoría teorizar (y manos que incendian bosques) o teonficar y del mismo estilo nos 3i hoy vuelvo a las palabras desertizar i desertización no es por mero afán rePero, sin alargarla, la forma desertizar salen también canalizar, colectivizar, oetitivo. que tampoco es mala cosa, ya tiene buena compañía y podría ir en el desratizar y tantos otros, esperemos que ¡a Academia admita pronto lo de deserti 3 ue repetir está en el camino del aprendiccionario académico, v. gr. con coloni: ar v desertización, que bien podría defiaizaie y del entrenamiento, como bien zar y carbonizar. nirse como proceso lento, debido a saben examinandos y deportistas cuando Como antítesis semántica de deserticambios climáticos y otras causas, que quieren lograr un mínimo éxito. Incluso la maestría en los oficios y en el arte pasa zar esta muy bien lo de colonizar. Le orovoca ¡a transformación de una región vendría al pelo a la cada vez mas seca o territorio en desierto, y puede acelerartambién por la machaconería de los ensayos, según nos dirían eximios solistas, Península Ibérica la protección de sus se mediante acciones humanas incontrocualquier buen intérprete y otros varios masas arbóreas y no menos la de sus ladas, con la tala de árboles y los incenartistas. humedales, como Doñana o Daimiel: y dios forestales tanto mejor si esa protección fuera seguiBien quisiera yo poseer esa machacoYa sé que la anterior no es una defininería eficaz para unir mi voz a la de las da de una buena colonización, en aquéción académica común, pues éstas llas y en éstos, con aves de todo género tienden a ser asépticas y en la propuesta campañas de defensa de nuestros bosques, ahora que en la cabecera del vera- y demás representantes de la fauna sil- oor mí subyacen connotaciones o juicios no el peligro de los incendios forestales vestre. ze valor. Sin embargo, quizá sí que fuera se agudiza. valida para un diccionario escolar, que Por lo que respecta a carbonizar, llega El de ese peligro sí que ha sidtí uno a modo de acompañamiento ineludible enseñase a la gente desde su infancia lo de los motivos que me han impulsado a de los incendios y de la destrucción del que de esencia moral está implícito en tomar la pluma e insistir en el tema de la bosque. Casi seguro que desde el sub- todo lenguaje, que con rasgo único y distintivo separa tajantemente a la especie desertización en nuestro mundo (y no únicamente de nuestra España) seria- consciente me han aflorado las voces humana de las otras del reino animal. mente amenazado en sus equilibrios colonizar y carbonizar al pensar en el Y para terminar, creo que será oportuecológicos. Una de sus causas, y no la problema de la desertización y en el verno hacer algunas observaciones sobre la menor, está en la destrucción de las bo desertizar. IOZ humedales que ha aparecido en mermadas forestas del planeta Tierra, ¿Para qué, pues, eso de desertificar el texto. Lo de humedal es término del que hoy ocupan menos de la décima y desertificación Esos estiramientos rico lenguaje de la ecología y alude a parte de la superficie total del globo. innecesarios, esos retorcimientos verba- aquellas regiones o tierras en donde El otro motivo viene de la amable carta les del español usual de hoy, pero aje- abundan masas de agua, más o menos dispersas, sin que lleguen a ser, propiade un lector, el periodista José Félix Namente, lagos. Las albuferas, estanques varro, que ya hace un par de meses me litorales, marjales, manglares, terrenos instaba, desde Sevilla, a repetir suerte pantanosos o encharcados de manera con otro artículo. Mi comunicante- a permanente y zonas semejantes constiquien pido excusas por haber tardado tuyen los tipos de humedales más comutanto en contestar a su ruego- dice que nes. Se ha empleado ya este término, no se han difundido, frente a desertizar y es invento mío, y me parece adecuado. desertización, las voces desertificar y EDICION INTERNACIONAL Creo que es preferible a la denominación desertificación Me envía folletos, prode zonas húmedas que se presta a fusamente repartidos entre los escolares Para hacer llegar sus mensajes confusiones muy alejadas de la seriedad de EGB, BUP y FP. que documentan su comerciales a todo el mundo. de la ciencia ecológica. afirmación. Cuanto antes conviene salir al paso de esas nuevas palabras, que a mi entender no están justificadas cuando hay otras más cortas y eufónicas. Rafael ALVARADO de la Real Academia Española Sin la pretensión, Dios me libre, de saACE meses- e n una tercera de ABC, que recogió el 5 de marzo de 1985 su edición sevillana- nadie de desertizar y de su acción v efecto, la desertización. que en su sentido recto se Duede considerar e ínterpre: ar como resultado inmediato de la des: ruccion indiscriminada de la riqueza fo estal de un país. También señalaba en el citado artículo el sentido figurado que cabría atribuir a la voz desertización, a saDer, la del olvido o dejación de nues ras raices culturales, entre ellas las del dioma y sus lenguas troncales- para los españoles, el latín y el griego- como el mas preciado tesoro de cualquier pueblo. H ¿DESERTIZACIÓN O DESERTIFICACIÓN?