Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 8- 7- 87- SUCESOS -ABC, póg. 75 Incendian un quiosco de Prensa con su dependiente encerrado dentro Le habían atracado dos veces en los últimos meses Madrid. Agustín de Grado Estarnos muy asustados y tengo miedo de que nos pase algo por hablar declaró a ABC María Josefa Cubero, propietaria del quiosco de Prensa incendiado por unos delincuentes tras robar y maniatar a su marido, José Luis Gómez, que en esos momentos ejercía de dependiente. Con él dentro, y después de robarle 14.000 pesetas, los maleantes rociaron el puesto de gasolina, lo prendieron fuego y ahora aparece totalmente calcinado. Alemania: Treinta muertos al explosionar un camión cisterna Herborn (RFA) Carlos Bribián. Al menos treinta personas han muerto y veinticinco han resultado heridas como consecuencia del accidente sufrido ayer por un camión cisterna cargado de gasolina en la localidad alemana de Herborn, a 50 kilómetros al norte de Frankfurt. El vehículo, tras derrapar sobre la calzada, chocó contra una heladería, produciéndose un gigantesco incendio, que convirtió en cenizas varios edificios de la calle Westerwall. Las llamas, que sorprendieron a decenas de vecinos en sus casas, han ocasionado hasta estos momentos una treintena de muertos. Inmediatamente la zona fue acordonada por la Policía, mientras los bomberos sofocaban el incendio y cortaban el suministro de gas en la calle por temor a que la catástrofe fuese mayor, ya que las explosiones se sucedían. Las autoridades locales declararon el estado de alarma en la ciudad, siendo evacuados los vecinos de las calles adyacentes a la tragedia. Mientras decenas de ambulancias y brigadas de socorro acudían al lugar desde distintas poblaciones próximas a Herborn (de 10.500 habitantes) la Policía, a través de la radio y la televisión, emitía mensajes para que los curiosos despejaran la red viaria en todo el distrito de Dil, al que pertenece la ciudad de Herborn para facilitar los trabajos de auxilio y evacuación. Los heridos, en su mayoría, presentaban importantes quemaduras, fueron trasladados a los hospitales más cercanos. Las fuerzas de seguridad prohibieron fumar o hacer fuego en- un radio de tres kilómetros. Según las primeras informaciones, el accidente pudo producirse por un fallo en los frenos del camión que, cargado con 32.000 litros de gasolina, fue a estrellarse a primeras horas de la n -che contra la heladería. Esta posibilidad fue manifestada por el conductor del vehículo, que está internado en grave estado en un hospital. r El quiosco, sito en ia calle de Antonio Maura, esquina con la de Alfonso XII, había sido ya visitado en dos ocasiones por los atracadores. Pero esta vez no se conformaron sólo con llevarse el dinero. Todo sucedió a primera hora de la mañana. José Luis Gómez fue asaltado por unos individuos que le exigieron les entregara el dinero de la caja. Al negarse, los delincuentes le golpearon, le ataron con las manos a la espalda y le encerraron dentro del quiosco. Antes de darse a la fuga, rociaron el lugar con gasolina y lo prendieron fuego. José Luis, ni él mismo sabe cómo, pudo evadirse antes de que las llamas le alcanzasen. Escuché como una explosión y salí a la ventana pensando que eran los albañilés de aquí al lado; entonces vi el quiosco en llamas es la versión de una vecina. José Luis Gómez tiene tan sólo treinta y siete años, pero está jubilado por padecer una enfermedad en la cabeza. En marzo, su mujer obtuvo la licencia del quiosco, pero desde entonces era él quien lo regentaba. La familia de José Luis está aterrorizada. Permanecen con el teléfono descolgado durante fodo el día. Tengo miedo de hablar- dice su mujer- porque esos (refiriéndose a los autores del atentado) pueden hacernos algún mal a nosotros o a nuestras hijas Además- añade- piense que la enfermedad de mi marido es muy grave y todo esto le ha afectado mucho. Ayer estuvo muy mal. El médico nos ha recomendado que no hablemos para nada del caso, que tratemos de olvidado porque no es bueno para su salud Es este el atentado máá importante y grave contra un quiosco de Prensa, en Madrid, Hace algunos años, con motivo de una información sobre el terrorismo aparecida en una revista, diversos quioscos de la capital sufrieron atentados. Todos los días algún puesto sufre atracos de mayor o menor importancia, nadie estamos a salvo de está ola de delincuencia- declararon a ABC miembros de la Asociación de Vendedores de Prensa- Pero, desde luego, nunca se había llegado al extremo de rociar con gasolina el establecimiento y prenderlo fuego DEFENDER LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Los vendedores de Prensa, con su trabajo incansable y diario, colaboran de un modo importante en la libertad de expresión. La Prensa escrita está cotidianamente en el quiosco de la esquina, que se convierte, no sólo en foco de información, sino también en un terminal para ta distribución. Los vendedores de Prensa, con sus establecimientos en plena calle, comienzan a ser víctimas también de la inseguridad ciudadana. El caso del asalto e intento de asesinato del encargado del quiosco de la calle Antonio Maura, esquina con la de Alfonso XII, no es un ejemplo más, sin embargo, de inseguridad ciudadana. Constituye también un atentado a la libertad de expresión. Por ello, las autoridades deben poner los medios necesarios para que hechos como éste no vuelvan a repetirse. Peligra, con la vida y el patrimonio de los ciudadanos, la libertad dé expresión, que es patrimonio que también rfíSreceiespecial protección y tutela. Fallece tras ser apuñalado al tratar de evitar un tirón Málaga. Francisco Acedo José Portillo Bonilla, de veinticuatro años, que resultó gravemente herido al ser apuñalado el pasado 21 de junio cuando acudió en auxilio de dos chicas que habían sufrido un tirón, murió el pasado domingo en el Hospital Civil de Málaga. José Portillo, que trabajaba como ayudante de cocina de una pizzería de la zona donde se produjo el tirón, vio la acción del delincuente y acudió en ayuda de las jóvenes. Al dar alcance al maleante, éste le asestó una cuchillada en el pecho, que le interesó el pulmón y parte del corazón. Tras estar dos semanas en la UVI, falleció el pasado domingo. Su entierro se convirtió en una manifestación de dolor de sus vecinos de la barriada de Mangas verdes de Málaga. D El policía municipal Enrique Losa, de veintiséis años, resultó gravemente heridoayer en San Sebastián cuando fue alcanzado por un disparo efectuado por J. M. U. quien acababa de atracar una entidad bancária.