Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N O solamente Rappel tiene dotes de adivinamiento. Son muchos los que, en un momento de su vida, intuyen lo que les va a pasar más adelante con una claridad que no deja lugar a dudas. Por ejemplo, ahí tienen a Pedro Ruiz, que no hace mucho tiempo decía: -Fui un chico de barrio y lo sigo siendo. Todavía voy por la vida con cierta sensación de prestado, como si todo lo que poseo pudieran quitármelo en cualquier momento. Al decir así, Pedro estaba intuyendo la figura de Carlos Solchaga, su duro encuentro con el Fisco, que ahora ya no le admita ni tan siquiera la negociación. No le van a quitar todo, pero sí que le pueden hacer una sangría curiosa. En fin, que menos mal que el bueno de Pedro no está ahora en temporada de sufrir desengaños amorosos. ¿Y qué tiene que ver eso con su economía? -Mucho, porque el artista tiene la costumbre, o la manía, o la rareza, de cambiar de coche en cuanto padece un chasco en el amor. Y como le gustan los coches caros, pues el capricho le sale por un pico. Pero pico, lo que se dice pico, el de Barbara Rey, que no conforme con volver a la revista musical, también manifiesta sus deseos de retornar al cine: -M e gustaría hacer una cosa buena, dramática y con densidad en ef personaje. Estoy convencida de que tengo una gran vena dramática todavía por descubrir. Lo de la vena es cierto, que yo se la vi en una película que hizo junto a Rocío Dúrcal titulada Me siento extraña y que dirigió Maqueda- Fellini. Qué tiempos aquellos. Por Juan Carlos Naya no parecen pasar las décadas: ha grabado para TVE la primera obra teatral de Torrente Ballester, ¡Oh, Penélope! junto a Carmen de la Maza; hace teatro clásico en Mérida, en el foro romano, y cuenta que cuando llegue el otoño estrenará en Madrid nada menos que El águila de dos cabezas de Jean Cocteau. ¿Y qué cabeza va a hacer él? -Todavía no se sabe. Las rebajas de verano también afectan al teatro. Me llama Gustavo Pérez Puig para contarme que La venganza de don Mendo en su versión musical, Gadé: Damas, señoras, mujeres ya está desde hoy en el teatro Maravillas. -Vamos a estar un mes, antes de salir de gira- m e dice Gustavo- y para que pueda ver la función todo el mundo, para que nadie pueda decir que no la ha visto porque la entrada era cara, hemos puesto la butaca de patio a setecientas pesetas. Ya ve, señora: no solamente le rebajan las blusas de encaje, las faldas escocesas y los cruzados mágicos: también le ofrecen por menos dinero una hermosa butaca de patio. Y si no le gusta la función, a la salida le devuelven el dinero. ¿O no, Gustavo? Y hablando de funciones teatrales, la que va a hacer ahora Analía Gadé (ya ha comenzado los ensayos) tiene un título muy especial: Damas, señoras, mujeres ¿No les suena Bábara Rey quiere volver al cine: Me gustaría hacer una cosa buena, dramática y con densidad en el personaje- d i c e- Estoy convencida de que tengo una gran vena dramática todavía por descubrir a nada? Bueno, pues la obra de Juan José Alonso Millán, que se estrenará a finales de agosto en el reformado Muñoz Seca, se titula así porque transcurre toda entera en un lavabo de señoras, en el tocador, que decían antes. -Pues sí- m e cuenta Analía- la obra se desarrolla en los lavabos de una discoteca de Marbella. -N o me digas más: rayitas, porritos... -S í Trata del mundo de la noche, de la droga... y también tiene algo de comedia policiaca. ¿De qué haces tú? -Soy una señora bien, que vende terrenos para urbanizaciones, grandes casas... Y de vez en cuando me esnifo una rayita. -E n el lavabo, claro. -Claro. Juanjo parte de un hecho más que cierto: que el lavabo es lugar predilecto de tertulia para la mujer desde que se inventó. Desde que se inventó el lavabo, no la mujer. Y la mejor prueba es que nunca va sola: siempre arrastra consigo a gran parte de las amigas que están en la reunión. Se levanta, coge el bolso y dice simplemente: ¿Venis? Y allá van, probablemente a hablar de lo que no se atreven a comentar en la reunión delante de los hombres. Aparte de Analía Gadé, Damas, señoras y mujeres lleva un largo reparto femenino: Tote García Ortega, Carmen Roldan, Julia Blanco, Lola del Páramo (sí, la ex de Campuzano) Charo Urbina, María Luisa Bernal, Nadiuska... Resulta paradójico que el único hombre del reparto tenga que hacer... de travestí. ¿Yeso? -Hombre, ¿cómo va a entrar si no en el lavabo de señoras? Lo hace Pepe Alvarez. Y ya por el mismo precio voy y les cuento que Taida Urruzola ¿recuerdan a Taída? acabó poniendo un restaurante, completamente dedicada al filete; que Alaska es de las que ve una película de miedo y luego no puede dormir; que cuentan las lenguas de triplo filo y de la madrugada marbellíes que Isabel Pantoja no aguantó la dura dieta y se marchó de la clínica antes de lo previsto; que Manolo Summers tiene el proyecto de hacer cuatro o cinco películas con los Hombres G; que David Bowie ha dicho: -L o s rumores sobre mi bisexualidad los puse yo mismo de moda hac e veinte años como un juego. Yo prefiero el parchís. AMILIBIA 114 ABC MIÉRCOLES 8- 7- 87